¿quieres participar en nuestras excursiones y actividades?
<< Canarias
DESCENSO DEL BARRANCO DE LOS CARRIZALES
(PARQUE RURAL DE TENO)
.
Valle del Palmar y Montañeta de El Palmar
El grupo preparado para partir
...

DESCENSO DEL BARRANCO DE LOS CARRIZALES
(PARQUE RURAL DE TENO)

Abril de 2003, hoy vamos hacia el norte de la Isla, hemos quedado con el grupo en Santa Ursula, en la gasolinera que está en la autopista del norte para reunirnos, desayunar y comentar la salida de hoy. Nos dirigimos hacia Buenavista del Norte, municipio que está situado en el extremo occidental de la Isla, su parte alta está dentro del límite del Parque Rural de Teno y el Barranco que vamos a descender también. Buenavista es un municipio de unos 6000 habitantes, su mayor riqueza patrimonial es la Iglesia de Nuestra Señora de los Remedios, erigida en 1513 y el Convento de Franciscanos fundado en 1648, que junto con su bello casco urbano, merece la pena una relajada visita. Nos dirijimos a él y por la carretera TF-436 subiremos por el bello Valle de El Palmar, hacia el barrio del mismo nombre y en el que destaca la Montañeta del Palmar, montaña de emisiones de lava de las erupciones volcánicas que dieron lugar al citado Valle.

...
 
Despuës del primer salto
 
 
Valentín en el primer rapel
 
 
Manolo en un tobogan
 
 
Un pequeño descanso

Después de pasar por el Barrio de Las Portelas, nos encaminamos hacia el caserío de Los Carrizales, allí seguimos la carretera hasta las casas de Carrizal Bajo, donde se acaba el asfalto, dando lugar luego a una pista de tierra que no está en muy buenas condiciones, pero son solo unos 300 metros para llegar al punto de partida. Hay que destacar las vistas espectaculares, subiendo por la carretera, de los Barrancos de la parte noroccidental de la Isla y del Valle de El Palmar y hacia el Sur, del Monte del Agua.

El cauce del Barranco es evidente desde el aparcamiento del coche, sigue la pista pero no es conveniente continuarla, se termina unos metros más adelante, hay un pequeño puente desde donde se puede ver la cantidad de agua que va bajando.

Referente a la parte técnica, es recomendable hacer este descenso después de la época de lluvias ya que el agua no está tan estancada, este es uno de los pocos barrancos de la Isla con agua en casi todo su cauce. En cuanto al material personal, el traje de neopreno es esencial, ya que es un barranco que tiene poca incidencia de sol y el agua suele bajar muy fría. El casco no debe faltar, arnés y una baga de anclaje y con dos cuerdas de 25 metros bastará, el equipamiento es tipo químico y está en buenas condiciones.

Después de caminar por un estrecho y resbaladizo sendero, sembrado de cañas que inundan el camino, comenzamos a ver ya el agua como discurre por el cauce, siendo inevitable empezar a mojarnos.

El primer rápel es el más alto, de unos 15 metros, un poco delicado ya que hay que balancearse un poco a la izquierda para esquivar la cascada, pero de fácil escape, desembocando en una poza poco profunda. A partir de aquí la diversión en este descenso está asegurada ya que cualquier tipo de persona con un mínimo conocimiento de las técnicas de rápel puede hacerlo, eso si, acompañada siempre de algún guía experto. Abundan pozas bastantes profundas donde es necesario nadar unos metros, otras poco profundas donde se sale caminando, toboganes naturales horadados por el agua en la roca y rápeles al lado de cascadas muy bellas y de no mucha altura que no son peligrosas. En cuanto a belleza, este es un barranco con unos paisajes irrepetibles, unos acantilados de mas de 300 metros de altura modelados por los efectos erosivos volcánicos mas antiguos de la Isla y habitados por cabras salvajes que recorren estas escarpadas laderas. Después de unos 2.000 metros de descenso y cuando veamos que el agua deja de correr llegamos a un promontorio con una gran roca, será el final del descenso, aunque podríamos seguir hasta la playa después de unos tres saltos mas, pero éstos ya sin agua, es una playa solitaria de arena negra y muy abierta al mar. Este es un buen lugar para cambiarnos de ropa, comer algo y secarnos un poco al sol, ya que aquí se abre el barranco y la incidencia del sol es mucho mayor que en su recorrido anterior. A nuestra derecha, mirando al océano, está el sendero de regreso, es un poco difícil de divisar, aunque algún desaprensivo ha hecho unas grandes marcas con pintura blanca que a veces inducen a error porque no es el camino original, por ello es útil seguir los mojones hechos con piedras. Estos son parajes casi inhóspitos y nadie suele pasar por aquí, precaución en algunos tramos algo expuestos como en el "Paso del Viento" por el vértigo y en el "Puente de Cho Luis" por posibilidad de perder el equilibrio.

El regreso tiene espléndidas vistas del cauce por donde hemos bajado y del Océano Atlántico con la Isla de La Gomera de fondo. Casi llegando al lugar donde esta el coche también tiene buenas panorámicas del Lomo del Viento y del Pico de Las Aneas y de los campos de cultivo y las casitas dispersas del caserío de Los Carrizales.

BIBLIOGRAFÍA:
Descenso de Cañones TENERIFE (TomoI)
Autor: Eduardo Gómez
.

© Fotos, texto y croquis de Francisco Fariña

francisco_farina@yahoo.es

<< Ver plano de situación del barranco ampliado
 
Volver al comienzo