¿quieres participar en nuestras excursiones y actividades?
<< Canarias
CHOZA SVENTENIUS-CUMBRE DE LA FORTALEZA
(PARQUE NACIONAL DEL TEIDE)
.....
La Cañada de los Guancheros y La Fortaleza

CHOZA SVENTENIUS-CUMBRE DE LA FORTALEZA
(PARQUE NACIONAL DEL TEIDE)

Ver croquis>>

....
 
Señales en la choza Sventenius
 
 
Sendero hacia la zona de Recibo Quemado

Domingo 1 de octubre de 2006 En la carretera TF-21, que une La Orotava con el Parque Nacional del Teide, entre los puntos kilométricos 29 y 30, hay una pista forestal que parte de la Choza Sventenius, un apartadero en la carretera donde hay una choza de madera y un poste señalando varios caminos. Parto desde este lugar por la senda forestal completamente llana y ancha sin encontrar apenas dificultad en el recorrido, hasta encontrar el lugar conocido como Pata la Burra, un cruce con una senda que sube en dirección opuesta a la que he venido y paralelo a la pista, se va convirtiendo poco a poco en una pista forestal que me lleva al lugar conocido como Recibo Quemado, donde comienza el sendero número 25 del Parque Nacional del Teide. A partir de aquí el recorrido es en ascenso por la pista; en una gran piedra encuentro precisamente la señal que me indica el número del sendero. A la izquierda ignoro la senda que discurre en fuerte subida hasta cruzarse con el camino que sigue dirección al Roque del Peral, ya dentro del Parque Nacional. Mi dirección va por la pista justo en sentido contrario, desviándome un poco mas arriba. La vegetación es la característica del pinar que rodea el Parque; abundantes Rosalillos de Cumbre (Pterocephalus lasiospermus), Retamas (Spartocytisus supranubius) y Codesos de Cumbre (Adenocarpus foliolosus). El recorrido se vuelve pedregoso y en algunos tramos hay que tomar precauciones por la cantidad de piedras sueltas que hay; un letrero de Parque Nacional me recuerda que entro en los límites de éste, para un poco mas adelante encontrarme con el final de la pista convertida en un estrecho sendero. A partir de aquí hay dos opciones, aunque las dos tienen el mismo fin, la de la derecha es mas corta, pero a la vez mas empinada y recta; la otra, a la izquierda, es mas llana y da una especie de rodeo, por lo cual es mas larga, está mas deteriorada ya que en algunos puntos ha habido desprendimientos de grandes piedras que han ocultado parte de la senda. En definitiva, las dos dan al mismo lugar para convertirse en un bonito y casi llano sendero entre grandes ejemplares de Retamas y Rosalillos de Cumbre, a las faldas de Montaña del Cabezón y con vistas espectaculares a La Fortaleza, que emerge desde La Cañada de los Guancheros y entre estas dos cumbres está La Degollada del Cedro y frente a mi el omnipresente volcán que da nombre al Parque Nacional; el Teide.

....
 
Cañada de los Guancheros

Unos minutos después llego al sendero número 1, recorrido de aproximadamente cinco kilómetros de longitud y que viene desde el Centro de Visitantes de El Portillo, cruza por entero la Cañada de los Guancheros y termina al final de ésta, donde hay unas espléndidas panorámicas de la masa forestal de la vertiente norte de la isla. También puedo observar las impresionantes laderas de la cara norte del Teide confluyendo en su parte inferior con Pico de Cabras y Montaña Abejera. El sendero ahora acusa una larga pendiente hasta terminar en la gran llanura que conforma la gran cañada llamada de Los Guancheros o de Los Rastrojos, una planicie enorme formada por material procedente de la erosión de los altos escarpes rocosos de La Fortaleza. Las únicas plantas que crecen aquí son las Retamas que curiosamente toman formas redondeadas y de poca altura para aprovechar la poca humedad que hay bajo el terreno. En los escarpes rocosos de alrededor crecen la Hierba Pajonera (Descurainia bourgaeana), la Margarita del Teide (Argyranthemum teneriffae) y el Alhelí del Teide (Erysimum scoparium), así como algunos Pinos Canarios (Pinus canariensis) que hacen verdaderos equilibrios para subsistir en los escarpes rocosos de La Fortaleza, al igual que los Taginastes Rojos (Echium wildpretii), precioso distintivo natural característico del parque con su floración de color rojo intenso y de mas de dos metros de altura cada ejemplar. Desgraciadamente hay que esperar a la estación primaveral para ver toda esta riqueza florística en su esplendor.

....
 
Precioso lugar de descanso ante el Teide

Unos metros después de poner pie en la cañada, el sendero que se desvía del camino principal por la derecha y asciende por la Degollada del Cedro es evidente, tiene firme arenoso y una pendiente bastante acusada. En cinco minutos encuentro una señal de referencia indicando el sendero número 29, cuando unos metros mas adelante llego a una pequeña capilla de color blanco con teja roja; en su interior una cruz de madera del año 1950 es la protagonista junto a varias estampas religiosas y flores artificiales. Una indicación escrita en el cemento reza que la ermita se construyo en el año 1998. Es un buen lugar para un descanso admirando el fantástico paisaje que rodea al Teide, además hay un pequeño bosque de pinos canarios que es el límite del Parque Natural de Corona Forestal que rodea el Parque.

....
 
Cedro en la cima y pista de Tomás el Guarda al fondo

Aquí termina también la pista forestal llamada Tomás el Guarda que viene desde Piedra de los Pastores, sólo se adentra por el pinar unos cientos de metros para concluir en un gran llano poblado de Retamas por las faldas de La Fortaleza.

Por detrás de la capillita hay una senda que asciende zigzagueante entre algunos pinos y por las lajas de piedra que forman esta espectacular cúspide; poco a poco me voy acercando a la cima por el camino hasta encontrar los primeros Cedros Canarios (Juniperus cedrus), endemismo canario que se encuentra inscrita en el Catálogo Nacional de Especies Amenazadas como especie en peligro de extinción y que sus poblaciones se reducen solamente a las cumbres de La Palma y La Gomera y a este pequeño reducto que visito hoy. Es un árbol de pequeño porte pero apreciada madera que sobrevive  en lugares de alta exposición solar y escasa humedad y que se han adaptado a las duras condiciones climatológicas del Parque Nacional del Teide. Poco a poco voy ascendiendo hasta llegar por fin a la cima, desde este lugar la panorámica comprende una vista impresionante de 360º; hacia el Norte diviso la costa norte del Valle de La Orotava y en primer plano la pista que viene desde Piedra de los Pastores y la masa forestal del Parque Natural de Corona Forestal. Hacia el Oeste el valle adentrándose por Montaña Abejera en el Parque Nacional. Hacia el Este veo la Montaña de El cabezón y por su base el sendero que viene desde El Portillo y hacia el Sur, el majestuoso Teide, cúspide de todo el paisaje que se despliega a su alrededor. Bajo mis pies observo como la senda que cruza la gran Cañada de los Guancheros y va paralela a la base de La Fortaleza, se cruza con el camino hacia Montaña Blanca en la base del Teide y va desapareciendo poco a poco valle abajo.<           Estoy un buen rato en la cima admirando todo alrededor, desde aquí se ven todos los detalles que se escapan a la vista desde abajo. La vegetación consta de algunos ejemplares ocultos entre las rocas de Bejeques (Aeonium spathulatum) de tallos rojizos y floración amarilla; el Rosal del Guanche (Bencomia exstipulata), pequeño arbusto en peligro de extinción y endemismo de Canarias; el Perejil de Cumbre (Pimpinella cumbrae), así como muchas otras especies endémicas de canarias que encuentran en estos lugares un verdadero paraíso lejos de la mano del hombre para vivir y reproducirse y así mismo conservar la especie. Lo mismo ocurre con la población de Cedros Canarios, una especie que fue muy vulnerable a la mano del hombre ya que sus talas fueron masivas en otros tiempos para utilizar su apreciada madera en fines domésticos.

Se puede recorrer casi la totalidad de la cima y bajar por la cara norte, por la llamada Ladera de la Fortaleza y llegar a un gran llano hasta el final de la pista de Tomás el Guarda y desde allí hasta la pequeña ermita que encontré cuando llegué. Desde ese punto parte un sendero por la derecha de la capilla y baja por el costado sur de La Fortaleza entre grandes ejemplares de retamas y Taginastes literalmente "colgados" de las paredes rocosas. Termina en el sendero número 1 del Parque, el que viene desde El Portillo, y por el sigo el recorrido por la Cañada de los Guancheros hasta el punto donde se cruzaba con el sendero número 25, tomando éste hasta el punto de partida.

Solo me queda desandar el camino que me ha traído hasta aquí, mayoritariamente en descenso, primero por el estrecho sendero que va adentrándose poco a poco en el pinar de la Corona Forestal y luego convirtiéndose en la pista forestal que termina en un apartadero de la carretera. Unos cien metros por la misma carretera hacen que evite el gran rodeo que supone seguir la pista hasta llegar al punto de partida en Choza Sventenius.

A parte de la Red Principal de Senderos del Parque Nacional del Teide se está diseñando una red secundaria para ampliar y al mismo tiempo ofrecer al visitante la facilidad de recorrer la totalidad del Parque; este que he hecho hoy pertenece a esa red secundaria uniendo los senderos números 25 y 29. En los Centros de Visitantes del Parque se facilitan guías donde pueden consultarse estos caminos.

 

© Texto y fotografías de Francisco Fariña.

Francisco_farina@yahoo.es

 
Volver al comienzo