¿quieres participar en nuestras excursiones y actividades?
<< Canarias

LA CANAL ALTA - BARRANCO DE AMANCE - MONTE DE LOS FRAILES

.

Sobre estas líneas:
Vistas del municipio de Arafo subiendo hacia Los Huecos.

A la izquierda:
Paredes del Barranco de Añavingo

LA CANAL ALTA - BARRANCO DE AMANCE - MONTE DE LOS FRAILES
(ARAFO)

....

FICHA DE LA RUTA:

COMO LLEGAR
:
En la Villa de Arafo por la C/ La Libertad hacia la Esquina de los Carros.
COMIENZO:
La Canal Alta.
FINAL :
La Canal Alta.
DIFICULTAD:
Media.
DESNIVEL:
En la Canal alta, Galería de Amance y Lomo Cambado 45º, en el resto casi
inapreciable.
DURACIÓN:
Entre 2:00 y 2:30 horas.
LONGITUD:
Entre 3 y 3,5 km.
PROVISIÓN DE AGUA:
En el canal del sendero que va hacia el Barranco de Añavingo, en la Galería de Amance, en la Galería el Drago y en la zona recreativa de los Frailes.
LUGARES DE INTERÉS:
B.I.C. Sitio Histórico Casa de la Esquina de los Carros (s. XVIII); B.I.C. Sitio etnográfico Molinos y Lavaderos; Galería de Amance y Galería el Drago.

   
 
 
La pista forestal de acceso al Barranco de Amance.
 
 
La bocamina de la Galería de El Drago.

Este itinerario parte desde La Canal Alta, mismo lugar de salida de la Ruta del Barranco de Añavingo y la de Las Morras, aunque en esta ocasión, en vez de subir por el Lomo de Abarzo, tomaremos la pista de tierra que sirve de regreso de las rutas anteriores y que cruza por la desembocadura del Barranco de Las Gambuezas y se adentra por el cauce del Barranco de Amance. Es una pista de tierra ancha, la cual da acceso a dos galerías que hay en la zona, la Galería Lomo Cambado y la Galería de El Drago, así como directamente a la desembocadura del Barranco de Añavingo.
A los pocos minutos de la partida, después de bajar una corta pendiente, nos encontraremos una desviación a la derecha que evitaremos, ya que termina unos metros mas adelante; el itinerario sigue por debajo de un puente de tres arcos que transporta una tubería de agua; la vegetación al borde de la pista consta de Jaras (Cistus monspeliensis), Vinagreras (Rumex lunaria), Zarzas (Rubus bollei), Piteras (agave americana) y algún Pino Canario (Pinus canariensis) aislado, así como varias Higueras que crecen alrededor de una roca de enormes dimensiones.

En suave ascenso y a los cinco minutos, nos encontraremos a la izquierda con la Galería de Lomo Cambado, en un llano sobre la escombrera donde se alzan varios cuartos. Desde aquí podemos observar la unión de los barrancos de Amance y de Añavingo, así como las verticalidad extrema de las paredes de éste último. Varias Higueras más crecen en los bordes del recorrido, así como numerosas Jaras (Cistus monspeliensis) y Vinagreras (Rumex lunaria). Seguimos el curso de la pista hasta que hace una cerrada curva a la derecha donde hay un gran Castaño, es aquí justo donde termina el Barranco de Añavingo y se cruza con el Barranco de Amance, si siguiéramos el estrecho sendero que se adentra en el cauce seguiríamos la ruta del primero, pero debemos seguir el curso de la pista, esta vez con fuerte pendiente, hacia el cauce del segundo barranco, el de Amance. Un gran zarzal cubre toda la ladera izquierda y la escombrera de la galería por la derecha marca el camino que va directamente a la Galería de El Drago. Cuando termina la subida llegaremos a un llano donde hay una edificación que alberga la maquinaria de la galería y junto a ella, la bocamina de ésta, protegida por una puerta de hierro, de la cual parten los raíles que servían de conducción a las vagonetas que sacaban los escombros del interior. Entre las dos crece un gran Nisperero y enfrente hay varios Pinos Canarios de gran porte que dan al lugar un ambiente apacible y tranquilo. También hay una pequeña capillita que alberga en su interior una pequeña imagen de la Virgen de Candelaria.

..
 
La flor del Amagante (Cistus monspeliensis).
 
 
Bejeque (Aeonium canariensis).

Por detrás de la bocamina remonta una senda hasta el canal que trae agua de la Galería de Amance, y contiguo a éste discurre un sendero estrecho hasta un cruce casi inapreciable a la izquierda donde nace un Pencón o Tunera (Opuntia maxima) y que sube en acusada pendiente y zigzagueante hasta coronar el Lomo Cambado. Esta será el recorrido que haremos después de visitar la Galería de Amance que está al final del cauce del barranco del mismo nombre. Para llegar a ella hay otro sendero que sale de la parte posterior de los cuartos de la maquinaria de la Galería de El Drago, donde hay numerosos Follaos (Viburnum rigidum), Brezos (Erica arborea) y Fayas (Myrica faya). Se adentra por el estrecho cauce del barranco cruzándose con el canal que baja de la galería, luego va trepando por el pinar hasta culminar en la escombrera de la bocamina donde hay una explanada con un tanque de agua y una edificación para albergar la maquinaria del complejo y las habitaciones de los trabajadores. La embocadura de la mina está en el risco que conforma la cabecera del barranco y está cerrada con una puerta de hierro junto a unas indicaciones de peligro. Todo alrededor es un inmenso pinar que cubre las laderas laterales, desde aquí se divisa parte del municipio y el cauce descendiente del barranco. Este es un buen lugar para observar en silencio el trabajo que realizaban nuestros abuelos y tatarabuelos para ganarse el pan a base de muchas horas fuera de casa.

La vuelta hasta la Galería de El Drago, primer punto de referencia que nos encontramos al llegar, debe hacerse por el marcado camino que en suave descenso discurre junto al canal. Por ahí podemos ver Brezos (Erica arborea), Jaras (Cistus monspeliensis), Cruzadillas (Hypericum reflexum) y el Chagorro (Sideritis oroteneriffae). Un agradable camino hasta conectar con otro que discurre por encima de la bocamina de la Galería del Drago, y después de rebasar ésta, llanea otro sendero al lado del canal (no se recomienda caminar por encima del canal), hasta encontrarnos con una bifurcación a la izquierda, después de rebasar una Tunera (Opuntia maxima) y que sube en fuerte pendiente y zigzagueante hasta coronar La Chapa del Drago.. Antes de seguir con el ascenso hacia La Granja, es conveniente parar un momento para observar desde aquí parte del municipio, el cauce del Barranco de Amance, la Galería Lomo Cambado y el sendero que viene desde Lomo Abarzo hasta el Barranco de Añavingo.

Entre numerosas Jaras (Cistus monspeliensis) y por un pinar de árboles jóvenes, remonta un camino antiguo que era el que iba a la Galería de los Huecos, y que nos llevará hasta el Monte de los Frailes. Éste era utilizado, tanto por los trabajadores de la galería, como los agricultores de la zona que tenían huertas por los alrededores y también como ruta de pastoreo y de aprovechamientos domésticos, como recolección de leña y comida para los animales. Hay una tubería oxidada y en desuso que custodia el camino y en muchas ocasiones un muro de piedras que marca el recorrido. Las Cerrajas (Sonchus acaulis) son muy numerosas y de gran porte, creciendo entre las grandes piedras y varios pinos centenarios.

La tubería nos servirá de guía durante la subida, al igual que el muro de piedras construido para señalizarlo. Al cabo de unos quince minutos, y a la derecha, puede observarse el Monte de los Frailes y una loma con huertas abancaladas con algún que otro castañero aislado. El camino se cruza varias veces por la tubería hasta que llegamos a dos ejemplares centenarios de pinos canarios (Pinus canariensis). A la izquierda nos podemos asomar al Barranco de Amance y observar las magníficas panorámicas que ofrece el paisaje desde este lugar. Llega un momento en que el camino de subida se bifurca hacia el Monte de los Frailes, no significa que se acaba aquí, la senda sigue en fuerte pendiente hacia la Galería de los Huecos. Nuestro recorrido debe ser por esa bifurcación que se adentra por la derecha hacia dicho monte por un sendero ancho y llano bordeado de muchos Brezos (Erica arborea) y Pinos (Pinus canariensis); también hay Fayas (Myrica faya) y Acebiños (Ilex canariensis), estos últimos característicos por tener las bayas de su floración de color rojo intenso. Este camino fue construido para instalar un canal sobre él, por ese motivo es tan llano y ancho, por alguna causa no prosperó la construcción y aquí ha quedado para recorrer este precioso entorno.

Unos minutos de recorrido y damos paso a una bifurcación; si seguimos el cauce natural del camino, nos conducirá; después de cruzar un tramo de mucha vegetación con Jaras (Cistus monspeliensis), Tabaibas (Euphorbia broussonetii), Brezos (Erica arborea), Cruzadillas (Hypericum reflexum), etc.; a un pequeño túnel que salva un risco y que termina justo después de cruzar éste. En este punto debemos dar la vuelta ante la imposibilidad de seguir adelante y regresar hasta la bifurcación, donde podemos seguir la pista forestal del Monte de Los Frailes hasta una pequeña capillita que alberga una imagen de San Isidro y otra de Santa Mª de la Cabeza y alrededor de ésta una zona de ocio con agua potable, servicios y lugares acondicionados para comer.

El regreso hasta el punto de partida se realiza por los mismos caminos y senderos que nos han traído hasta aquí.


HISTORIAS, LEYENDAS Y ANECTODAS

..
 
La tubería de la Galería de Los Huecos baja por el sendero.
 
 
El sendero junto al canal que baja desde la Galería de Amance.

Los lugares mas importantes en esta visita son, aparte de la importancia que tiene conocer los caminos antiguos que usaban nuestros predecesores, las galerías de Amance y El Drago, ya que formaron parte de las mas caudalosas del municipio en los años 40, junto a la de Los Huecos y otras menos caudalosas, que no importantes. En los años posteriores el suministro de agua potable para el pueblo fue de éstas galerías, así como la utilización para regadíos y fuentes públicas.

La construcción de estos túneles para obtener agua comenzó en Canarias, concretamente en la Isla de Tenerife, a mediados del siglo XIX, utilizándose para ello métodos rudimentarios manuales, pasando luego a formas mas prácticas como martillos de aire comprimido y dinamita. Éste último muy peligroso ya que dio lugar a varios accidentes mortales en toda la isla. La construcción consistía en hacer un túnel recto y con un desnivel minimamente ascendente de aproximadamente 2 metros de altura por 1,5 de ancho, con una canalización lateral por donde discurría el agua y una profundidad que dependía del lugar donde se hacía, llegando incluso a los 8 kilómetros; concretamente en el municipio de Arafo, que es el que nos ocupa, la mas larga tiene mas de 4 kilómetros y las que visitamos tienen mas de 3.

Mayoritariamente las galerías suelen estar cerradas con una puerta de hierro, ya que es muy peligroso adentrarse en ellas porque en su interior hay gases mortales surgidos de emisiones volcánicas. En los alrededores de las bocaminas hay cuartos con maquinaria y habitaciones que eran usadas por los trabajadores, ya que éstos permanecían en sus lugares de trabajo durante meses sin ver a sus familias y para cobrar sueldos míseros en unas condiciones laborales precarias. Todos estos lugares tienen historia ya que han sido hechos con el arduo esfuerzo de nuestras familias y lo han dejado para el disfrute de quien nos gusta recorrer sitios no transitados habitualmente.


© Fotografías y texto de Francisco Fariña
francisco_farina@yahoo.es

 
Volver al comienzo