¿quieres participar en nuestras excursiones y actividades?
<< Canarias
Ruta Chavao
.....
Formaciones de lava con el Teide al fondo

RUTA CHAVAO
SENDERO Nē 18 (PARQUE NACIONAL DEL TEIDE)

Domingo 5 de marzo de 2006. La carretera TF-21 que viene desde La Orotava, se bifurca con la TF-38, hacia el norte, en la zona conocida como Boca Tauce y que va dirección a Chío, caserío situado a 400 metros de altitud, dentro del Parque Natural de Corona Forestal y que pertenece al municipio de Guía de Isora. Antes de llegar a esta aldea está la Reserva Natural Especial del Volcán Chinyero, cuya erupción es histórica, ya que ocurrió en el año 1909 y varios caseríos, como Aripe, Chigergue, Chirche, etc., donde abunda la arquitectura tradicional canaria en sus casas. El comienzo de la ruta que voy a hacer hoy parte desde el kilómetro 3 de esta carretera, donde se encuentra el Mirador de Chío a una altitud de 2100 metros, dentro del Parque Nacional del Teide. Llego al mirador a las 8.30 horas de la mañana, con una temperatura de 9ēC, incomparable a la que hacía en la zona del Llano de Ucanca, seis kilómetros antes, que era de 2ēC, debido fundamentalmente a que aquella franja es mucho mas umbría y el sol tarda mas en incidir, ya que el circo sur de Las Cañadas, elevándose a mas de 2500 metros, impide que éste salga antes. No obstante el cielo está completamente despejado y a medida que pasa el tiempo el sol va calentando la atmósfera, elevando la temperatura a cotas más agradables.

...
 
Pista Forestal de Tágara

El mirador es un buen lugar para aparcar el coche ya que la entrada a la ruta comienza unos 300 metros hacia el sur, en la Pista de Tágara, donde hay una valla que impide el paso al tráfico rodado. Empiezo a caminar por la pista, es llana y con firme muy pedregoso compuesto de infinidad de piedras volcánicas llamadas piroclastos y rodeada de un paisaje completamente árido y agreste.

 
 
La pista a su paso por Montaña del Cedro
...
 
Lavas cordadas y almohadilladas
 
 
Sendero saliendo de los Roques de Chavao

Ante mi se eleva el Roque del Cedro, con sus vertientes y desniveles repletos de Codesos de la Cumbre (Adenocarpus viscosus) y un pequeño pinar de pino canario (Pinus canariensis) que ha encontrado refugio en las zonas donde se concentra mas la humedad. A mi izquierda se dispersa la Cañada del Cedro donde la protagonista es la Retama del Teide (Spartocytisus supranubius) junto al Alhelí del Teide (Erysimum scoparium); sigo mi camino por la pista forestal para después de unas suaves curvas encontrar a mi derecha la Montaña del Cedro, elevándose desde la base de la Cañada del Cedro y que está compuesta por numerosos roques y diques y albergando en sus resbaladeras y escarpes flora endémica como el Turgayte (Senecio palmensis) y el Moralito (Rhamnus integrifolia), sin olvidar los grandes ejemplares de Escobones o Tagasastes (Chamaecytisus proliferus) que se ven desde aquí. El camino, en varios tramos, está inundado por grandes charcos de agua que se han congelado durante la noche formando placas de hielo ya casi desaparecidas a esta hora; a la derecha y casi inapreciable, entre el retamal, entra un sendero que asciende por los riscos adyacentes cubiertos de pinos de la Montaña del Cedro que intuyo sea el sendero de Chirche, antiguo camino que conectaba este caserío del municipio de Guía de Isora pasando por el Barranco de las Pegurias y terminando en la cumbre de la montaña, donde está la Fuente del Cedro, en la cabecera del Barranco del Cedro. Sigo el camino hasta que me llama la atención, ya dentro de La Cañada del Cedro, unas formaciones volcánicas dispersas por el terreno muy curiosas; en primer lugar hay dos grandes círculos rodeados de un arenal, son "Lavas Almohadilladas", llamadas así por su aspecto de pequeños cúmulos similares a una almohada y por los alrededores unas formaciones llamadas "Lavas Cordadas", estas últimas se formaron a partir del enfriamiento y por lo tanto la solidificación en capas del material magmático, dando lugar a curiosas formas en forma de estrías u ondulaciones parecidas a una cuerda, de ahí su nombre. No es muy recomendable pisar mucho porque seguramente debajo de este terreno hay cavidades volcánicas que han dado lugar precisamente a estas formaciones en la superficie. A la izquierda la pista se bifurca para introducirse de lleno en la Cañada del Cedro, una cadena cerrando el paso advierte que no se recomienda pasar por ahí; de frente y en suave ascenso, entre grandes ejemplares de Codesos de Cumbre y un pinar algo escaso, la pista me lleva hasta el lugar conocido como Boca de Chavao, un lugar árido y abierto desde donde se divisa, hacia el Oeste, el Lomo de la Fogalera, donde hay en uno de sus vértices una torre de incendios, la pista sigue introduciéndose por el interior del Barranco de Tágara hasta los caseríos de la parte alta de Guía de Isora; al otro lado de la pista forestal nace el Barranco del Fraile y paralelo a ésta se introduce el sendero número 35 hasta el Caserío de Las Fuentes.

...
 
Al fondo el Risco de la Magdalena,

Por la pista la vegetación es la característica del Parque, Retamas, Codesos de Cumbre, Escobones y arbustos como el Alhelí del Teide, la Margarita del Teide (Argyranthemum teneriffae) y la Malpica (Carlina xeranthemoides). Antes del cruce del sendero 35 y hacia el Sur, hay un pequeño sendero casi inapreciable que me lleva en unos minutos a la cumbre de Montaña del Cedro, desde allí la panorámica es impresionante; desde el Roque del Cedro, punto de partida de la ruta, hasta Boca Tauce con el Risco de la Magdalena y El Sombrerito, punto de llegada; pasando por Pico Viejo, una serie de bocas eruptivas denominadas Narices del Teide cuyas coladas de lava de la última erupción del Teide en 1798 crearon grandes terrenos de malpaís que se detuvieron en la zona de Montaña Gangarro. Un buen rato en esta cúspide para disfrutar de la tranquilidad del lugar, aquí se siente uno como si estuviese solo en el mundo ya que el paisaje que me rodea es agreste y silencioso, solo una aguililla (Buteo buteo insularum) da vueltas reconociendo el terreno y emitiendo graznidos como si me recordase que aquello le perteneciera a ella.

...
 
Vista de Montaña Guajara desde Cañada del Pinito
 
 
Imagen omnipresente de las laderas de Pico Viejo

Bajando del cerro y a la derecha, casi desaparece el sendero, gracias a que una gran piedra que sobresale de las grandes Retamas me indica que es por ahí ya que un poco mas abajo y en otra piedra de grandes dimensiones hay una señal indicadora del sendero 18, voy por buen camino y mientras bajo por él dejo atrás la Cañada del Cedro para entrar, después de cruzar la base de Boca Chavao, en la Cañada de Chavao, depresión idéntica a la anterior en cuanto al ecosistema ya que abundan los grandes ejemplares de Retamas del Teide y Codesos de Cumbre acompañados de Alhelíes del Teide. Ésta discurre entre el frente lávico de Pico Viejo y la pared Oeste del Parque Nacional hasta la Cañada del Pinito. El sendero por la base de Boca Chavao es estrecho y discurre paralelo a la pared de ésta, la humedad es evidente porque aún hay restos de nieve en las zonas mas umbrías y algunas placas de hielo se deslizan por el camino. En los riscos de la pared ha crecido musgo y en los recovecos y grietas hay Salvia Blanca (Sideritis eriocephala) y algún que otro pino acompaña en el sendero. Saliendo de esta zona, la Cañada de Chavao se extiende a lo largo de la senda; a la derecha se alzan majestuosos roques y diques en cuyos collados crecen pequeños bosques de pinos, incluso alguno se atreve a subsistir, haciendo verdaderos equilibrios, en las cimas mas escarpadas; a la izquierda el frente de lava de Pico Viejo se acerca cada vez mas hasta tocar las paredes de Montaña Gangarro y Tiro del Guanche, un enorme risco que se alza vertical sobre mi cabeza, a partir de aquí el sendero discurre por picón o malpaís, topónimo dado en Canarias a este tipo de terreno formado por piroclastos (piro: fuego; clastos: fragmentos), piedras de mediano tamaño y de forma irregular con superficie cortante y porosa por la cual se hace muy difícil caminar. El frente de lava de la erupción de 1798 terminó en estas paredes que tengo frente a mi y por la parte Norte y Oeste llegaron hasta el Macizo de Teno y hasta el mar, en el Acantilado de Los Gigantes, respectivamente.

El camino sigue dirección a la Cañada del Pinito y termina en una depresión donde antiguamente estaban los Corrales de Teresme, lugar de encuentro de los pastores que traían sus rebaños a pastar en la estación del estío, donde también se encuentra la antigua casa de Juan Évora, cabrero y colmenero, que vivió aquí hasta finales de los años 80.

...
 
Los Roques de García al final del Llano de Ucanca

En la carretera TF-21 que va dirección al municipio de Vilaflor, pueblo mas alto de España, termina esta ruta bajo el Risco de la Magdalena, aquí se encuentra un punto de información del parque en el Mirador de Boca Tauce, con vistas al Llano de Ucanca con los Roques de García de fondo y al Llano de la Santidad con Pico Viejo elevándose tras el. Desde Boca Tauce, hacia el Suroeste, parte el grandioso Barranco de Erques catalogado como Paisaje Protegido del Barranco de Erques por el Gobierno de Canarias, por albergar en su interior un ecosistema científicamente importante compuesto, en la zona baja, de Tabaibas Dulces (Euphorbia balsamifera) y Balos (Plocama pendula) y en la zona mas alta, de pinar (Pinus canariensis), éste alojado dentro del Parque Natural de Corona Forestal; asimismo su geomorfología de paisajes abruptos y escarpados le hacen merecedor de esta clasificación. En su desembocadura al mar se encuentra el Sitio de Interés Científico de los Acantilados de Isorana, reducto habitado por numerosas aves marinas migratorias protegidas como el Petrel de Bulwer (Bulweria bulwerii).

El regreso mas recomendado sería por el mismo sendero; siempre se ven cosas nuevas si vas por el mismo camino pero en dirección contraria; si decidiera volver por la carretera tendría que ser con mucha precaución ya que son 3 kilómetros por una calzada sin arcén, aunque el tráfico sea más bien escaso. Opto por la primera opción, el calor aprieta ya que el cielo está completamente despejado y a esta altitud la insolación es más alta, caminando por terreno de malpaís y con calor es un poco agobiante ya que la sensación desértica del paisaje sin vida vegetal es evidente. No obstante, en veinte minutos estoy en la Cañada de Chavao y con ella más vegetación y la caminata se hace más amena. Durante todo el camino se hace notar la elevación de Pico Viejo y sus coladas de distintos colores, estos debido a la oxidación de sus materiales; las mas negras son más recientes y las mas rojizas mas antiguas. En primer término distingo los cráteres de las Narices del Teide, a 2650 m. y con sus coladas extendiéndose montaña abajo y traspasando la Montaña de los Chircheros; mas alto, a 2995 m., las laderas exteriores del enorme circo del cráter de Montaña Chahorra o Pico Viejo cuyo diámetro es de unos 800 metros; y en segundo plano, casi inapreciable por la perspectiva del lugar, el llamado Pilón, cono final y cúspide del Teide a 3718 m. Con esta imagen permanente en la ruta y la tranquilidad que reina en el lugar, me dirijo al aparcamiento del mirador de Boca Tauce para dar por finalizada la jornada de hoy en la parte Oeste del Parque Nacional del Teide

© Fotos y texto de Francisco Fariña

francisco_farina@yahoo.es

 


 
Volver al comienzo