¿quieres participar en nuestras excursiones y actividades?
<< Canarias
GALERÍA DE CHACORCHE
IGUESTE DE CANDELARIA
.....
Galería de la Reina


GALERÍA DE CHACORCHE
IGUESTE DE CANDELARIA
(T.M. DE CANDELARIA)


...

 

FICHA DE LA RUTA:

COMO LLEGAR: Carretera TF-28, por el desvío que sube hacia Igueste de Candelaria.
COMIENZO: Plaza Dimas Coello (Igueste de Candelaria).
FINAL : Plaza Dimas Coello (Igueste de Candelaria).
DIFICULTAD: Media.
DURACIÓN: 3,5 horas (i/v), aproximadamente, siempre dependiendo de las condiciones físicas de cada persona y de la finalidad de la visita.
LONGITUD: 7 kilómetros (i/v), aproximadamente.
PROVISIÓN DE AGUA: En la Galería de Chacorche.
LUGARES DE INTERÉS: Galerías de agua, paisaje del Barranco de Chacorche, Pico de la Collada de la Osa, Lagar de la Mesa en la Plaza Dimas Coello.
INCONVENIENTES: Cúmulo de basuras y chatarra al comienzo de la pista.

   
 
 
A la aguililla es común verla y oírla.

Igueste de Candelaria es uno de los núcleos poblacionales más importantes del término municipal de Candelaria, tanto por su densidad de población, unos 1.700 habitantes, como por su importancia histórica, ya que en su comarca está el Caserío de Pazacola, actualmente en estado ruinoso, que fue el primer asentamiento humano después de la conquista; por él también pasa el antiguo camino de candelaria que viene desde La Laguna por el Llano del Moro y que en la actualidad se ha recuperado como camino de peregrinos para visitar a la Patrona de Canarias, la Virgen de Candelaria, en su fiesta litúrgica cada 2 de febrero; aunque desde hace bastantes años se ha sustituido por la fiesta popular del 15 de agosto. Es de destacar también el barrio de La Jiménez, un entorno rural compuesto por un conjunto de casas de arquitectura tradicional canaria.

Al itinerario que vamos a hacer hoy se accede desde la carretera TF-28, desviándonos por la vía que sube hasta Igueste de Candelaria, hasta llegar a la Plaza Dimas Coello, donde está el lagar de La Mesa de Igueste; frente a ella veremos el Camino de los Revolcaderos, donde hay una señal que indica Barranco de Chacorche a 1 km; esta carretera asfaltada nos llevará directamente al cauce del barranco donde hay una pequeña industria y varias viviendas, en este lugar podremos encontrar un caos urbanístico donde es posible ver basura y acumulaciones de chatarra, que nada tiene que ver con el paisaje que nos encontraremos 1 kilómetro aproximadamente mas adelante, después de pasar por un corral de cabras, donde también es posible que haya acumulo de basura.

...
 
A la derecha de la pista comienza el sendero.

La primera parte del recorrido discurre por una pista forestal de firme pedregoso donde es posible observar un ecosistema característico de zonas bajas como son los Balos (Plocama pendula) y Retamas (Retama monosperma) y un espectacular Cardonal-Tabaibal (Euphorbia canariensis y Euphorbia balsamifera) por las laderas agrestes del barranco; en los bordes del camino podemos ver el Mato Risco (Lavandula canariensis) y Magarzas (Argyranthemum frutescens). Llegaremos a un cruce de caminos con una señal indicadora; a la izquierda y siguiendo el marcado sendero de subida llegaríamos al Paraje de la Mesa en 3 kilómetros y si seguimos la pista, que es nuestro destino, llegaremos después de unos 2,7 kilómetros, a la Galería de Chacorche. En las laderas colindantes es fácil observar grandes cavidades volcánicas rodeadas de un precioso Cardonal-Tabaibal (Euphorbia canariensis y Euphorbia balsamifera) que posiblemente fueron morada de Guanches. A los bordes del camino alguna Higuera entre Vinagreras (Rumex lunaria) se entremezcla con solitarias Palmeras Canarias (Phoenix canariensis). Pronto encontraremos una tubería a la derecha junto al camino, que dejaremos una vez llegados al Pozo de Joncho, una infraestructura hidráulica con una pequeña central eléctrica que está relacionada con las captaciones de agua que se hicieron en el valle de Güimar en el siglo pasado; al otro lado del camino hay también una casa rodeada de cultivos.

La pista sigue su curso en suave ascenso y las paredes del barranco se acercan cada vez mas al cauce haciéndolo mas encajonado; en sus laderas abundan pequeños pinares de Pino Canario (Pinus canariensis). Llegamos a un tramo asfaltado y de fuerte pendiente que termina en el acceso al sendero que sube por la ladera derecha del barranco y que nos llevará directamente a la Galería de Chacorche, una señal nos indica el camino correcto, la galería en cuestión está a 2 kilómetros, y la Galería de la Reina a 0,6 kilómetros siguiendo el cauce, a la vuelta bajaremos directamente por él donde podremos visitar ésta y otra galería, la de Chinabargo y nos encontraremos en este punto para regresar por el mismo camino.

...
 
Tramo con escalones tallados en la tosca roja.
 
 
Canal de Araya y Galería de Chinabargo.

El sendero asciende entre bancales de antiguos terrenos de cultivo, esta zona era próspera en cuanto a agricultura se refiere ya que es muy rica hidráulicamente hablando. Hay muchas Tabaibas (Euphorbia balsamifera) y Retamas (Retama monosperma) que delimitan la marcada senda entre el escaso pinar. Después de cruzar el Canal de Araya, haremos caso de las señales homologadas como sendero local (blanco y verde) que indican el camino correcto, impidiéndonos el paso por encima del canal e invitándonos a seguir por la vereda. En este punto el firme del terreno está formado por escalones tallados en la tosca roja, haciéndolo muy resbaladizo en época de lluvias; desde aquí la panorámica del barranco es digna de una pequeña parada para hacer fotos. A los lados del camino crecen Jaras (Cistus monspeliensis), Escobones (Chamaecytisus proliferus) y Codesos (Adenocarpus foliolosus), junto a especies foráneas como la Pitera (Agave americana) y el Pencón (Opuntia maxima).

Seguiremos ahora por un tramo llano bordeado por paredes de piedra, hasta una pequeña bajada que nos llevara al cauce propiamente dicho del barranco, es aquí por donde al regreso bajaremos hasta la Galería de la Reina y la de Chinabargo; por lo tanto evitaremos este cruce de caminos y continuaremos en ascenso por el cauce del encajonado barranco. El ecosistema cambia y se hace más húmedo, ya que el sol tiene menos incidencia en el suelo, encontramos Taginastes (Echium virescens), Cerrajas (Sonchus gummifer) y grandes ejemplares de mas de 2 metros de altura de Tabaiba de Monte (Euphorbia balsamifera). En el estrato de pequeños arbustos localizamos la Corona de la Reina (Gonospermum fruticosum), la Palomera (Senecio heritieri) y la Magarza (Argyranthemum frutescens).

...
 
Tramo del sendero empedrado

El camino vuelve a desviarse del cauce, ya que un saltadero impide el paso de frente, así que daremos un rodeo; el firme en algunos tramos está empedrado y el desnivel es mas elevado en un corto trayecto del mismo, hasta llegar a otro trecho mas llano donde podemos asomarnos al cauce y ver su profundo tajo, para en unos minutos, dar comienzo a ascender entre el pinar por un sendero zigzagueante. Después de una breve bajada, llegaremos otra vez al cauce, esta vez mas amplio y formando un gran circo, donde en lo alto del risco podemos ver los cuartos de habitación de la Galería de Chacorche y por encima el pinar del Parque Natural de la Corona Forestal junto al Pico de la Collada de la Osa (1.198 m.) de impresionante presencia. El camino asciende suavemente por el cauce al lado del risco, cruzando por debajo de un puente de cemento y terminando en los cuartos de la maquinaria de la infraestructura hidráulica, justo al lado de la bocamina del túnel.

...
Tacoron-tilla (Dracun-culus cana-riensis).
 
 
La correguela (Convolvulus fruticulosus), muy común en zonas bajas y forestales.

Lugar perfectamente recuperado para visitarlo, ya que el interior alberga la maquinaria, muy bien conservada, que se utilizaba para generar aire comprimido para perforar en la galería y aparte dar energía eléctrica a todas las estancias. La bocamina está cerrada con una puerta de hierro y atrancada con un gran candado; una señal indica peligro y por fuera de ella están en exposición los vagones que eran usados para sacar escombros del interior. Por los alrededores observamos infinidad de Vinagreras (Rumex lunaria), Taginastes (Echium virescens) y Tabaibas de Monte (Euphorbia balsamifera). Por el contorno de la edificación de las habitaciones, donde hay un gran estanque vacío y un gran castaño, crecen Correhuelones (Convolvulus fruticulosus), Magarzas (Argyranthemum frutescens) y grandes ejemplares de Codesos (Adenocarpus foliolosus) y si estamos atentos podemos ver la esporádica Tacorontilla (Dracunculus canariensis), con su flor blanca y alargada en forma de espiga. Detrás de esta edificación asciende un sendero en fuerte pendiente por el pinar que va hacia Las Chapas de Araclara, dentro del Parque Natural de Corona Forestal; es opcional tomarlo, dependiendo del tiempo y de las ganas que tengamos de caminar. También, al fondo del barranco, y por la vertiente derecha, podemos ver un túnel que, horadado en la piedra para llevar el Canal del Río, pasa por las Verticales de Chacorche y va hasta La Florida, en el Valle Igonce en Araya de Candelaria.

La vuelta la haremos por el mismo camino, después de ver dicho túnel, hasta llegar al último cruce que encontramos cuando subíamos donde el sendero se desviaba del cauce; esta vez tomaremos por el mismo cauce del barranco, entre Tabaibas (Euphorbia balsamifera), Vinagreras (Rumex lunaria) y Cornicales (Periploca laevigata), para después de unos cinco minutos llegar a una pequeña bajada donde hay varios escalones tallados en la piedra y después de un pequeño destrepe, llegar a la misma entrada de la bocamina de la Galería de la Reina. Aquí hay un gran llano formado por la escombrera de la galería y debajo del risco una edificación cerrada con una puerta metálica que alberga la maquinaria.

...
 
Tramo final por la pista de tierra.
 
 
Pico de la Osa coronando el final del trayecto.

Sólo nos queda seguir por la pista de tierra en suave descenso, hasta llegar a un puente que la cruza y que es el que trae el Canal de Araya. Seguidamente está la Galería de Chinabargo con su correspondiente edificación. Por los alrededores hay Cabezotes (Carlina xeranthemoides), Cardos (Carduus baeocephalus), con su inflorescencia morado pálido, Vinagreras (Rumex lunaria), Magarzas (Argyranthemum frutescens) y demás flora característica de las cotas bajas. Enseguida encontraremos el desvío señalizado para ir a la Galería de Chacorche, tomaremos la indicación Plaza de Ajoreña a 1,7 km, que nos señala la pista hacia abajo, la misma nos llevará después de esa distancia al mismo punto desde donde partimos esta mañana, en la Plaza Dimas Coello.

El municipio de Candelaria debe ser ejemplo para otros pueblos y comarcas del Valle y fuera de él, en cuanto a recuperación, señalización y mantenimiento de sus recursos naturales. Ha sabido estar a la altura y ha pensado en los visitantes de estos lugares, tanto locales como foráneos, y ha recuperado su ecosistema para las generaciones futuras.

Enhorabuena por la gestión, seguiremos visitando y conociendo este maravilloso lugar del sureste de la Isla de Tenerife.

© Fotos, texto y croquis de Francisco Fariña

francisco_farina@yahoo.es

 


 
Volver al comienzo