¿quieres participar en nuestras excursiones y actividades?
<< Canarias
DESCENSO DEL BARRANCO
DE LA GALERÍA (T. M. DE EL TANQUE)
.....
Vista general de Garachico

DESCENSO DEL BARRANCO
DE LA GALERÍA
(T.M. DE EL TANQUE)

Domingo 3 de octubre de 2004, son las 7,00 de la mañana y aún no ha aclarado el día, la temperatura ronda los 17 grados y en el cielo apenas se ven nubes, hoy el día promete. He quedado con Fran en La Laguna para ir en un solo coche hasta el Término Municipal de Garachico y una vez allí vernos con el resto del grupo y subir hasta el Municipio de El Tanque, pueblo de unos 3200 habitantes que tiene gran parte de su superficie dentro de varios espacios naturales protegidos como el Parque Rural de Teno, el Paisaje Protegido de los Acantilados de La Culata y la Reserva Natural Especial del Chinyero, también forma parte de la comarca de Isla Baja junto con los municipios de Los Silos, Garachico y Buenavista.

El Tanque es un municipio de unos 35 km. cuadrados, situado a unos 500 metros de altitud, no tiene salida al mar y su situación en los altos de esta comarca de la Isla le hace ser uno de los municipios más pintorescos ya que es un verdadero balcón natural hacia la Isla Baja. Garachico se divisa desde aquí como de ningún sitio, distinguiendo perfectamente el Roque de Garachico y su núcleo urbano perfectamente delimitado formando una media circunferencia casi perfecta. Delimitando con éste esta el pueblo de Los Silos y toda su costa con la Montaña de Taco. En el casco urbano de El Tanque podríamos visitar la Iglesia de San Antonio de Papua, cuya historia se remonta a 1540 y que fue destruida por la erupción del Volcán de Arenas Negras en 1706; la construcción del templo actual se remonta hacia el año 1730, la fachada ha cambiado de la original, pero sigue luciendo sus mismas proporciones y en su interior hay bellos retablos y artesonados así como importantes tesoros religiosos. También se podrían visitar La Alhóndiga, edificio civil que albergó la Iglesia después de su destrucción, la casa de Los Guzmanes y la de Los Martelos siendo éstas de arquitectura popular típica canaria con balconadas antiguas de madera. El barranco que vamos a descender está dentro del Paisaje Protegido de los Acantilados de la Culata, extensión de gran interés geológico y paisajístico, albergando restos de bosques termófilos de interés científico con especies vegetales endémicas protegidas.

...
 
Grupo equipado antes de partir

Llegamos al cruce que sube hacia El Tanque y allí nos encontramos con el resto del grupo; J. Luis, Manolo, Israel y algunos nuevos que no conozco. Dejamos un vehículo en un pequeño apartadero que es justo donde llegaremos después del descenso, el resto seguimos por la carretera algo estrecha sin arcén y muy sinuosa hasta llegar al cruce señalizado de El Tanque, es el propio casco urbano y rodea éste por una estrecha y empinada vía, a la derecha hay otro cruce que entra a una zona rural por una pista asfaltada llana y que va entre terrenos cultivados, seguimos esa vía recta hasta llegar a la primera curva, donde hay una antigua casita de piedra medio abandonada, justo ahí paramos y aparcamos los coches en un pequeño terreno llano donde hay un cañaveral, ese será el punto de partida de esta ruta de aventura.

...
 
La entrada al túnel de la galería.

Nos equipamos con todo lo necesario y además tenemos que llevar frontal o alguna linterna porque nos vamos a adentrar en un canal de agua excavado en la roca y que cruza toda una ladera, tiene aproximadamente unos 250 metros de longitud y un paso estrecho que va justo al lado de una gran conducción de agua. Ha llegado la hora de ponernos en marcha y para ello caminamos en fila india por encima de un canal bastante ancho hasta llegar al punto donde se adentra en la roca, ahí sigue el sendero al lado del conducto, la entrada es algo estrecha, y esta rodeada de mucha vegetación, tanta que casi no se distingue, hay un gran barbuzano (Apollonias barbujana), localmente frecuente por esta zona. Nos equipamos con casco y frontal, utensilios imprescindibles para cruzar este tramo de la ruta. Se hace un poco incómodo caminar por dentro de este túnel ya que sólo hay espacio para el cuerpo entre la roca de la pared excavada y el conducto de agua que llega a la altura de la cintura y también tengo que estar pendiente de donde piso porque el camino no es liso. La salida es justo en la cabecera del barranco y esta cubierta de muchas zarzas (Rubus bollei) arbusto trepador muy común en los barrancos de esta zona de la Isla, es conveniente traer pantalón largo ya que los cortes de sus tallos espinosos son un poco dolorosos. El canal sigue unos metros hasta llegar al lugar de comienzo de la bajada, aquí hay que tener precaución ya que por debajo de nuestros pies ya cae el barranco, pero no se percibe por la vegetación.

Las vistas de Garachico y la costa norte son espectaculares, en lo que guardo mi turno para bajar tomo alguna foto y disfruto de esta maravillosa panorámica, a partir de este lugar hay un sendero bastante peligroso de unos metros por ser bastante expuesto, sin protección y muy empinado hasta llegar al primer punto de anclaje que en un laurel (Laurus azorica) de tamaño medio, el rápel tiene unos 25 metros y hay mucha vegetación dominante como cerrajones (Sonchus congestus) y helecheras en los riscos más húmedos así como bastantes piedras sueltas, llego al cauce del barranco y ya las zarzas (Rubus bollei) empiezan a molestar, hay una pequeña cueva justo antes de comenzar el siguiente rápel que es de unos 30 metros por una pared lisa, el anclaje también lo hacemos de un árbol mas grande y seguro que el anterior, creo que es otro laurel, por aquí abundan, sigo por el cauce inundado de zarzas unos metros y desciendo el rápel, el cauce está completamente inundado de zarzas, casi no hay sitio por donde pasar, también distingo muchas cañas ya que este barranco tiene poca incidencia de sol y es muy húmedo, hay muchos arbustos como laureles (Laurus azorica), barbuzanos (Apollonias barbujana), etc., y como no la muy llamativa campanilla (Canarina Canariensis) aunque aún no está en floración.

Llegamos a un gran espacio donde hay varios árboles de gran tamaño, de unos 15 metros de altura con grandes troncos, desde uno de ellos hacemos el siguiente anclaje, hay un pasillo natural y después un salto de unos 60 metros por una pared similar a las anteriores donde la protagonista es la abundante vegetación de todo tipo, especialmente de zarzas, de nuevo nos advertimos unos a otros que bajemos con cuidado ya que suelen haber muchas piedras sueltas en la pared debido a las lluvias que han caído por aquí estas semanas anteriores, a esto también es debido que el cauce esté tan lleno de vegetación y se que haga casi imposible caminarlo. Esta zona del barranco a donde hemos llegado está un poco más despejada ya que lo que nos espera ahora es un gran salto de unos 135 metros con tres reuniones, la primera está a unos 10 metros, es ancha y cómoda, desde ella distinguimos la galería y el encajonamiento del cauce del barranco cubierto completamente de zarzas, nuestra gran enemiga de hoy porque algunos han traído pantalón corto y están con las piernas muy tocadas.

De camino a la segunda reunión.

...
 
En la primera reunión se ve claramente la altura

José Luis está en la reunión dando paso a los demás, luego baja el y yo la recojo que voy el último, Manolo preparará la siguiente que es menos cómoda que ésta, hay un cable de acero y un pequeño hueco donde nos meteremos a medida que vamos llegando. Estar en una reunión sólo es un momento especial porque recapacitas que haces ahí, colgado de una pared y sólo, reflexionas y piensas muchas cosas y te dan ganas de quedarte un buen rato admirando toda esta maravilla que nos rodea. Bajo a la siguiente, donde está el cable de acero, a 50 metros de donde estoy, cuando llego están todos, nos hacemos hueco como podemos, estamos bastante bien asegurados al cable de acero y no hay ningún peligro de caer ya que estamos bien colocados. Estamos satisfechos, contentos, se nota que nos gusta y los nervios del principio ya se han disipado por la descarga de adrenalina, tomamos un descanso y conversamos de casi todo, parece que estuviésemos en una plaza al fresco de una tarde calurosa de verano, estamos relajados.

 
De camino a la segunda reunión
...
 
Fracis asegurado en la segunda reunión.

La siguiente reunión esta a 55 metros por debajo de nosotros, no hay sitio ni para apoyar los pies, es una pared completamente lisa, Manolo baja el primero para esperar a los demás y ayudarles a asegurarse y cambiar de cuerda, porque cuando llegas a ella tienes que asegurarte con las bagas de anclaje y cambiar a otra cuerda para llegar por fin a tierra firme. Van bajando todos en cuerda simple, después de bajar los últimos me quedo yo sólo otra vez para recoger esta reunión, bajo en doble muy despacio porque puedo desprender piedras y José Luis está esperándome en la reunión, cuando llego me asegura y recuperamos la cuerda por la que he bajado, luego cambio de cuerda y desciendo primero quedándose él recogiendo la última reunión.

José Luis en la tercera reunión. Destrepe con cuerda muy bonito.

...
 
José Luis en la tercera reunión
 
 
Bonito destrepe con cuerda

En el cauce tomamos un pequeño descanso, la descarga permanente de adrenalina hace que el cuerpo se agote poco a poco y haya que hidratarse bastante y comer algún alimento, después de comentar lo hecho hasta aquí es hora de abrirnos paso por las zarzas que pueblan esta parte del barranco, por la izquierda, pegado a la pared, parece que discurre el sendero original, en unos metros nos encontramos otro salto de unos 15 metros, sencillo comparado con el que hemos bajado hace un momento, luego hay un destrepe de unos 20 metros donde también utilizamos la cuerda para hacerlo mas rápido, a continuación otro pequeño rápel de 10 metros y ya encontramos un pequeño camino que da por fin a la galería, está ruinosa hay varios cuartos derruidos y mucho material de trabajo abandonado y un gran estanque con agua.

Aquí tomamos el último respiro, nos quitamos el equipo, comentamos la aventura y enseguida nos ponemos en camino hacia la carretera por un sendero al lado del canal de agua de la galería entre huertas de cultivo hasta llegar a una pista de cemento que nos llevará a la Finca Los Parrales en la carretera que sube al municipio de El Tanque, allí está el coche que dejamos esta mañana, subimos en el para ir a buscar el resto de vehículos, mientras los demás nos esperan con todo el equipo. Ha sido el final de un día muy provechoso, aunque cansados nos vamos satisfechos por la aventura realizada. Hasta la próxima.

© Texto y fotografías de Francisco Fariña.

Francisco_farina@yahoo.es

El grupo, al final del descenso

 

 
Volver al comienzo