¿quieres participar en nuestras excursiones y actividades?
<< Canarias
BARRANCO DE HERQUES
.

Descendiendo al Barraco de Herques desde el puente
Es un rápel extremo de unos 40 metros en mitad de un puente bajo la carretera donde se cruza con el barranco y que está justo antes del túnel para entrar al municipio de Güimar

...

BARRANCO DE HERQUES
(GÜIMAR FASNIA)

En fecha tan temprana, como 1762-1763 se descubrió un enterramiento, del que Viera y Clavijo escribió: Al tiempo que se escriben estas Noticias, se acaba de descubrir un panteón excelente.....Está en cerro escarpado del barranco de Herque, entre Arico y Güímar, en el país de Abona, tan llena de momias, que no se contaron menos de mil.

Ver croquis>>

 
 
El grupo que realizó el descenso: Francis, Manolo y Valentín
...
 
Vistas del Barranco de Herques

Domingo 9 de octubre de 2005, después del verano y las vacaciones, con las pilas cargadas y con ganas de aventura, quedamos con algunos del grupo para hacer un descenso sencillo en el sur de la isla. Al final sólo iremos Manolo, Valentín y un servidor, porque los demás, por alguna razón, no han llegado. Vamos directos al cruce con el municipio de Fasnia en la TF-1, para desde allí tomar la TF-620 hacia el casco del pueblo. En este cruce, hay un Bar-Restaurante de estilo moruno muy agradable, con un mirador hacia la Playa de Los Roques donde poder tomar un aperitivo y pasar un buen rato. En este lugar dejamos un coche ya que es necesario hacer una combinación para ir hasta la cabecera del barranco. Tomamos el otro vehículo por la TF-620 hacia el casco del municipio, desviándonos a la derecha a unos 300 metros del cruce, donde hay un restaurante, para tomar por una vía secundaria que nos llevará sin tantas curvas hasta la TF-28 o comúnmente llamada Carretera Vieja hasta las afueras del centro municipal. Fasnia www.fasnia.com es un municipio de unos 2.600 habitantes y 45 km2 de extensión que van desde los límites del Parque Nacional del Teide, en la Montaña de la Carnicería y mas concretamente en los Volcanes de Fasnia, erupción histórica de 1705 cuyas coladas de lava sepultaron el Barranco del Volcán y llegaron casi a la altura del pueblo; pasando por el Parque Natural de la Corona Forestal, paisaje protegido que rodea toda la Isla y que al municipio corresponde unas 1792 hectáreas; hasta la costa, desde la Playa de Topuerque donde desemboca el Barranco de Herques, hasta la Punta de Hondura pasando por la Playa de los Roques. Tiene varios sitios de interés histórico-cultural como la Iglesia de San Joaquín del año 1791 con una imagen del siglo XVII; la Iglesia de Ntra. Sra. del Carmen, en el barrio de La Zarza y en lo alto de la Montaña de Fasnia una pequeña ermita donde se venera la Virgen de los Dolores. En cuanto a espacios naturales destaca el paso del antiguo Camino Real, el Caserío de Archifira, en la parte alta y el Sitio de Interés Científico del Acantilado de la Hondura de unas 38 hectáreas y que está formado por grandes coladas basálticas erosionadas por la acción del mar y dando lugar a grandes acantilados. Es de destacar que este espacio fue protegido con la finalidad de preservar la Piña de Mar (Atractylis preauxiana) y su ecosistema, ya que es el único lugar de la Isla donde sobrevive. Por último, haciendo de límite natural con el municipio de Güimar, el Monumento Natural del Barranco de Herques, cuya morfología es característica de la parte sur de la isla, de notable belleza paisajística y ecosistemas variados, desde pinares en la zona alta, pasando por cardonal-tabaibal en las medianías y vegetación típica de zonas costeras en cotas cercanas al mar.

Tiene una superficie de unas 152 hectáreas y una longitud aproximada de 6 kilómetros, que nace en la Corona Forestal, concretamente en las Casas de Archifira y desemboca en la Playa de Topuerque; nosotros lo descenderemos desde la cota 450, en el Km. 48,3 de la carretera TF-28 con un recorrido aproximado de 3 kilómetros; para ello comenzamos con un rápel extremo de unos 40 metros en mitad de un puente bajo la carretera donde se cruza con el barranco y que está justo antes del túnel para entrar al municipio de Güimar. Digo extremo porque la salida es tremendamente expuesta sin apenas lugar para apoyar los pies, sólo una pequeña repisa donde descansarlos y agarrarse con una mano a la borda y con la otra a los aparejos de descenso, es ideal para practicar "puenting", de hecho es usado para tal fin. La base del puente está cubierta por muchas Vinagreras (Rumex lunaria), junto a Tabaibas (Euphorbia broussonetii), Bejeques (Aeonium ciliatum), Cardoncillos (Ceropegia fusca), incluso alguna Higuera hace acto de presencia, vegetación característica de estas zonas bajas. Inmediatamente, a no mas de 50 metros, nos encontramos con el siguiente salto, de unos 30 metros de altura cuyos anclajes están en una gran roca; éste y los siguientes saltos están formados por roca basáltica y por materiales volcánicos de diferentes procesos eruptivos que en algunas ocasiones son diques que cortan perpendicularmente el cauce. A partir de este lugar iniciamos una travesía de unos 700 metros de longitud por un cauce tremendamente ancho y llano, cercado por grandes laderas de mas de 300 metros de altura plagadas de grandes ejemplares de Cardones (Euphorbia canariensis) y Tabaiba dulce (Euphorbia balsamifera); nos vamos haciendo paso por un sendero entre Vinagreras y Balos (Plocama pendula) que a medida que descendemos de altitud van siendo mas numerosos, formando auténticas selvas y haciendo muy agradable y fresco el itinerario.

..
 
Un espectacular cardón y ejemplares de cardón que bordean el camino real
 

Algún ejemplar de Cardoncillo (Ceropegia fusca) y varios Cabezotes (Carlina salicifolia) se entremezclan con un arbusto de flores malvas que aún no he identificado y que no logro hacerlo. Pronto llegamos a una zona donde el barranco se estrecha y hace una pequeña curva, la vertiente derecha se alza majestuosa dejando entrever el basalto en forma de grandes prismas superpuestos; estamos en el tercer salto, es de unos 25 metros y en su base hay una gran cueva de poca profundidad. Por aquí encuentro una pequeña flor de color malva, el Romero Marino (Campylanthus salsoloides) común localmente en estas cotas bajas del sur de la isla, junto a gran cantidad de Balos y Vinagreras. El firme por esta zona es mas pedregoso formado por roca caliza erosionada completamente por la acción de agua al discurrir en época de lluvias. Después de unos 500 metros de camino por terreno mixto de tierra y grandes piedras, llegamos donde el Camino Real cruza este magnífico barranco; esta es la zona donde se ubican las famosas cuevas de Herques que sirvieron de morada a los Guanches y donde se encontró una necrópolis con muchas momias (según el historiador Viera y Clavijo), por lo tanto este es uno de los lugares arqueológicamente mas importantes de Canarias, ya que era la frontera natural entre los Menceyatos (Reinos) de Abona y Agache. Por la vertiente derecha, entre los escarpes de la ladera, sube el camino entre muretes de piedra hasta el Lomo de la Ovejera y por la vertiente izquierda, a 10 metros del cauce, aún quedan algunos restos del pavimento original empedrado entre dos ejemplares de Cardon y alguna Tabaiba Dulce que sube en dirección al municipio de Güimar.

En este punto hay una vía evidente de escape tanto para Fasnia, hacia el sur, dirección al casco urbano, como para Guimar, dirección norte; pero nuestro destino es seguir bajando el barranco, para lo cual preparamos los anclajes que están justo en este lugar, a la derecha de una cascada en forma tubular estrecha de unos 20 metros de altura donde nacen algunos helechos y la trepadora Hedera canariensis comúnmente conocida como Yedra.

Mas adelante encontramos otro salto estrecho de 15 metros donde cuelga algún Cardón y crecen varias Tabaibas, en su base hay una cueva de poca profundidad, los Balos son numerosísimos, en cuanto que parece que son las únicas plantas que crecen por aquí; hacemos una travesía entre ellos unos 600 metros por una especie de sendero de firme muy terroso y seco ya que por aquí no llueve desde el invierno pasado; hasta el siguiente rápel, éste es de unos 20 metros con un pequeño volado, en una pared de basalto terminando en varias cuevas en su base. Por esta zona, hay caprichosas formas en las paredes del barranco que le dan un aspecto algo misterioso al lugar. Seguimos unos 300 metros de trayecto por una zona donde se estrecha el cauce y donde las laderas están plagadas de un ecosistema de Cardonal-Tabaibal digno de mención, ya que los ejemplares que aquí hay son espectaculares en cuanto a belleza y tamaño. El próximo salto es de 15 metros compuesto de dos repisas, sin apenas dificultad, enfrente hay una gran cueva en forma de bóveda de poca profundidad ideal para refugiarse.

Después de unos 300 metros de camino, está el último salto de 25 metros por una cascada pétrea completamente lisa por la erosión del agua. A partir de aquí la travesía discurre por varias pequeñas curvas y por un estrechamiento del cauce donde consigo ver la Micromeria teneriffae, endémica del lugar, la Magarza (Argyranthemum gracile) y el Granadillo (Hypericum canariense) entre Balos (Plocama pendula) que no nos han dejado de acompañar en todo el recorrido. Después de pasar por dos destrepes muy sencillos de unos 10 metros de altura y una zona de desprendimientos donde hay tres grandes piedras superpuestas, el cauce vuelve a convertirse esta vez, en una cuenca muy ancha con grandes paredes verticales que dan un aspecto magistral al barranco. Estamos en la cota 50, hemos llegado al final del descenso y con ello a la parte mas delicada del recorrido, tenemos que caminar por el arcén de la autopista TF-1 aproximadamente 1 kilómetro hasta el cruce de Fasnia, donde hemos dejado el primer coche está mañana. Este tramo es peligroso pero lo tenemos que hacer porque no hay otro camino; con mucho cuidado vamos progresando por dentro de la valla hasta llegar al lugar de encuentro donde después de un buen cortado y una agradable charla nos vamos a recoger el otro coche que hemos dejado en la cabecera del barranco y con las ganas de repetir nos despedimos hasta la siguiente aventura.

© Fotos, texto y croquis de Francisco Fariña

francisco_farina@yahoo.es

 
Volver al comienzo