¿quieres participar en nuestras excursiones y actividades?
<< Canarias

CASCADA DE AGULO (LA GOMERA)

.
Panorámica de Agulo

CASCADA DE AGULO
(LA GOMERA)

Domingo 19 de junio de 2003, hoy toca aventura en la Isla de La Gomera; un descenso de una cascada seca de unos 200 metros de altura en el término municipal de Agulo, al norte de la Isla http://www.agulo.net, uno de los municipios mas pequeños, situado a una altitud de 260 metros sobre el nivel del mar en una gran depresión con alturas de mas de 300 metros. Tiene unos 27 km2 de extensión y está poblado por unos 1250 habitantes que le hacen ser uno de los más bellos lugares de la isla. Fundado en el siglo XVII, destaca por sus calles perfectamente cuidadas y empedradas conservando el encanto de los pequeños pueblos tradicionales canarios. Aquí se celebra en el mes de abril una fiesta con sabor tradicional, es la Fiesta del Fuego en honor a San Marcos y consiste en que los jóvenes del pueblo hacen hogueras de madera de Sabina (Juniperus phoenicea) alrededor de la plaza y sacan al Santo en procesión para ofrecerle sus cantos y saltos sobre el fuego. El pueblo alberga la Iglesia de San Marcos Evangelista, fundada en 1739, pero reformada a partir de 1911 en su totalidad por su estado precario por todos los vecinos del pueblo sin cobrar ningún tipo de salario. Destaca su cubierta de formas semicirculares y en el interior un cáliz de plata regalado por Alfonso XIII.

Quedamos en vernos a las 7,00 hs. de la mañana en el Puerto de Los Cristianos en Tenerife, desde donde sale el Ferry hacia La Gomera a las 8,30 hs. y que en poco menos de una hora nos desembarcará en la Isla. La travesía es tranquila y el mar está completamente calmado, aunque llegando al puerto de destino se levanta algo de viento y las nubes cubren las cumbres del Parque Nacional de Garajonay. En el puerto nos esperan Jose Luis, Vicky y su novio; desembarcamos en el furgón de Fran, Lydia, Pili, Consuelo, Manolo, Valentín y yo. Después de los saludos nos repartimos en dos coches y partimos rumbo a la aventura. Saliendo de San Sebastián de La Gomera por la carretera TF-711 dirección a Vallehermoso y durante unos 10 kilómetros, llegamos al cruce con el Caserío de El Cedro para tomar a la derecha y después de un sinuoso recorrido descendente por el Valle de Hermigua plagado de cañaverales en los cauces de profundos barrancos y palmerales a las orillas de varias presas cubiertas de agua, hasta hacer travesía por el municipio de Hermigua www.villadehermigua.com para llegar a las afueras del casco urbano de Agulo y parar en un pequeño pero coqueto bar donde preparamos la salida después de tomarnos un café y un bocadillo. Hermigua es un pequeño pueblo unos 40 km2 de extensión enclavado en el Valle del mismo nombre y por donde suben los vientos alisios llenos de humedad hasta el Parque Nacional. Se distribuye en diversos barrios como El Cedro en los límites del Parque Nacional de Garajonay; Los Aceviños, en las medianías y ya en la costa, el barrio de Santa Catalina en la desembocadura del Barranco de Hermigua, donde se encuentra una de las playas mas importantes de la isla y contigua está la Playa de La Caleta donde se puede practicar nudismo y donde hay un pequeño bar para saborear comida típica gomera. Con respecto al patrimonio cultural destaca la Iglesia y el Convento de Santo Domingo de 1515 y la Iglesia de La Encarnación, del año 1650. También hay un museo etnográfico y en la costa un antiguo pescante construido en 1890 que se utilizó para la estiba de plátanos de exportación.

...
 
Haciendo el taladro
 
 
Cascada de Agulo
 
 
Una higuera chumba (tunera)

Después de pasar por estos pintorescos pueblos nos dirigimos a Las Rosas, donde está enclavado el Centro de Visitantes Juego de Bolas del Parque Nacional de Garajonay, para desde allí tomar la estrecha carretera asfaltada que rodea la base de Cañada Grande (791 m.) hasta la Presa de La Palmita que está en esta época del año con casi un 100% de agua. Aquí dejamos el coche y comenzamos a equiparnos para el descenso, recorremos un gran conducto que sirve de desahogo de la presa, para luego enlazar con el Camino de los Pasos, sendero que baja en sinuoso y descendente desnivel hacia el Municipio de Agulo. Antes de este gran desnivel hay un mirador natural vallado con madera desde donde las vistas del pueblo son impresionantes, frente nuestro cae en picado una gran cascada de unos 200 metros de altura, la verdad es que viendo este espectáculo paisajístico a uno no le dan ganas de moverse de aquí. La vista de la cascada ya nos pone algo nerviosos en pensar por donde vamos a bajar; nos acomodamos y mantenemos una charla relajada mientras Manolo y José Luis van preparando con el taladro los nuevos anclajes que tenemos que poner. La vegetación por aquí está compuesta por Tabaibas (Euphorbia broussonetti) y (Euphorbia bravoana); Palmeras (Phoenix canariensis) sobre todo alrededor de la presa; una especie de Cerraja poco común (Sonchus gonzalezpadronii); la Pata de Conejo (Silene bourgaeii), también escasa; el Verode (Aeonium viscatum), muy común localmente; alguna Sabina (Juniperus canariensis) y muchas más.

...
 
Manolo y Fran hacia la aventura

Estos riscos de La Gomera están llenos de endemismos difíciles de ver en otros lugares de Canarias, es una de las características de esta preciosa Isla; aún le quedan lugares casi vírgenes donde poder descubrir la naturaleza en estado puro. Por fin, Manolo y José Luis, los mas experimentados del grupo, han instalado los anclajes con dos cuerdas de 60 metros y nos disponemos a bajar, en primer lugar lo hacen el propio Manolo y Fran la pared está cubierta de mucha vegetación con arbustos que dificulta un poco la bajada, a duras penas van progresando hasta llegar a la reunión, Avisan por el walky que no está en buenas condiciones y Fran casi no ha podido alcanzarla porque la cuerda no llegaba. Gracias a que Manolo tenía un descendedor de emergencia, se lo pasó a Fran y éste cambió de cuerda pudiendo al fin llegar hasta la reunión.

La decisión de que no baje el grupo es inminente, sólo bajará uno para llevar el taladro y asegurar las reuniones en mal estado. Después de varios titubeos con José Luis, decido bajar yo con el material, aunque la duda y los nervios me están haciendo soltar doble cantidad de adrenalina. Comienzo a descender en doble, cuesta un poco porque la cuerda pesa mucho y hay muchos arbustos, pero al fin llego a una pequeña repisa donde Manolo me hace hueco, me aseguro bien para comenzar a soltar las cuerdas, Manolo baja unos metros a otra repisa y Fran se va para abajo con la incertidumbre de no encontrar la siguiente reunión que creemos que está a 60 metros. Pasados unos minutos interminables avisa de que ha llegado, le tiramos cuerda para que la vaya preparando abajo, mientras Manolo se dispone para seguir sus pasos. Yo me quedo aquí para recoger esta reunión; la verdad es que estar aquí solo, prácticamente colgado durante una media hora da un poco de repelús, pero dicen que "sarna con gusto no pica".

Han llegado a la siguiente, está compuesta por una cadena en uve y dos chapas, aunque algo oxidada la han asegurado con el taladro poniéndole anclajes nuevos y me avisan para lanzarle las cuerdas, después voy recogiendo y me preparo para acompañarles en la siguiente, 60 metros mas abajo. Las cuerdas pesan mucho porque están colgadas en el vacío y hay que hacer fuerza para rapelar, con el consiguiente desgaste físico que conlleva. Bajando poco a poco con precaución de no desplazar ninguna piedra ya que los compañeros están debajo, consigo reunirme con Fran que me invita a un trago de bebida isotónica, estamos cansados por el esfuerzo y los nervios, pero hasta ahora va todo bien. Los demás están bajando hacia la carretera por el Camino de los Pasos, los vemos cuando llegan a la base de la cascada, en la carretera, y nos gritan dándonos ánimos. Ya hemos descendido 120 metros y nos quedan unos 80. La próxima reunión, 55 metros más abajo, es completamente expuesta, esta en roca basáltica muy segura compuesta por dos anclajes con tornillos de expansión y cáncamos. Seguimos el orden de descenso, primero Fran, luego Manolo y yo el último para recoger, aunque cansados vamos a buen ritmo; desde la última reunión al final de la cascada hay unos 20 metros, Fran ha concluido y nos avisa y da ánimos, Manolo es el siguiente en bajar y luego yo. Por fin estamos en tierra firme, mirando arriba parece mentira donde hemos estado, a pesar del cansancio y los nervios ha valido la pena. Llegamos a un gran terreno húmedo y pantanoso con un fabuloso ejemplar de Laurel (Laurus azorica), rodeado de Brezos (Erica arborea), muchas Zarzas (Rubus bollei) y un pequeño cañaveral rodeando el cauce por donde desahoga el barranco. Hay un camino de escape hacia la izquierda, podríamos ir por ahí hasta la carretera, pero los demás han llegado hasta aquí para acompañarnos en el último salto de unos 60 metros compuesto de roca completamente lisa por la erosión continua del agua, la cual a veces es molesta al rapelar. En la pared cuelgan abundantes Culantrillos (Pimpinella junoniae) y alguna solitaria Malfurada (Hypericum grandifolium). Después de un recorrido por el cauce muy resbaladizo del barranquillo, damos con un sendero que a veces se pierde entre la molesta vegetación y otras se cruza con terrenos de cultivo abandonados llegando por fin a la carretera donde nos espera José Luis con el furgón. Cansados, sin apenas comer y algo deshidratados nos quitamos por fin los arneses y todo el material y nos cambiamos en plena carretera para, sin demora, parar en algún sitio a comer algo porque el Ferry no espera. En la carretera que une Hermigua con San Sebastián, guarecida por ambos lados por enormes barrancos y altísimos roques y a unos 15 minutos del puerto, paramos en una venta a comer algo y descansar un poco. Tras una animada charla disertando la gran aventura vivida en Agulo y acompañada con unos pinchitos de tortilla, queso de la tierra y carne de cerdo con papitas fritas, nos disponemos a partir hacia el muelle de embarque y dejar estas maravillosas tierras de La Gomera con el deseo de volver en breve.

© Fotos, texto y croquis de Francisco Fariña

francisco_farina@yahoo.es

El grupo que hizo el descenso

 

 
Volver al comienzo