¿quieres participar en nuestras excursiones y actividades?
<< Canarias
CASERÍO DE CATALANES
.....
Roque Negro

 

CASERÍO DE CATALANES
(PARQUE RURAL DE ANAGA)

"... Entre los hábitat naturales de Anaga se encuentran algunas de las mejores manifestaciones de los ecosistemas de Canarias. Destacan por su buen estado de conservación, los bosques de laurisilva de sus cumbres, sabinares como el de Afur, los cardonales tabaibales del extremo oriental del macizo,  pequeños enclaves de pinar y comunidades de agua dulce como las del Barranco de Tamadite. Este abanico de comunidades alberga numerosas especies animales y vegetales, con más de 120 endemismos locales (exclusivos de Anaga), algunos de ellos muy escasos y amenazados..."

Del PARQUE RURAL DE ANAGA
Folleto editado por la Consejería de Política Territorial y Medio Ambiente del Gobierno de Canarias

...
 
Barranco de Valle Seco desde la ermita

Domingo 4 de septiembre de 2005, día caluroso para hacer un recorrido largo, por ese motivo sólo voy a dar un pequeño paseo por los alrededores del caserío de Catalanes en el Parque Rural de Anaga. Por la carretera TF-1123 viniendo desde La Laguna y después de evitar el desvío hacia Las Carboneras y el del Pico del Inglés, paro en el cruce con la TF-1136 que va hacia el caserío de Afur, lugar de preciosos paisajes y buena comida. Hay un mirador desde donde se divisa una panorámica excelente del Monte de Las Vueltas, por donde pasa el Camino Real de las Vueltas, la única vía de comunicación que venía desde el pueblo de Taganana hacia La Laguna. Viniendo a este espacio protegido no debe faltar la visita a un bello lugar con mucha historia como es Taganana ya que alberga mucha tradición, como la Iglesia de Nuestra Señora de las Nieves y junto a ella la Ermita de Santa Catalina, del siglo XVI, Bien de Interés Cultural (BIC) y una de las mas antiguas de la isla,  donde se pueden apreciar unas tablas flamencas del mismo siglo y diverso patrimonio artístico y cultural como un archivo parroquial del año 1548. Después de la conquista, en 1501, Alonso Fernández de Lugo fue repartiendo tierras en Anaga a los castellanos, algunos fundaron el caserío de El Portugal en un lugar muy fértil en agua y pastos, a partir de ahí fue creciendo y desarrollándose el primer y mas importante asentamiento de la comarca por sus peculiaridades fructíferas, fue el que hoy conocemos como Taganana. El Portugal fue el barrio original, por lo tanto es imprescindible una visita para admirar la belleza y sencillez de la arquitectura tradicional canaria. Siguiendo hacia la costa podemos admirar el impresionante Roque de las Ánimas y visitar la Playa del Roque de las Bodegas y la de Almáciga donde nos ofrecen, en sus restaurantes, todo tipo de comida canaria a base de buen pescado fresco.

La bajada que va hacia Afur es una carretera estrecha que pasa por Roque Negro, lugar muy pintoresco de casas dispersas donde un gran roque protagoniza el paisaje. En Afur recomiendo las comidas de un pequeño restaurante en la plaza del pueblo y el sendero del Barranco de Tamadiste que desemboca en la playa del mismo nombre.

...
 
Sendero de INCHIRES

Estoy en el cruce del mirador donde hay un restaurante, actualmente cerrado, desde donde parte un sendero hacia la carretera que va hasta el Caserío de Catalanes, en suave descenso y serpenteante entre terrenos de cultivo y rodeado de brezos (Erica scoparia) hasta la carretera. Al llegar a ella lo cruza y sigue descendiendo dirección a Maria Jiménez y Valleseco, barrios de Santa Cruz en la costa sureste de la Isla. Cruzando la calzada el camino sigue descendiente entre una pequeña casa y varios huecos tallados en la toba a modo de bebederos que intuyo hayan sido hechos antiguamente para dar de beber al ganado. Hay varios terrenos de cultivo y algunos Laureles (Laurus azorica) aislados entre Pencones y Brezos, la senda se hace cada vez mas empinada, yendo a parar al cauce del Barranco del Bufadero que baja por el barrio de Valle Grande y va a dar al barrio de María Jiménez, las Adelfas (Euphorbia mellifera) y algún que otro Cabezote (Carlina salicifolia) junto a muchas Pencas, bordean este camino que se pierde serpenteante hacia abajo. En este punto decido no seguirlo porque hace mucho calor y luego la subida se haría muy pesada, entonces vuelvo a la carretera y tomo hacia el caserío de Catalanes, formado por algunas casas dispersas con terrenos cultivables y en la mayoría de los casos cultivados de papas, viña, cebollas, etc. combinado con árboles frutales como nispereros y otros. Destaco en una pequeña huerta, en el fondo de un pequeño barranquillo, mucha cantidad de Ñames, que en estas tierras se dan muchos y muy buenos, es un tubérculo con el cual se hacen exquisitos platos. Siguiendo la carretera llego al final de ésta, donde hay una pequeña y coqueta ermita de reciente construcción, junto a un pequeño bar donde seguramente servirán buen vino de la tierra y algo que lo acompañe, porque los habitantes del lugar son muy afables y reciben al visitante con mucho cariño. El paisaje comprende una hermosa vista del Barranco del Bufadero con la costa al fondo y una gran cadena montañosa con grandes roques a mi derecha que baja hasta el mar y donde distingo varios senderos que cruzan el macizo y que van a parar al otro lado donde esta el Pico del Inglés y el Valle de Tahodio. Después de estar un buen rato por aquí disfrutando del silencio, la tranquilidad y los paisajes que ofrece la naturaleza en este lugar, desando los pasos que me han traído hasta aquí para llegar, después de una hora, al lugar donde tengo aparcado el coche, hace mucho calor y bastante humedad, así que el bochorno es notable. De regreso por la carretera TF-1123 me llama la atención, en el kilómetro 16, una entrada a un sendero señalizada  como "INCHIRES 0h, 45m", me llama la atención porque no me había dado cuenta hasta ahora, así que, en mi espíritu de curioso y aventurero, decido parar y curiosear un poco.                                   

...
 
Radar de Taborno ¿Atentado ecológico?

Es un sendero con suave descenso entre Brezos y Laureles, bordeado de vegetación característica de Laurisilva que en algunas zonas se vuelve llano y se despeja dejando entrever el paisaje protagonizado por el Roque Negro en primer plano y el Roque de Taborno en la ladera contraria, la que baja desde el Pico del Inglés hasta la costa de Tamadiste, y el Barranco de Afur que parte desde los riscos mas cercanos a este lugar hasta la costa, pasando por el caserío de Afur. Este sendero se cruza en algún lugar con la carretera TF-1127 que va a dar al poblado y seguramente será uno de los antiguos caminos que se utilizaban para comunicar los numerosos lugares de población dispersos por el macizo. Anaga una vez más me ha sorprendido, la pena que el calor sofocante no me haya hecho disfrutar con tranquilidad de los paisajes y de la gente; quizá en invierno sea mas recomendable viajar a estos lugares para poder disfrutar de verdad de los bosques húmedos y fríos de laurisilva y de la conocida neblina que se va introduciendo entre los árboles haciendo de este ecosistema un lugar fantasmagórico pero a la vez repleto de belleza como ninguno, y con ello disfrutar de un buen plato caliente de garbanzas compuestas con buen vino de la tierra en cualquiera de los numerosas fondas y ventas del lugar. Estoy esperando ansioso que llegue el invierno para volver a Anaga.                                       

 

© Fotos, texto y croquis de Francisco Fariña

francisco_farina@yahoo.es

 


 
Volver al comienzo