¿quieres participar en nuestras excursiones y actividades?
 
<< Canarias
CRUZ DE FUNE-PISTA DE LA ESPERANZA -BOSQUE DE AGUA GARCÍA
.
...

CRUZ DE FUNE-PISTA DE LA ESPERANZA -BOSQUE DE AGUA GARCÍA
(TACORONTE)

..
 

Capillita de la Cruz de Fune

Domingo 3 de abril de 2005, estaba deseando que llegara este día para hacer la segunda parte de la ruta que había dejado quince días antes en el Bosque de Agua García. El punto de partida es el mismo, el parque recreativo Lomo de la Jara, que a estas horas está solitario y con un poco de frío, unos 14 grados, a pesar de que el día esta completamente despejado, el motivo es que aún los rayos del sol no han traspasado las ramas de los grandes pinos que hay aquí. Al lado izquierdo del recinto, están los servicios de lavabo del parque y un pequeño sendero que se adentra en el cauce del Barranco de Toledo donde aún persiste un pequeño reducto de laurisilva; a la derecha de este camino sube otro por el borde del barranco que incluso tiene unos tramos escalonados con peldaños de madera y que va a finalizar justo por encima del parque recreativo, en la pista principal, aunque hay varias bifurcaciones que se adentran en el monte. Llegado a la Pista de Fuente Fría, ignoro el primer cruce denominado Vereda de Cha Rosa y voy directamente a la segunda bifurcación a la izquierda señalizada como Cruz de Fune, me interno por la pista que es ancha y con firme endurecido hasta unos 300 metros donde hay una pequeña capilla rodeada de mucha vegetación, entre la cual también encuentro acebiños y laureles. Según la leyenda este es un sitio con algo de misterio ya que aquí falleció un personaje foráneo muy conocido en la zona llamado "Fune", de ahí que a este lugar se le conozca con ese nombre. A la izquierda de la capillita, que por cierto está llena de cruces a modo de ofrenda, parte una pista hacia el parque y otra está señalizada como Pista a la Esperanza, que como su nombre bien indica me llevará hasta los límites forestales del municipio de El Rosario o mas conocido como La Esperanza. Asciende muy suavemente la pista entre restos de lo que fue un frondoso bosque de laurisilva, destacando el Acebiño (Ilex canariensis), el Laurel (Laurus azorica), el Follao (Viburnum rigidum) y entre los matorrales puedo ver el helecho, el Brezo (Erica arborea) que en esta época esta completamente en floración y algún Cerrajón (Sonchus acaulis) y por supuesto la Morgallana (Ranunculus cortusifolius) de preciosas flores amarillas. A la derecha una desviación hacia la Pista de Cuatro Veredas y mas adelante otra a la izquierda sin señalizar con una valla de madera, las ignoro y sigo mi camino hacia los montes de La Esperanza, la vegetación es la misma pero cada vez mas frondosa, voy encontrándome pequeños senderos que se adentran en la espesura del monte, pero que no llegan a ningún sitio en concreto; empiezan a sobresalir en los bordes del camino las molestas zarzas (Rubus bollei) y los pinos son cada vez mas frecuentes, aunque no sean pinos canarios, son los de repoblación (Pinus radiata) notándose sobre todo en el suelo por los restos de sotobosque que dejan.

..
 

El paseo se hace muy agradable
 
 
Ir montado a caballo es otra de las opciones

El paseo se hace muy agradable ya que el camino es completamente llano y la temperatura muy benigna, me he cruzado con bastantes caminantes, ciclistas y motoristas, incluso con algún jinete montado en un precioso caballo negro. Llego a otra bifurcación; a la derecha otra señal indicadora de la Pista de Cuatro Veredas, a la izquierda debo seguir por la Pista de La Esperanza; después de aquí hay varios cruces, pero la pista principal es inconfundible porque está mas rodada, hay un gran claro y parece que la vegetación cambia radicalmente, pero solo es un tramo, luego vuelvo al mismo tipo de bosque de pinos.

En este claro me llama la atención una pequeña mariposa de vivos colores, la Vanesa (Vanesa vulcania) endemismo canario que aprovecha estos claros para desplegar su belleza y también ocasionalmente he visto la Maculada de las Canarias (Pararge xiphioides) de colores mas apagados y vuelo mas zigzagueante.

..
 

Vanesa vulcania

Después de hacer varias fotos y recrearme en estos pequeños animales, voy acercándome al límite del término municipal de Tacoronte y me voy adentrando en el de El Rosario al llegar a la Pista del Rayo, donde hay una finca particular vallada y cultivada de próteas. A partir de aquí hay infinidad de cruces de senderos y pistas que terminarán, después de unos tres kilómetros, en Las Lagunetas, en la carretera dorsal, dirección al Parque Nacional del Teide, cerca del Mirador de Las Cumbres y del Parque Recreativo de Las Raíces. Mi ruta ha terminado aquí, no quiero seguir porque se alargaría el día y tengo que estar temprano de regreso a casa, no obstante, en mi regreso, en el cruce de la Pista de Cuatro veredas , mi curiosidad me hace tomar por ese camino hasta llegar hasta la pista principal, a la altura de un cruce donde la vez anterior tome para ir a visitar la Cueva de las Mechas, así el recorrido de hoy lo he hecho circular, comenzando en un punto y terminando en el mismo, por otro sitio diferente. Tal como fuera, el Bosque de Agua-García merece una visita recorriendo sus pistas y senderos para admirar una de tantas bellezas naturales que tenemos en Tenerife y despreocupándose de perderse, ya que están perfectamente señalizados y conectados unos con otros.

© Fotos, texto y croquis de Francisco Fariña

francisco_farina@yahoo.es

 

 
Volver al comienzo