¿quieres participar en nuestras excursiones y actividades?
<< Canarias
CASERÍO DE CHINAMADA - MIRADOR DE AGUAIDE (ANAGA)
.
Roque de los Pinos
...

CASERÍO DE CHINAMADA - MIRADOR DE AGUAIDE (ANAGA)

Domingo 19 de octubre de 2003, cuando voy de camino al Macizo de Anaga, aún no tengo decidido que ruta tomar, el día está indicado para caminar por los senderos sombreados de Laurisilva de este Macizo debido al calor que va a haber hoy, pero al final decido tomar rumbo al Caserío de Chinamada, que está al final de la carretera que pasa por Las Carboneras, de allí parte un sendero que va hacia un mirador natural llamado Aguaide y luego crestear un poco por los acantilados de la costa.

...
 
Iglesia y plaza de Chinamada
 
 
Casas-cueva de Chinamada

Llego a Chinamada a las 9.00 de la mañana, el día esta totalmente despejado, sólo unas nubes que sobresalen por el Monte de Las Mercedes. Este es uno de los caseríos mas antiguos de Tenerife y son características del lugar las Casas-Cueva, morada de los pocos habitantes que viven aquí, apenas unos 20. Lo mas moderno del lugar es la plaza con su pequeña Iglesia, que empezó a construirse en 1988 y en 1993 se trajo el Santo que actualmente se venera en estos pagos, San Ramón Nonato.

El sendero hasta el Mirador de Aguaide comienza a la derecha de la plaza, es un sendero en muy buenas condiciones y muy bien definido, me voy encontrando varias casas-cueva muy bien conservadas con sus terrenos de cultivo anexos, incluso alguna en estado de abandono (es una pena), también veo vestigios de lo que fue un camino real, ya que este mismo está bordeado por un muro de piedra y una atarjea de agua. Encuentro un cruce después de una casa abandonada a la izquierda que va a dar a otra casa en las mismas condiciones y donde hay un cartel que indica el camino hacia el Mirador, más adelante, después de subir una pequeña cuesta por el camino excavado en la roca, ya diviso el Mirador, mientras me voy acercando a él comienzo a distinguir las preciosas vistas del acantilado y no dejo de ver el Barrio Turístico de Punta del Hidalgo.

...
 
Camino hacia el mirador
 
 
Punta Hidalgo. al fondo

El Mirador es un semicírculo bordeado por una valla de madera y las vistas de los acantilados desde aquí son impresionantes, desde Punta de Tamadiste y Punta de Fajana, pasando por la Playa de los Troches y hasta Punta del Hidalgo, sin olvidar el Roque de Dos Hermanos y el Barranco del Rio. Desde aquí, sale una vereda que va a conectar con el camino que va a Punta del Hidalgo, aunque no está muy bien definido, por ello decido crestear un poco por este acantilado para ver hasta donde puedo llegar, hay pasos un poco complicados por pérdida del casi inapreciable camino y por haber tramos en los que puedes sufrir un poco de vértigo; quedándome perplejo de las impresionantes panorámicas del acantilado, llego por fin a un promontorio del cual es imposible seguir ninguna dirección, por lo tanto mis pasos se encaminan por el mismo "camino" hasta el Mirador y desde allí hasta el caserío.

...
 
Mirador de Aguaide y el Roque de Dos Hermanos al fondo

Al llegar a la Plaza tomo el sendero señalizado hacia Punta del Hidalgo, comienza en bajada y por terrenos cultivados y varias casas-cueva, es un entorno rústico muy bello, incluso hay algún drago (Dracaena draco). A la izquierda el Roque De los Pinos, llamado así porque alberga una pequeña comunidad de pino canario (Pinus canariensis) raro por estos lugares y un tipo de jara endémica asociada a él, la Cistus chinamadensis. Después paso por una zona de cultivo, donde hay varias huertas de papas dispuestas en bancales. Se nota que los habitantes de aquí viven de la agricultura, a pesar de tener todo este entorno muy bien conservado les da tiempo para cultivar sus tierras y sacar provecho de ella. Sigo bajando por el sendero, ahora teniendo un poco de cuidado ya que no tiene ningún tipo de protección y a mi izquierda está el barranco, esta zona está muy poblada por "pencones" o tuneras cuyo fruto es el "higo pico". El camino ahora se torna zigzageante y pasa por trechos donde se han tallado escalones en la piedra y donde hay varios miradores naturales para poder apreciar la belleza de los Montes de Anaga y más cerca el Barranco del Río que baja hacia Punta del Hidalgo, sin dejar de ver el Roque de los Pinos, presente siempre en esta ruta.

...
 
Casa antigua en Las Carboneras

Esta es una zona donde puedo apreciar la belleza de una flor endémica de Canarias, la Pancratium canariensis, comúnmente conocida como Lagrimas de la Virgen, una flor blanca muy espectacular. Siguiendo el camino hacia abajo, llego por fin a un pequeño cauce que hace el barranco, por lo tanto en el otro extremo el sendero se transforma en subida, esta vez sin mucho desnivel, por lo cual es cómodo seguirlo, después de pasar por una zona de zarzas y pencas, y subir unas escaleras, llego a unas cuevas poco profundas pero muy altas, donde se me hace apetecible una parada para descansar y tomarme el desayuno. En lo alto del risco puedo apreciar un gran hueco en una zona de estratos rojizos, producto de la erosión, llamado El Juralillo, a su lado se erige el Roque de Dos Hermanos, llamado así, supongo, que será porque son dos roques juntos casi iguales. Calculo que desde aquí hasta Punta del Hidalgo será mas o menos el mismo tiempo empleado hasta aquí, por lo tanto debido a que se me ha hecho un poco tarde decido regresar después de un ligero desayuno y tomar algunas notas. Por el camino aprovecho y hago alguna parada en los miradores naturales que son varios porque vale la pena una pausa para observar el paisaje de estas costas de Anaga. Al llegar a la plaza, entro al único bar-restaurante que hay y tomo un cortado, está muy bien decorado y se ve muy limpio, es un buen sitio para venir con la familia a almorzar, a unos clientes que hay en ese momento le sirven un plato de carne de cabra y lo riegan con un vinito tinto de la tierra, huele que alimenta. Me voy de este lugar impresionado por la tranquilidad que se respira aquí y a estas horas, cuando mas gente suele venir a visitar estos lugares, solo unos pocos turistas y alguna familia con niños se acercan a ver estas tierras, vale la pena venir a Chinamada, caminar 20 minutos hacia el mirador, observar los acantilados y ver como viven estas gentes de forma natural y sana, no cuesta nada, realmente lo recomiendo. Después de esta pequeña excursión y de regreso a casa, decido parar un momento en Las Carboneras y dar una vuelta por sus calles estrechas y visitar la pequeña Iglesia y la plaza, un lugar muy tranquilo que también merece la pena una pequeña parada.

BIBLIOGRAFÍA: ANAGA, excursiones a pie.(Miguel Pérez Carballo)

© Fotos, texto y croquis de Francisco Fariña

francisco_farina@yahoo.es

Croquis
 
Volver al comienzo