¿quieres participar en nuestras excursiones y actividades?
<< Canarias
Afur - playa de Tamadiste
.
Bajada resbaladiza
 
...

Afur - playa de Tamadiste
(Macizo de Anaga)

...
 

Sobre estas líneas: Plaza de Afur y Roque del Fraile. Bajo ellas; Iglesia de San Pedro y Roque Negro

 

Domingo, 5 de octubre de 2003, amanece un día de perros, llueve, son las 7.30 de la mañana, me asomo a la ventana y aún no ha amanecido, por elnorte veo algo despejado, quizá escampe, me decido de una vez y salgo de casa a las 8.00, me dirijo al Macizo de Anaga, ya lo dije; es como una droga, cuando vas una vez, quieres repetir. Llego al Monte de Las Mercedes a las 8.45, llueve a mares, insisto en quedarme por aquí, cuando llego al Mirador de Jardina, para un poco la lluvia y veo como el sol ilumina la costa sobre Valleseco, saco alguna foto, es la hora ideal para ello, ha descubierto un poco el tiempo, me dirijo por la carretera TF-114 para enlazar con la TF-1127 en dirección a Afur, caserío de apenas 20 casas, muy pintoresco y bien cuidado por sus vecinos, donde me llama la atención, cuando llego, que no sigue la carretera, que se acaba.

...
 

Señales en el camino

Predomina en las alturas el Roque del Fraile de 714 m.s.n.m., hay un amplio aparcamiento, desde él sale el sendero que me ocupa hoy. Está señalizado, es una pista de tierra al principio y luego se transforma en sendero, tiene una señal que casi no se entiende a la derecha que indica el camino hacia la playa, lo sigo, el sendero es evidente y se va adentrando poco a poco en el Barranco de Afur en forma de bajada, en cinco minutos alcanzo el camino llano, paso por una zona de piedras de formas caprichosas que llaman mucho la atención, son como rocas basálticas de forma cuadrada, a su término encuentro una gran roca y dos señales en su base, indican a la Playa de Tamadiste, voy por buen camino, en una curva hay una bajada muy pronunciada y el sendero está protegido por una valla de madera, tengo que tener cuidado porque este paso es un poco peligroso por lo resbaladizo del lugar, en el fondo veo el barranco en forma de meandro, donde predominan las tierras de cultivo y alguna cabaña rústica,.

...
 

Cascada

Subo por una especie de cresta y vuelvo a bajar por el camino, con un poco de cuidado porque es muy empinado y resbala, hasta llegar al cauce del barranco, cruzo éste entre cañaverales y llego a otra subida , también está protegida por una valla y hay una pequeña capillita. Miro a lo alto de las paredes del barranco y me fijo en el Roque de Marrubial de 438 m.s.n.m., donde me llama la atención una palmera canaria solitaria. En el cauce empiezo a ver las primeras pozas llenas de agua, ha llovido y están a rebosar, incluso se forman pequeñas cascadas de agua que bajan hasta el mar.

Después de pasar por varias zonas de estratos rojizos en la roca, llego a un gran llano en lo alto de una cresta desde donde puedo divisar la playa, ya queda poco, en la siguiente bajada hay una gran poza muy honda con una pequeña cascada que la alimenta. Por fin llego a la zona de cañaverales, es una franja donde abundan estas plantas que necesitan mucha humedad y tengo que sortearlas incluso metiendome entre ellas, al salir de esta zona hay una gran piedra roja que tiene una bifurcación de caminos, si quisiera seguir hacia la derecha, llegaría por ese camino que sube hasta Taganana, pasando por tierras de cultivo donde hay un pajar antiguo mimetizado perfectamente con el paisaje, pero mi camino es la playa y en unos pocos metros estaré en ella, cruzo alguna pequeña poza y acaba el cauce del barranco, llego a la playa, hay una cabaña de piedra rodeada de una especie de terraza y muchos adornos marinos, está cerrada con una puerta de hierro, debe ser propiedad de alguien del lugar, en la ladera, a mi izquierda, también veo una zona de cultivo con plataneras, es difícil creer que se den a la orilla del mar. La playa no es apta para el baño, por lo menos hoy, hay marejada y con mucha brisa, no hay nada de arena, sólo un pequeño lugar abrigado con piedras y un poco de arena para poder acampar, el lugar está un poco sucio y da mal aspecto, deberemos de ser mas cuidadosos con este entorno y las personas que vengan aquí para pasar la noche, deberían de ser mas conscientes del lugar y dejarlo bien limpio, como nos lo merecemos, pero parece que no es así, siempre hay alguien distinto a los demás.

Aprovecho la tranquilidad que hay para sacar alguna fotografía y recrearme un poco en el paisaje que ofrece aquí la naturaleza, a la izquierda veo como las grandes paredes del acantilado de Los Tortadores se encajan en el mar y a la derecha ocurre lo mismo con Punta Poyata, mas allá de éste acantilado está la Playa de Almáciga, perteneciente al caserío del mismo nombre, muy famosa por ser lugar ideal para el baño y muy frecuentada por surfistas, dado su frecuente oleaje. Después de pasar un buen rato aquí, decido hacer el regreso, a continuación de cruzar el cañaveral podría seguir, en el cruce de caminos, hacia la izquierda, en dirección a Taganaga, pero el coche lo deje en Afur y tendría que coger la guagua y el tiempo se me ha echado encima. Este sendero empieza con una fuerte subida hacia el acantilado y luego va bordeando toda la costa, entre 100 y 200 metros de altitud, la vista por allí debe ser genial, algún día que haga mal tiempo en la cumbre, bajaré a la costa para hacer este recorrido, y terminar en este bello caserío de gran interés histórico y cultural ya que alberga una de los templos religiosos mas antiguos de la Isla, conteniendo en su interior obras del siglo XVI. Es recomendable pasear por sus calles empedradas y observar el encanto de la arquitectura antigua canaria y tomarse unos vinitos y unas tapitas en las "ventitas" del lugar. Después de soñar con esta excursión dirijo mis pasos hacia arriba, por el mismo lugar por donde he venido, dirección a Afur, desde donde he partido ésta mañana, el camino a ésta hora se hace un poco pesado por la insolación y la pendiente, pero con calma y algunas paraditas para refrescarme es suficiente, llego a Afur a las 11.50 de la mañana, veo el único bar que hay en el pueblo, se llama Bar-Restaurante Casa José Cañon, lo regenta un señor muy simpático, entablo una conversación muy amena con él y un amigo que frecuenta este sitio, pido un cortado y me comenta que es de cafetera, no de máquina, la verdad es que está delicioso. Es una venta antigua, de las de antes, tiene muchos adornos cubiertos de polvo, botellas de todo tipo y muy raras, una máquina registradora muy antigua, un teléfono, y muchos productos de todo tipo y en el fondo tiene un comedor donde sirve comidas caseras, como garbanzas o carne de conejo y de cabra, no probé su comida pero seguro que estará muy sabrosa. Después de conversar con mis amigos, doy una vuelta por el lugar, saco algunas fotos de la plaza y de la pequeña iglesia y observo relajado y disfruto un rato de la tranquilidad del lugar, vale la pena perderse un día en Afur.

© Texto, fotos y croquis de Francisco Fariña.
Francisco_farina@yahoo.es

 
Volver al comienzo