¿quieres participar en nuestras excursiones y actividades?
<< Canarias
LA CUMBRECITA-LOMO DE LAS CHOZAS-MIRADOR DE LOS ROQUES
.
Vista desde el Mirador Lomo de las Chozas
...

LA CUMBRECITA-LOMO DE LAS CHOZAS-MIRADOR DE LOS ROQUES

PARQUE NACIONAL DE LA CALDERA DE TABURIENTE (LA PALMA)

Del siglo XV son los primeros datos que se conocen de la Isla de La Palma lapalmaturismo.com, llamada Benahoare, cuando aún estaba poblada por los Guanches que vivían fundamentalmente del pastoreo y de la recolección de frutos y raíces. En el año 1492 desembarcó en la isla el conquistador Alonso Fernández de Lugo por mandato de la Corona de Castilla, quien poco a poco la fue asediando, unas veces convenciendo y cristianizando a los aborígenes y en otros casos librando cruentas batallas para vencer a los Guanches, este fue el caso del Mencey Tanausú, dominador del Menceyato de Aceró, que es como se denominaba la región de lo que hoy en día conocemos como La Caldera de Taburiente. Éste se resistió hasta el último momento y negoció la paz con Juan de Palma, pariente suyo y enviado por el conquistador, para no hacer sufrir mas a su pueblo con innecesarias batallas. Pero fue traicionado y apresado y estando de camino a la Península como esclavo, prefirió morir de hambre en el barco que estar cautivo el resto de su vida y fuera de su querida tierra.

Después de la conquista, los Reyes Católicos le dieron las tierras de La Caldera de Taburiente a Fernández de Lugo y éste a su vez se la proporcionó a su lugarteniente, para luego mediante ventas y diferentes transmisiones pasar a manos particulares. Hoy en día los dominios de La Caldera pertenecen a unos 1800 acaudalados que se aprovechan de la riqueza hídrica de los numerosos manantiales y galerías que hay en toda la zona.

Geológicamente La Caldera de Taburiente es una gran depresión que ocupa la parte central de la isla, formada por el hundimiento del terreno y posteriormente por la erosión del agua de millones de años de antigüedad. Tiene un diámetro de unos 10 kilómetros y una profundidad de 1.500 metros, destacando algunas paredes de más de 2.400 metros de desnivel como el Roque de los Muchachos de 2.426 metros de altura donde está el Observatorio Astronómico, el Pico del Cedro de 2.247 metros y el Pico de La Nieve de 2.239 metros. Su cauce natural desemboca en el Paisaje Protegido del Barranco de las Angustias en el Puerto de Tazacorte, espacio de gran valor geomorfológico y de interés científico, ya que en sus dominios hay multitud de especies autóctonas como el Bejeque Noble (Aeonium nobile), el Turgayte (Senecio palmensis) arbusto colgante de flores amarillas, el Escobón (Spartocytisus filipes), y una pequeña colonia de Convolvulus fruticulosus de flores malvas muy espectaculares y que solo se encuentra aquí y en Tenerife. También importante es su valor paisajístico y espectacularidad de sus panorámicas con grandes diques y pitones como el Roque Idafe ya dentro del límite del Parque.

El área de La Caldera fue declarada Parque Nacional en 1954, denominándose Parque Nacional de la Caldera de Taburiente mma.es/parques/lared/caldera ocupando unas 4.690 hectáreas de espacio protegido y ampliándose a una zona periférica de protección que llega a las 5.956 hectáreas. Su principal ecosistema está formado por grandes extensiones de bosque de pino canario (Pinus canariensis) acompañado de jaras (Cistus symphytifolius) y Corazoncillos (Lotus hillebrandii). En las cotas mas altas abundan los codesos de cumbre (Adenocarpus spartioides), el Taginaste azul (Echium gentianoides), la retama amarilla (Teline splendens) y muy rara de localizar es la Violeta o Pensamiento de la Cumbre (Viola palmensis) endémica del lugar. En los mas altos escarpes, pitones y riscos abundan los Cabezotes (Carlina falcata), Bejeques de distintos géneros junto a Cedros canarios (Juniperus cedrus) y Sabinas (Juniperus canariensis). Uno de los accesos al Parque se encuentra en el Municipio de Los Llanos de Aridane, por la carretera que va hacia el Barranco de Las Angustias, evitando la pista que va hacia el Mirador de La Cancelita, para luego tomar una pista de tierra de unos 13 kilómetros hasta el Mirador de Los Brecitos, no sin antes pasar por el caserío de la Hacienda del Cura, ya casi en el límite del área protegida. Desde allí parten varios senderos hacia el interior de la Caldera, como son el de la Zona de Acampada, el sendero de la Cascada de la Fondada, la senda hacia el Roque Idafe, etc. El otro acceso y el mas importante es el del Centro de Visitantes, en la carretera LP-2 que va desde Santa Cruz, pasando por los túneles, hacia Los Llanos, encontrándose en un cruce muy bien señalizado y donde podemos recabar toda la información necesaria para adentrarnos con seguridad en el Parque. A partir de ahí sube una carretera estrecha y recta con varias bifurcaciones que evitaremos, ya que una va hacia la Ermita de la Virgen del Pino y la otra va hacia el Pico Bejenado por pistas de tierra. Seguiremos recto ascendiendo por la calzada que cruza el bosque de pino canario, pasando por el Campamento El Riachuelo hasta llegar al Mirador de La Cumbrecita (1287 m.) donde hay un amplio aparcamiento bastante frecuentado por turistas y por lo general muy masificado.

...
 
Sendero hacia Mirador de los Roques
 
 
Vistas desde el Mirador de Los Roques
 
 
Roques en el interior del Parque

Desde este lugar, por las faldas del Roque de los Cuervos parte una pista forestal temática ya que en los lugares donde hay accidentes geográficos dignos de mención y ecosistemas vegetales singulares hay un cartel explicativo, incluso alguno que expone el origen volcánico de la Isla. El final de la pista lo conforma un mirador natural denominado Mirador de Las Chozas donde hay una panorámica realmente espectacular de las paredes norte y noroeste de la enorme depresión que forma la Caldera, desde aquí podemos divisar las casas de Tenerra bajo la Hoya del Palmero, el Lomo Atravesado, el Roque Palmero y el Pico de la Cruz (2351 m.) entre otros, como también los profundos barrancos, como el Barranco del Escuchadero, que van a converger en el gran Barranco de las Angustias. La imagen es realmente impresionante, casi la totalidad del semicírculo de la caldera se divisa desde aquí, aunque no se vea el fondo ni el Barranco de las Angustias, pero las paredes casi verticales que bajan por los acantilados hacen una idea del paisaje tan grandioso que admiramos. Un poco antes de llegar aquí, a la derecha, entra un sendero en suave descenso y estrecho que nos llevará después de casi 2 kilómetros a otro mirador aún más espectacular, el Mirador de los Roques. La travesía por la senda se hace muy agradable, sobre todo en días de calor ya que los grandes pinos dan mucho frescor; cruza varios puentes de madera para salvar pequeños barranquillos por donde discurre, en época de lluvias, bastante agua. La vegetación, aparte del pinar, está compuesta por Jaras (Cistus symphytifolius), Escobones (Spartocytisus filipes) y alguna Vinagrera (Rumex maderensis) y localmente, el Corazoncillo (Lotus hillebrandii) que con sus flores amarillas dan un toque de color al bosque. Llegamos al mirador, hay una hay una valla de madera para proteger de caídas innecesarias, es un buen lugar para descansar, tomar agua y admirar el grandioso paisaje de la Caldera, siempre y cuando no haya mucha gente, recordemos que éste es uno de los lugares mas visitados del Parque.

..
 
Cruce del sendero hacia La Cumbrecita

Desde aquí sube un sendero zigzagueante de unos 500 metros que nos llevará al final del recorrido en el Mirador de la Cumbrecita, no sin antes encontrar un cruce de caminos a la izquierda; con la pena de no poderlo hacer ya que el tiempo lo tenemos limitado; que indica la ruta hacia la Zona de Acampada, sendero que después de cruzar El Escuchadero y llegar al Lomo de las Goteras, baja serpenteante y en fuerte pendiente, hasta las Casas de Taburiente, en el mismo corazón de la Caldera de Taburiente y del barranco del mismo nombre. Cuando llegamos al final, en el mismo aparcamiento, el lugar rebosa de gente y vehículos, por lo que se hace muy agobiante estar aquí ya que tanto bullicio llega a agobiar un poco. Recomiendo hacer el sendero un día laboral y fuera de la época estival, ya que se masifica por la cantidad de turistas que vienen; es corto, sencillo y sin dificultad alguna de mención. El Parque Nacional de la Caldera de Taburiente es otra maravilla de las Islas Canarias.

© Texto y fotografías de Francisco Fariña

francisco_farina@yahoo.e

   
 
Volver al comienzo