¿quieres participar en nuestras excursiones y actividades?
<< Canarias
Montaña Samara
(Parque Nacional del Teide)
.....

...
Montaña Samara
Sendero nº 13 del PARQUE NACIONAL DEL TEIDE

nn
 
Comienzo de la ruta Montaña Samara

Domingo 12 de junio de 2005; dejando atrás el Mirador de la Ruleta, una de las zonas mas visitadas del Parque Nacional del Teide por tener las paisajes y parajes mas espectaculares; sigue la carretera TF-21 que viene desde La Orotava y pasa por el Llano de Ucanca hasta bifurcarse a la derecha con la TF-38 dirección a Chio, en este mismo cruce, llamado Boca Tauce, hay una pequeña caseta de madera que hace las veces de Centro de Información del Parque. Una carretera estrecha con largas rectas, cuyos paisajes desérticos de mares de lava negra dejan perplejo a cualquiera que no esté acostumbrado a verlos, me lleva hasta la Montaña Samara en el límite Noroeste del Parque, no sin antes hacer una parada en el Mirador de Pico Viejo para observar el paisaje volcánico que compuso la última erupción que tuvo lugar en el Teide en 1798, formándose una serie de bocas que hoy conocemos como Las Narices del Teide, las cuales derramaron durante varios meses enormes cantidades de material lávico cubriendo grandes superficies de terreno y dando lugar a caprichosas formas que hoy podemos contemplar desde este mirador. Justo detrás de aquí se alza majestuoso el final del llamado Circo de Las Cañadas, con la Cañada de Chavao y la del Cedro. Estas cañadas son grandes llanos compuestos de la acumulación de material erosionado de los grandes escarpes de las paredes de estos acantilados. Siguiendo por la misma carretera, en el kilómetro 7, llego hasta el inicio de la ruta de hoy, una montaña evidente en el paisaje al lado derecho de la carretera justo antes de divisar el gran letrero de madera que indica el límite del parque, es la Montaña de Samara. El sendero comienza en el borde de la carretera, en un paisaje completamente agreste y desértico donde los pocos pinos canarios (Pinus canariensis) que logran sobrevivir contrastan muy bien con las negras arenas del volcán. También crece alguna esporádica Pterocephalus lasiospermus de pétalos rosa pálido dando un toque de color al paisaje. El camino va hacia las faldas de la Montaña hasta encontrar un cruce que nos da opción a rodearla o a evitarla, en este último caso yendo hacia el Volcán de la Botija y Montaña Reventada. Mis pasos se dirigen hacia esta última elección; desde aquí veo la ruta a seguir que se adentra en un escaso bosque de pinos y se acerca hasta la Montaña de la Botija teniendo una panorámica diferente a la que estamos acostumbrados del Teide. Siguiendo la senda, perfectamente marcada, bajo una pequeña pendiente para acceder a un pequeño collado donde el bosque se hace mas frondoso acompañado de alguna Retama del Teide (Spartocytisus supranubius) y varios Codesos de Cumbre (Adenocarpus viscosus), cruzo esta pequeña depresión para luego ascender suavemente y llegar de nuevo a un paisaje seco y desértico dejando atrás todo tipo de vegetación, incluso los pinos ya no crecen en estos terrenos tan áridos de diferentes texturas y contrastes de colores.

nn
 
Cumbre de Monta de la Botija
 
 
Montaña Reventada, al fondo el Teide

Voy ascendiendo por una senda allanada por otros caminantes hasta coronar la Montaña de la Botija, desde aquí distingo el camino de subida por donde he venido, el de regreso por el otro lado de la montaña adentrándose en un valle cubierto de coladas de lava, e incluso uno que ataja por la cara norte, pero éste es para los que tienen prisa, que no es mi caso. Descendiendo por el camino hacia Montaña Reventada voy a parar al borde izquierdo del cauce de un canal de lava con caprichosas formas que proviene de la erupción del cráter literalmente reventado de la montaña (de ahí su nombre), solo unos cuantos ejemplares de Margarita del Teide (Argyanthemum teneriffae) han logrado subsistir aquí junto a un solitario pino canario. Hay un sendero que sube hacia la cumbre de la montaña rodeando el cráter y desde donde hay magnificas vistas del Teide, de Pico Viejo y del Valle de Santiago del Teide. El sendero sigue por debajo de Montaña Reventada al borde derecho de un gran frente de avance de una colada volcánica solidificada sobresaliendo del terreno a modo de gran muralla de unos cinco metros de altura que seguramente serán de las erupciones de la Montaña de la Cruz de Tea o bien de Las Grietas. El camino sigue bordeando la cara norte de la Montaña de la Botija dejando atrás la colada y las vistas espectaculares del Teide, de Montaña Reventada y de Pico Viejo, hasta llegar de nuevo a la zona donde la vegetación ha encontrado terreno para crecer, aquí puedo ver alguna Retama del Teide, Codesos de Cumbre y varios ejemplares de Margaritas del Teide, junto a un bosque de pino canario que a medida que me acerco al final es mas frondoso para luego volver a ser escaso llegando a la carretera.

nn
 
Frente de lava de Mña. de Las Grietas
 
 
Cono del Teide (3.718 m.)
 
 
Bomba volcánica
 

Taginaste
en el Llano de Ucanca

La ruta que acabo de hacer es de alto interés vulcanológico ya que he observado muchísimas características geomorfológicas relativas a los volcanes; desde la observación de distintos tipos de lavas, como la extensa superficie de la colada lávica de Montaña Reventada que son lavas tipo "aa" muy viscosas que al enfriarse han formado una superficie intransitable llamado malpaís, o las mas fluidas llamadas lavas cordadas como las que bajan desde Pico Viejo. Entre los materiales formados durante la erupción (piroclastos) he podido destacar el "lapilli" o comúnmente llamado picón que simplemente es lava solidificada en pequeñas piedras que ocupa gran parte del terreno; la "escoria", de mayor tamaño que el "lapilli" y de forma muy irregular; las bombas volcánicas, piedras de tamaño mediano y de forma redondeada u ovalada que toman esa forma debido al movimiento rotacional de caída y por último las bolas de acreción, que aunque por esta zona no las he visto, si las he observado en Montaña Blanca en el lugar conocido como Los Huevos del Teide. Respecto a los edificios volcánicos he podido destacar en primer lugar el estratovolcán del Teide, edificio volcánico con fuertes pendientes, simétricas y de grandes dimensiones; las bocas secundarias como las de Pico Viejo que lo forma un cráter de 800 m de diámetro a 3100 metros de altitud; los conos de cínder, como Montaña de la Botija, que está formado por acumulación de material durante la erupción y que a veces se desmoronan por su propio peso o bien por la erosión, como es el caso de Montaña Reventada. También he visto piedras de obsidiana, vidrio volcánico de color negro brillante que se formaron al solidificarse en contacto con el aire muy frío. Entre Montaña Reventada y Montaña de la Cruz de Tea, a unos 2200 m., se encuentra el complejo de tubos volcánicos de Cuevas Negras, conjunto de seis cuevas alineadas entre si, pero incomunicadas por acumulación de materiales volcánicos. El tubo mas largo tiene una longitud de 92 metros y el más corto de 48, es de destacar que en una de las cuevas se encontró un esqueleto de un guanche depositado sobre una repisa del interior y que actualmente se encuentra expuesto en el Museo Arqueológico de Tenerife. Aparte de los tubos volcánicos también se pueden observar "jameos", que son derrubios del techo de las propias cuevas y "hornitos", bocas formadas debido a la expulsión de gases y lava. En definitiva que es un recorrido muy interesante para estar un poco más informado del origen de la Isla, por ejemplo sería ideal para impartir una clase práctica para escolares; ahí queda la idea. Hasta otra excursión.

Texto y fotografías de Francisco Fariña
Francisco_farina@yahoo.es

 

 

 
Volver al comienzo