¿quieres participar en nuestras excursiones y actividades?
<< Canarias
DESCENSO BARRANCO DE CHIJAS
VALLE SAN LORENZO (ARONA)
.
Roque Jama
...

DESCENSO BARRANCO DE CHIJAS
VALLE SAN LORENZO (ARONA)

Domingo, 3 de julio de 2005, hoy vamos a hacer un descenso en el sur de Tenerife, en el municipio de Arona, el mas importante en cuanto a turismo de costa se refiere, ya que desde la Urbanización de Costa del Silencio hasta parte de la Playa de Las Américas, pasando por la Playa y Puerto de Los Cristianos alberga el mayor eje turístico de Canarias. En su casco antiguo, así como en los barrios colindantes como el de Casas Altas y el de La Fuente, podemos apreciar la arquitectura canaria tradicional en muchas de sus casas. Ampara en su territorio tres parajes naturales de gran importancia como la Reserva Natural de Malpaís de Rasca, de 315 hectáreas que está formado por varios conos volcánicos de gran belleza paisajística como Montaña Grande, a su alrededor crece un ecosistema de malpaís bien conservado con algunas especies vegetales amenazadas como el incienso (Artemisia ramosa); el Monumento Natural de Montaña de Guaza, de 725 hectáreas, como volcánico de 428 metros de altitud con un cráter de unos 600 metros de diámetro de gran valor científico, geológico y geomorfológico con la particularidad de que existe un pequeño caserío llamado Las Mesas de Guaza con una población de 1 habitante. También el Monumento Natural de Roque de Jama, pitón fonolítico de basalto de 791 metros de altura rodeado de 94 hectáreas y que comparte terreno con el municipio de San Miguel, teniendo un gran valor geológico ya que forma parte de la formación del macizo de Adeje y conserva un ecosistema de cardonal-tabaibal con algunos ejemplares de Sabinas (Juniperus canariensis) y Acebuches (Olea europaea) acompañados de la esporádica retama amarilla (Teline osyroides). Ya por último y propuesto para su declaración como Parque Natural Marino, el Parque Natural de las Ballenas, una franja marina que posee un importantísimo valor faunístico por la cantidad y variedad de cetáceos presentes como el Calderón tropical (Globicephala macrorhynchus).

Partimos por la autopista TF-1 dirección sur hasta la salida número 26 que conecta con la TF-66 que nos lleva hacia Valle San Lorenzo, importante núcleo poblacional de Arona, para luego enlazar con la carretera general del sur, la TF-28, dirección San Miguel y hacer una parada en la gasolinera para reunirnos con todos. Una vez allí y después de los saludos pertinentes, tomamos la TF-565 dirección a La Escalona para dejar los coches en Valle San Lorenzo, concretamente en la calle El Patio, que es donde termina la pista que va a la Galería Salto del Chopo, lugar donde concluye el descenso. En dos coches nos repartimos para llegar a la cabecera del barranco en la carretera de La Escalona, una vez allí nos equipamos con todo el material necesario para el descenso. Somos quince personas, el grupo a veces se acrecienta, aunque no es aconsejable ya que la bajada se hace muy lenta, pero esta no es muy complicada y creo que lo haremos en un espacio de tiempo normal. Cruzamos campo a través entre bancales abandonados repletos de vegetación característica de zonas áridas del sur; Tabaibas (Euphorbia broussonetii), Vinagreras (Rumex lunaria), Jaras (Cistus monspeliensis) y gramíneas de diferentes especies, como la Avena canariensis, forman este ecosistema.

..
 
Preparando uno de los rápeles

El día está claro y hace calor, desde este punto se ve la Playa de los Cristianos, el caserío de Las Galletas, el Malpaís de Rasca, la Montaña de Guaza, y en un primer plano el Roque de Igara y Montaña Chijafe de 393 y 415 metros respectivamente. Después de una travesía por el cauce del barranco unos 300 metros, llegamos enseguida al primer rápel, es de unos 35 metros con una salida sencilla, es bastante vertical y compuesto por piedra basáltica entre roca volcánica, lo que le hace ser susceptible a caídas de piedras, al final del salto hay una higuera y a partir de aquí el barranco se estrecha un poco, lo que hace que en su vertiente se formen pozas de agua de poca profundidad debido a las lluvias caídas la pasada primavera; en ellas viven toda clase de insectos, como los mosquitos y las libélulas (Anax imperator), comúnmente conocidas como Caballito del Diablo. Inmediatamente hay otro rápel de 30 metros también muy sencillo y vertical, las Vinagreras (Rumex lunaria) crecen abundantemente junto a varios ejemplares de Hierba Puntera (Aeonium holochrysum) y muchas Tuneras o Pencas, incluso algún Pino (Pinus canariensis) crece y otros se desploman entre las grandes piedras que conforman los 300 metros de travesía por el cauce; junto a ellos puedo distinguir una planta no muy común, la Cruzadilla (Hypericum reflexum) con flores de sugestivo color amarillo. El rápel siguiente y el inmediatamente sucesivo son dos destrepes de 7 y 10 metros de altura que mejor hacerlos con cuerda ya que son algo expuestos, dando paso a una poza de agua de unos 5 metros cuadrados, la cual hay que sortearla por una pequeña repisa a la izquierda para acabar de un salto a tierra firme. El siguiente es un descenso de 35 metros con salida delicada muy expuesta con volado inmediato, formando en la pared un gran techo en forma de monumental cueva. En su base hay varias excavaciones de poca profundidad que intuyo son intentos de comenzar nuevas galerías para buscar agua, hay varias Higueras, muchas Vinagreras, Zarzas (Rubus bollei) y algún Escobón (Spartocytisus filipes). Las vistas desde este punto abarcan todo el valle con el Roque de Jama como punto culminante; seguimos una travesía corta para luego llegar al siguiente rápel de unos 25 metros, en su base hay muchas zarzas que casi cubren todo el suelo, es aconsejable siempre llevar pantalón largo aunque sea verano ya que este tipo de vegetación es muy molesta y puede hacer daño. Llegamos al penúltimo salto donde la dura roca basáltica se vuelve de color gris y de textura muy lisa, las paredes del barranco se suavizan y cada vez es más abierto, aunque éste y el próximo son los rápeles mayores.

...
 
Una reunión

Este tiene unos 60 metros con salida un poco complicada y algo expuesta, la pared está formada por roca volcánica y a los 40 metros hay un pequeño volado, dando lugar al cauce de grandes piedras y laderas suaves con vegetación de zonas bajas y secas compuesta por Tabaibas (Euphorbia balsamifera) y Cardones (Euphorbia canariensis) acompañadas de muchas Vinagreras, Zarzas y en la misma vertiente una pequeña población de Hinojos (Foeniculum vulgare) que le da un olor característico al ambiente. Después de una pequeña travesía llegamos al último descenso con salida muy espaciosa donde es conveniente hacer un pasamano de cuerda para evitar caídas, los anclajes están a la derecha y el salto es de unos 110 metros con reunión expuesta a los 55 metros. El primer rápel es una gran cascada seca de piedra totalmente erosionada por el paso del agua, la reunión está a unos dos metros a la derecha, por lo tanto hay que hacer un balanceo con autoaseguramiento en la cuerda para pillarla, vamos bajando uno a uno y en la reunión siempre hay una persona para ayudar en el cambio de cuerda. El descenso después de la reunión es más o menos de la misma altura que el anterior, pero volado, para llegar por fin a tierra firme. Esperamos a estar todos juntos para comer algo, refrescarnos y comentar el descenso, hemos pasado mucho calor y aquí se está fresco para reponer fuerzas. En este lugar está la galería Salto del Chopo, excavada en la pared y cerrada con verja de hierro ya que está activa y se nota que se está aún profundizando porque hay evidencias de ello. El firme está formado por la escombrera de la galería, hay un gran tubo por donde surge el agua que sale del interior, aquí comienza una pista de tierra que baja por el mismo cauce hasta encontrarnos con un puente de piedra que lo cruza y que lleva el canal del sur conectando en un registro con la tubería de esta galería, la pista asciende por la ladera izquierda abandonando el barranco para enlazar con otro camino que pasa por una antigua casa y nos lleva justo donde dejamos los coches esta mañana. El día es bastante caluroso, sólo falta llegar a los demás coches para despedirnos y empezar a preparar otra salida. El viaje al sur de la Isla ha sido de lo más emocionante acompañado siempre de buenos amigos.

Ver croquis >>

© Fotos y texto de Francisco Fariña

francisco_farina@yahoo.es

 
Volver al comienzo