¿quieres participar en nuestras excursiones y actividades?
<< Canarias
Barranco del Infierno
municipio de Adeje
.....
Valentín y Roberto en la zona de la Curva
...

Barranco del Infierno

Municipio de Adeje

 

 
....
La peña en el primer Balcón antes de partir

El Municipio de Adeje (http://www.costa-adeje.es/), en el sur de la Isla de Tenerife es mi destino de esta magnífica ruta, pero no la parte de costa, que dicho sea de paso es una zona hecha artificialmente para el turismo, sino la parte alta , donde está el casco urbano de este bello lugar, el Barranco del Infierno. Tenemos que salir temprano ya que está a una hora de distancia de donde vivo, he quedado con Valentín, Fermín y Roberto a las 8.00 de la mañana en el bar para tomarnos unos cortados antes de partir. Vamos por la autopista TF-1 dirección sur hasta llegar al cruce que nos indique ADEJE, tomamos la bifurcación que nos llevará al casco urbano, pasamos por el Ayuntamiento y por la Iglesia de Santa Ursula, del siglo XVI y doblamos a la izquierda, hay una señal que nos indica el camino hasta el comienzo del sendero, veremos un cañón que servía para la defensa de la Isla expuesto en lo que fue una plaza donde se encontraba la Casa Fuerte, antigua residencia de los Marqueses de Adeje. Unos metros mas arriba, después de pasar una pequeña fuente de agua a la izquierda y aparcar el coche, encontramos un pequeño llano amurallado con un cartel informativo sobre el barranco, hay un restaurante con una terraza con vistas hacia él, este es nuestro punto de partida.

Desde este lugar se pueden observar las grandes paredes del barranco y uno no se imagina que por aquel lugar hay un sendero de casi 3,5 kilómetros por su cauce, y que a partir de unos dos kilómetros discurre un arroyo con muy poco agua que hace más agradable aún el "paseo".

El día esta claro y hace bastante sol, pero no mucho calor, es octubre y por estas fechas hay una temperatura agradable. Este espacio, que está catalogado como Reserva Natural Especial en la Ley de Espacios Naturales de Canarias, es el más visitado de Tenerife, después del Parque Nacional del Teide, ya que con sus 3 .5 kilómetros de longitud, alberga gran cantidad de especies vegetales tales como pencas, tabaibas amargas, tabaibas dulces, verodes y aulagas en su parte mas árida y en la parte más húmeda y de mayor altitud podemos encontrar peralillos, almácigos y sauces, entre otras. Es un espacio muy frágil, por ese motivo tenemos que cuidarlo y ser conscientes de su conservación, pero ello no implica tener que cerrarlo para cobrar una entrada, cosa que me parece una desfachatez por parte de las autoridades tanto municipales como insulares.

 
....
Francis (autor del reportaje) en la Cascada de La Curva
Empezamos a caminar por el sendero que es muy evidente y el riesgo de perderte por aquí es nulo ya que sigue el cauce del barranco sin posibilidad de desviarte por ningún sitio, es un sendero de firme terroso y aplanado por la cantidad de personas que lo caminan y diferentes niveles de subida y bajada, con pequeños puentes sobre el agua, por ello hay que tener un poco de precaución con los resbalones. Durante el camino podemos encontrar algunos miradores acondicionados para sentarse y admirar la belleza de estos lugares, en alguno de ellos paramos y hacemos algunas fotos y comentamos algunas cosas referentes a este espacio natural. Llegamos al lugar conocido como La Curva donde hay un pequeño registro de agua y un mirador y es ahí donde empieza a canalizarse el pequeño arroyo que baja por el cauce, a partir de aquí la vegetación cambia y comienza a ser más rica y abundante y podemos ver sabinas y alguna palmera. Durante casi todo el recorrido, hasta La Cascada, el sendero es muy pintoresco y húmedo abundando especies vegetales como sauces, marmolanes, peralillos y en las laderas mas alejadas algún ejemplar de drago. Hay que tener precaución y no descuidar nunca la vista hacia las paredes que nos rodean porque algunas veces hay desprendimientos que pueden ser peligrosos, sobre todo en la época después de las lluvias. Tuvimos ese día un pequeño susto ya que oímos la caída de una piedra, que por el sonido que llevaba, parecía que pesaba unos cuantos kilos, no la vimos caer pero corrimos y nos agachamos y al final el susto nos llevo a terminar la excursión antes de lo previsto, pero esta anécdota fue al regreso. Aún estamos cruzando en algunos tramos el cauce y nos acercamos a alguna poza a refrescarnos un poco y hacer alguna foto, ya queda poco para llegar a La Cascada, final del trayecto y el lugar más emblemático de esta ruta. Después de unos minutos llegamos a ella, es una cascada de unos 35 metros de altura en dos tramos y una gran poza en su caída y un llano donde podemos estar un buen rato admirando este paisaje y comer algo para reponer fuerzas, éste es un lugar muy frecuentado, por lo cual en días festivos pueden haber muchos turistas, por ello recomiendo venir, si es posible, un día entre semana. En esta poza final del tramo esta prohibido el baño, pero casi todo el que llega aquí, mas si es en verano, no puede evitarlo, por eso digo que es conveniente concienciar a las personas que lo visiten de lo frágil que puede ser este lugar.

Detrás de la cascada, de imposible acceso desde aquí, hay un salto de unos 105 metros en forma de cilindro por donde cae el agua que viene desde el naciente, para llegar ahí hay que hacer el descenso integral del barranco desde Ifonche, en los altos de Adeje, donde podemos encontrar una extraordinaria garganta con tres cascadas espectaculares de 60, 90 y 105 metros de altura y unos largos desfiladeros con abundancia de zarzas y otras especies vegetales canarias, pero eso ... será otra historia

© texto,fotografías, e ilustración Francisco Fariña
francisco_farina@yahoo.es

 
Volver al comienzo