¿quieres participar en nuestras excursiones y actividades?
<< Canarias
MONTE DE AGUA GARCIA
EN TACORONTE (TENERIFE)
.
...

MONTE DE AGUA GARCIA
EN TACORONTE (TENERIFE)

..
 
Casa de campo en las medianías de Tacoronte

 

Domingo 20 de marzo de 2005, preludio de la primavera y de las vacaciones de Semana Santa, la temperatura se ha suavizado y el cambio de estación ya se va notando; este ha sido un invierno de bastante frío y muchas lluvias y ya echaba de menos estos días de cielo azul completamente despejado y de temperaturas suaves para salir a disfrutar del encanto de la naturaleza.

Me dispongo a hacer una ruta que he tenido pendiente desde hace mucho tiempo después de leer el libro "EL BOSQUE DE AGUA GARCÍA" de Turquesa Ediciones, escrito por M. del Carmen Brito y Vicente Lope Lucía, un libro muy bien redactado y documentado sobre este espacio natural poco conocido de la Isla. Está situado en los altos del término municipal de Tacoronte http://www.tacoronte.es/, municipio al norte de la Isla de unos 30 km2 de extensión y con una población de 21.700 habitantes repartidos en diferentes barrios dispersos como Casas Altas, Agua García, Lomo Colorado y algunos otros. Fue, en época de guanches, uno de los nueve menceyatos en los que estaba dividida la Isla, regentado por el Mencey Acaymo, cuya morada estaba en el Barranco de Guayonge, donde se han encontrado importantes restos arqueológicos de la época. El municipio crece alrededor de la Iglesia de Santa Catalina, del siglo XVI, construida a partir de una pequeña ermita fundada por varios vecinos, venerándose una imagen de Santa Catalina Mártir del siglo XVIII. Conserva un importante patrimonio histórico representado por la Iglesia del Santísimo Cristo de los Dolores, del siglo XVII, donde se venera el famoso Cristo de Tacoronte, y el Convento de San Agustín anexo a ella, de mediados del siglo XVIII, donde se conserva una balconada de madera alrededor de un patio canario que es utilizado como espacio cultural. De interés arquitectónico es el edificio que se utilizó como almacén de grano en el siglo XVII llamado La Alhóndiga y una casa de estilo canario conocida como La Casona.

La aproximación a la ruta comienza por la carretera TF-228 que va desde Agua García hacia La Esperanza, pasando por el barrio de Casas altas, para luego enlazar con la TF-237 y seguir la indicación de Lomo de la Jara, parque recreativo en pleno monte de Agua García, y desde ese punto comenzar a caminar por el itinerario propuesto. En las inmediaciones de este recorrido de aproximación puedo observar como la mayoría de los terrenos están cultivados de viñedos ya que el clima característico de la zona, de suaves vientos alisios, permite que hayan unas condiciones idóneas para una viticultura de calidad, por eso este lugar, junto a otros municipios colindantes, cuenta con una de las denominaciones de origen mas antiguas de Canarias, la Denominación de Origen Tacoronte-Acentejo.

..
 

Parque Recreativo Lomo de la Jara

 
 

Restos de Laurisilva Canaria

La verdadera ruta a pie comienza en el Parque Recreativo Lomo de la Jara; a estas horas de la mañana está completamente vacío y la tranquilidad reina en el lugar, pero hacia media mañana se ira llenando de gente y la estancia se hará un poco incómoda ya que esto se llenará de coches mal aparcados y muchísimas personas buscando la "paz" del monte. Hacia la costa, la pista sigue hasta la casa forestal, reconvertida en Centro de Visitantes, desde allí se puede acceder al Barranco de Toledo y al de Salto Blanco donde, en sus respectivos cauces, persiste un bosque de laurisilva muy bien conservada, aunque relegada solamente a estos pequeños espacios, está formada por Laureles (Laurus azorica), Brezos (Erica arborea), Naranjeros Salvajes (Ilex platyphylla) y otras especies clásicas de este ecosistema tantas veces referido en mis rutas al Macizo de Anaga. Siguiendo la pista principal llamada Pista de Fuente fría reparo en la vegetación de sus márgenes compuesta por Fayas (Myricaceae faya), Brezos y Acebiños (Ilex canariensis), flora característica superviviente de antiguos bosques de laurisilva; en la orilla izquierda se asienta un monte de repoblación de pino insigne (Pinus radiata) hecha en los años 50, que nada tiene que ver con la vegetación canaria. Sigo por la pista en suave ascenso, es ancha y está en perfectas condiciones, la cruza otra señalizada como "Pista Vereda de Cha Rosa" , en otra ocasión haré una visita ya que entra en el término municipal de El Sauzal. Un poco mas adelante, a la izquierda, hay otra pista con una cadena que impide el paso a vehículos, me adentro un poco en ella para curiosear, se va estrechando, la cruzan varios senderos con boscaje bastante denso, me encuentro en los alrededores del Lomo de la Jara de 1012 metros de altitud, aquí se realizaron repoblaciones de eucaliptos y hay que decir que fue desafortunada ya que observo como estos grandes árboles han ido desplazando las plantas autóctonas del lugar, afortunadamente se está haciendo una tala para recuperarlas de nuevo, por eso hay muchos troncos cortados que le dan un aspecto un tanto funesto a esta parte del monte. Vuelvo hacia atrás, a la pista principal, hasta llegar a otro cruce a la izquierda que está señalizado como "Cruz de Fune", decido seguir por la pista principal y este sendero dejarlo para una segunda visita,(CRUZ DE FUNE-PISTA LA ESPERANZA) Unos metros mas adelante un sendero muy bonito cruza la pista, la vegetación esta compuesta por fayas y brezos y la hojarasca en el suelo es muy abundante, dando un aspecto de ecosistema único de lo que fue un antiguo bosque de laurisilva, este sendero también formará parte de la ruta antes señalada. A continuación encuentro otra bifurcación a la derecha señalizada como "Pista de las Calderetas" que a su vez tiene otro cruce a la izquierda denominado "Pista de las Aguilillas" ya dentro del término municipal de El Sauzal; tengo que decir que esta zona, que está dentro del Paisaje protegido de Las Lagunetas, está perfectamente señalizada con indicaciones de madera con el nombre de todas las pistas.

Sigo en el camino original, aquí se nota una gran deforestación del monte porque hay un gran claro rodeado de bosque por todas partes, estoy en el límite de los dos términos municipales, el de Tacoronte y el de El Sauzal. Mas adelante encuentro otro cruce denominado "Pista Cuatro Veredas", lo ignoro y sigo por la "Pista de Fuente Fría" la que no he abandonado en todo el camino, en esta zona abunda la tala controlada de pinos y eucaliptos, supongo que será algún plan propuesto por el Cabildo Insular para recuperar este bosque con plantas y árboles autóctonos, viéndolo parece que ha sido una tala a matarrasa ya que el paisaje es verdaderamente desordenado y sin control incluso con máquinas cortadoras y palas mecánicas que dan un aspecto sucio y de total abandono. Siguiendo un poco mas adelante encuentro un pequeño claro con una especie de altar en el centro y varias cruces con ofrendas bajo un acebiño (Ilex canariensis), hay un mensaje escrito en una cartulina que da a entender la historia de este lugar, pero está prácticamente ilegible, lo único que leo con fundamento es que el lugar se llama "Las Crucitas". Continuo caminando hasta encontrarme una valla en el camino, hay troncos de pinos cortados amontonados a la espera de ser transportados a alguna serrería (vaya negocio sucio a costa de la naturaleza); el paisaje es algo desolador, sólo lo compensa la vista de los Brezos (Erica arborea) en plena floración; los Follaos (Viburnum rigidum) con sus flores en forma de copa; la preciosa flor de color amarillo Morgallana (Ranunculus cortusifolius); la Flor de Mayo (Senecio tussilaginis) de flores malvas muy espectaculares y ocasionalmente la Cresta de Gallo (Isoplexis canariensis). La senda se va estrechando paulatinamente hasta llegar al final en el borde de un pequeño barranquillo, los pinos son muy abundantes con un sotobosque de fayas y brezos; antes de llegar, en un pequeño claro, hay una bifurcación a la derecha que me llevará a dos tubos volcánicos conocidos como Cueva de las Mechas y Cueva de La Labrada, es un poco difícil su localización ya que sus respectivas entradas están en el suelo, entre la vegetación y los pinos, pero con un poco de paciencia las encuentro.

La Cueva de Las Mechas tiene una longitud de 246 metros, que junto a la de La Labrada de 236 metros, forman un mismo conjunto cavernícola pero incomunicados entre si. Tienen en su interior una humedad relativa que llega a la saturación ya que están enclavadas en una de las zonas mas húmedas de la Isla y poseen las condiciones idóneas para que vivan mas de diez especies distintas de seres vivos en su interior, entre ellos los murciélagos.

Llegado a este punto, hago un alto en el camino y en la boca de entrada de una de ellas me siento un rato a saborear un merecido desayuno y desconsolado miro hacia el interior de la cueva no pudiendo acceder por estar cerrada con una cancela de hierro y un gran candado, al mismo tiempo pienso que es una buena idea que esté controlada su entrada ya que así se preserva su frágil ecosistema. El Cabildo Insular de Tenerife ha estado concienciado en este lugar y ha hecho aquí un buen trabajo y debería hacerlo también en otros lugares de igual condición.

Después del delicioso desayuno y de tomar algunas notas del lugar, vuelvo al punto de partida por los mismos lugares por donde pasé para llegar hasta aquí y me quedo con muchas ganas de regresar para hacer la segunda parte de este precioso entorno natural; La Cruz de Fune.

© Texto, croquis y fotografías de Francisco Fariña

francisco_farina@yahoo.es

BIBLIOGRAFÍA:

EL BOSQUE DE AGUA GARCIA

M. del Carmen Brito y Vicente Lope L.

CATÁLOGO ESPEOLOLOGICO DE TENERIFE

Museo de Ciencias Naturales de Tenerif

e

 
Volver al comienzo