¿quieres participar en nuestras excursiones y actividades?
<< Canarias

CHAMORGA- CASAS DE TAFADA

.
Chamorga desde el Roque del Pilón
...

CHAMORGA- CASAS DE TAFADA

 

Noviembre, día 16, 2003 el día no amanece muy claro, algunas nubes tienen mala pinta, pero no creo que llueva, mi rumbo es de nuevo, el Macizo de Anaga, voy al caserío de Chamorga, el mas oriental de toda la Isla y donde se termina toda posibilidad de seguir circulando con el coche. Chamorga es uno de los caseríos mas pintorescos y el más importante en cuanto a población se refiere de Anaga-Norte. En el centro del pueblo hay una Ermita donde se venera la Virgen de la Purísima, una imagen del siglo XVII que ha sido restaurada recientemente y también una réplica de la Virgen de Candelaria muy hermosa pero en muy malas condiciones que necesita una restauración urgente. Rodeando la Ermita hay una plaza muy pequeña y al mismo tiempo acogedora donde se hace apetecible un rato de tranquilidad y silencio admirando el paisaje que ofrece este lugar, enfrente de la plaza sale un sendero hacia el Mirador de Cabezo del Tejo.

...
 
Casas de Tafada
 
 
Cresta por el acantilado de Roque Bermejo

Siguiendo unos metros por la carretera, hasta el final, en el número 19, hay una ventita muy antigua, de las de antes, con un mostrador de madera muy antiguo y unas estanterías también muy viejas, incluso el piso es de cemento, muy desgastado; al lado está el Bar-Restaurante "Casa Alvaro", muy frecuentado por las gentes del lugar y por caminantes y extranjeros que visitan este sitio. Detrás de la ventita sale el sendero señalizado como Tafada: 0,30 min., Roque Bermejo: 0,50 min. y Las Palmas 2,15 hs. El camino comienza en subida entre pencas y piteras, también hay algunas casas; a mi izquierda se eleva el Roque Bichuelo rodeado de riscos impracticables, un poco mas adelante hay un "goro" con cabras, el sendero es de subida con poco desnivel, mientras continuo, miro atrás y veo el caserío, las laderas del valle están verdes, ha llovido estos días y el ambiente que se respira es limpio, sin ningún tipo de contaminación, aquí solo hay naturaleza en todo su esplendor. Después de pasar por unas escaleras talladas en la roca, llego al Roque El Pilón, un roque con forma extraña que da la impresión de que se va a caer, a su alrededor hay varias vereditas que no van a ningún sitio, desde aquí puedo observar el sendero que va hacia Roque Bermejo el cual se utilizaba antiguamente para traer los suministros que traían los barcos al pequeño embarcadero que hay en ese caserío, desde allí se puede ir perfectamente al Faro de Anaga, lugar más oriental de la Isla de Tenerife. Sigo en dirección a las Casas de Tafada, el sendero por aquí se torna resbaladizo, hay mucha umbría, es muy húmedo y hay mucha vegetación de laurisilva, por el risco surge mucha humedad que da lugar incluso a inundar buena parte del camino, por aquí advierto alguna Canarina canariensis o comúnmente conocida "campanilla", muy característica de estos lugares. Después de pasar por una zona de cultivos llego a un tramo del sendero un poco complicado ya que hay posibilidad de vértigo, el camino está excavado en forma de escalera por una pared de piedra que da varias curvas y apenas tengo espacio para agarrarme, la senda a partir de aquí es muy pintoresca, hay varios miradores naturales desde donde puedo ver el paisaje inigualable de esta parte de Anaga con el caserío de Chamorga casi siempre presente, en una curva, encuentro de pronto después de una pequeña bajada, dos casas juntas en ruinas, son las Casas de Tafada, están completamente en ruinas, buena idea sería que el Cabildo Insular comprara este terreno y restaurara las casas, servirían como refugio a caminantes, pero como siempre, hay cosas más importantes donde despilfarrar el dinero público.

En este lugar hay un cruce de caminos, a la derecha el camino me lleva a crestear por encima de los acantilados del Barranco de Roque Bermejo, hasta llegar a un mirador natural donde se divisa, al fondo, el Faro de Anaga y el Caserío de Roque Bermejo. A la izquierda, está el sendero hacia el Caserío de Las Palmas, también a la izquierda y al lado de las casas, el sendero lleva al Faro de Anaga, después de pasar por el Mirador de la Asomada de la Cruz, desde el Faro también se puede ir a Las Palmas. Y a mi espalda está el sendero hacia la Cruz del Draguillo. Desde este punto decido crestear por el acantilado hasta llegar al final, donde hay unas vistas espléndidas del Faro de Anaga y Roque Bermejo, y también de los Roques de Anaga.

Es un sitio muy ventoso, tengo que tener precaución ya que no hay ningún tipo de protección y puedo resbalar por el barranco, busco un lugar mas protegido y estoy un buen rato admirando y fotografiando el paisaje que tengo ante mi, aquí me siento dueño y señor de todo esto ya que soy la única persona que está aquí en este momento, ni siquiera por los senderos que discurren mas abajo se ve un alma, es un momento alucinante. Me quedo impresionado con la cantidad de bejeques (Aeonium canariense) que hay por esta zona, realmente hay una gran población de esta planta característica canaria. En lo riscos del sur, hacia el barranco, también hay una población mas o menos abundante de Cardones (Euphorbia canariensis) y cerrajas (Sonchus acaulis). Es extraño ver también un solitario drago (Dracaena draco) al abrigo de una gran roca, al lado del sendero.

...
 
Roques de Anaga

De vuelta hacia las Casas de Tafada, decido investigar un poco el sendero que lleva a El Draguillo, comienza con un buen desnivel de subida, por unos escalones resbaladizos y entre flora característica de laurisilva, hay mucha humedad ya que ha llovido, incluso caen algunas gotas, aunque no se haga necesario ponerme el chubasquero. Ahora el camino es llano y discurre por una cornisa, a la izquierda vistas de Chamorga y de todo este pequeño Valle, incluso a lo lejos diviso el Roque Anambro; y a la derecha el bosque y poco a poco veo como el camino se adentra en éste y deja de verse el caserío, hay algunas terrazas naturales que sirven de miradores y que dejan entrever el paisaje. Llegado hasta aquí y antes de que el camino se adentre en el monte, decido volver desandando los pasos que me han traído hasta aquí, en mi viaje de regreso me cruzo con las dos únicas personas que he visto hoy, son dos senderistas que llevan camino de El Draguillo, les saludo, me saludan fríamente y cada cual sigue su camino. Voy pasando por los mismos lugares que me han traído hasta aquí, es el mismo sendero hacia Chamorga; en el Roque de El Pilón me paro a hacer varias fotos y a descansar un poco, caen algunas gotas, el tiempo amenaza mas lluvia, pero no creo que empieze a llover fuerte, de todas maneras me doy un poco de prisa por si acaso, la senda ahora es bajada y el paisaje parece diferente, ya que estoy yendo en dirección contraria a la que he venido, por ello hago alguna parada para hacer fotos. Por fin llego al lugar desde donde esta mañana partí, en las faldas del Roque Bichuelo, el bar está abierto y la ventita también, he terminado el carrete que llevaba en la cámara y me da pena no hacerle una foto a este establecimiento tan peculiar, quizá sea una buena excusa para volver, de todas maneras curioseo un poco y entro en el bar a tomarme el cortado de costumbre, hay poca gente, sólo un pequeño grupo de excursionistas y unas cuantas personas del lugar jugando a las cartas, la tranquilidad es palpable, después de visitar la Ermita de Chamorga y la plaza, regreso a casa con la satisfacción de conocer otro lugar que hasta ahora no conocía.

© Fotos, texto y croquis de Francisco Fariña

francisco_farina@yahoo.es

Croquis
 
Volver al comienzo