¿quieres participar en nuestras excursiones y actividades?
<< Canarias

EL TEIDE (3.718)

.
Sobre estas lineas: Amanecer en el Parque Nacional del Teide. Abajo: pista de Montaña Blanca
...

CRÓNICA DE UNA
ASCENSIÓN AL TEIDE (3.718 M)

(PRIMER INTENTO)

...
 
Los Huevos del Teide y La Fortaleza al fondo

Día 22 de febrero de 2004, me levanto muy pronto, son las 7 de la mañana, aún es de noche, salgo de casa con todo dispuesto para acceder al Pico del Teide, los días anteriores ha habido una fuerte borrasca en Tenerife después de unos días de calima muy densa. Las noticias meteorológicas advierten de la remisión del mal tiempo por la entrada de un anticiclón, y así es, porque a medida que aclara el día veo que el cielo está despejado, aunque alguna nube amenaza con cubrirlo, pero me despreocupo ya que intuyo que sólo será mar de nubes a partir de los 2000 metros. Mientras subo por la carretera TF-4133, que es la de acceso al Parque Nacional desde Arafo, voy notando como cada vez hace más frío, el termómetro del coche marca temperatura exterior de 6 grados y a medida que tomo altitud baja hasta llegar a 2 grados en el kilómetro 16, faltando 2 kilómetros para llegar al cruce con la C-824 que me llevará al Teide. Me detengo un momento para ponerme los guantes y mas abrigo, una pareja de la Guardia Civil que va en mi misma dirección para y muy amablemente se preocupa por mi estado, después de una corta conversación siguen adelante y yo les sigo a una distancia prudencial. Al llegar al cruce la temperatura ha bajado hasta 1 grado, por ello, en algunos sitios de la carretera hay escarcha, sobre todo en los mas resguardados y de más umbría. No hay tráfico que entorpezca la marcha. En el kilómetro 28, a la altura de Montaña de la Crucita, hay tres personas fuera de un coche preparadas para hacer fotografías del amanecer en el Teide, toco el claxon y me saludan muy amablemente. La temperatura en la zona de La Tarta ha bajado a 0.5 grados y cuando voy por las Cumbres de Güimar el termómetro marca -1.5 grados y la carretera se ha puesto bastante peligrosa por la escarcha. Delante de mi circula el coche de la Guardia Civil que encontré anteriormente, no me queda más remedio que adelantarles porque van muy despacio. Llego al cruce de El Portillo, la temperatura se mantiene entre -1.5 y -2 grados, sólo hay unos cuantos coches aparcados, me imagino que serán de los trabajadores del restaurante, hoy les espera un día duro. Veo muy poca nieve en los márgenes de la carretera y la escarcha se ha ido ya que el día ha aclarado bastante y los tímidos rayos de sol empiezan a salir por el horizonte. A partir de Montaña de los Pinos ya comienza a aparecer la nieve y cuando llego a Las Minas de San José ya es más abundante, en un momento estoy en el aparcamiento del acceso a Montaña Blanca, hay tres coches aparcados, apenas hay sitio para el mío, pero me las arreglo bien y lo dejo en un sitio seguro, hay bastante nieve, la pista está completamente cubierta, el paisaje es espectacular, al frente el Valle de Las Piedras Arrancadas cubierto de nieve y haciéndolo aún mas impresionante.

...
 

Montaña Guajara desde Montaña Blanca

Montaña Guajara y toda la cordillera que rodea el Parque está espectacular a esta hora de la mañana, hace bastante frío aunque el sol dentro de poco aliviará la temperatura. Comienzo la marcha, estoy a 2350 metros de altitud, las limpias laderas de Montaña Blanca están completamente cubiertas de nieve, la pista también, a la derecha Montaña Rajada (2509 m.), mientras asciendo voy observando a mi derecha el Valle que parte desde aquí y termina en el Centro de Visitantes con Montaña de los Tomillos como altura mas predominante (2222 m.), esta parte del Parque no tiene nieve, los Riscos de la Fortaleza no dejan de estar presentes en su lugar con la Cañada de los Guancheros a su resguardo en la cota de 2050 m. Antes de llegar a la primera curva de la pista decido irme campo través por la nieve, es un desconsuelo no hacerlo ya que da gusto hacer travesía con nieve en este lugar, hay pocas oportunidades en el año y una es esta, la que tengo hoy, así que no voy a desaprovecharla, no llevo el calzado adecuado, pero la nieve está en muy buenas condiciones y caminar por ella es una delicia, he aprovechado la huella que han dejado otros montañeros que han decidido subir hoy aquí. En cuanto menos lo espero, después de rebasar Los Huevos del Teide, que son gigantescas bombas volcánicas, estoy ya casi en Montaña Blanca (2650 m.), que no en su cima, sino en la explanada antes de llegar a ella, si quisiera coronarla tendría que seguir unos 500 m. por la pista hasta coronarla. Hay una enorme bomba volcánica solitaria que le calculo unos 6 u 8 metros de altura, el paisaje es precioso, hace frío y las nubes no tienen muy buena pinta, pero confío en que no suban hasta aquí. Estoy a 2600 m., al frente veo Lomo Tieso y el sendero por el cual debo subir, no se aprecia mucho por la nieve, pero es un fuerte zigzag salvando un gran desnivel hasta La Estancia de Los Ingleses (2900 m.), lugar donde se pernoctaba antiguamente antes de atacar la cima.

...
 
Señales en el inicio dela subida
 
 
Llegando a La Estancia de los Ingleses
 
 
En la Estancia de Los Ingleses

Voy directo a Lomo Tieso no sin antes detenerme un poco a observar una construcción en ruinas y varios carteles indicativos, uno de ellos indica el sendero número 7, la subida al Teide, en varios lugares del recorrido puedo encontrarme el mismo número como recordatorio. Comienzo la subida, la altitud se nota mientras subo, ya que cada paso dado cuesta un poco más que en altitudes mas bajas, el cansancio puede hacer mella en el cuerpo, me hidrato con agua bebiéndola dosificada y en pequeñas cantidades. Delante de mi va subiendo un individuo muy lento, lleva bastante peso y sus pasos son muy cortos, detrás de mi ha empezado a ascender un grupo de 4 montañeros por el corredor que esta a mi izquierda, van directos a la cima, sin sendero, están bien equipados con crampones y piolets, aunque uno se esta quedando muy atrás y le cuesta subir. Yo me lo tomo con paciencia y cojo un buen ritmo, me encuentro bien, disfruto de lo que hago y además el día se ha despejado a esta altitud, el sol pega fuerte y el cielo está muy azul, las nubes se han quedado abajo. Voy llegando a la Estancia de los Ingleses, le voy pisando los talones al que va delante de mi, va muy cansado, se para y se sienta; el sendero en este tramo es un descanso ya que se allana unos metros y te da la oportunidad de dar un respiro y descansar un poco, le pregunto que si está bien, me responde que si, que estuvo anoche acampado sólo en Montaña Blanca y quiere quedarse esta noche en el refugio, comentamos un poco la jornada de hoy y le deseo suerte en su ascenso, yo sigo, no quiero que los músculos se enfríen demasiado. Delante de mi veo como el sendero se me pierde y veo un gran corredor de nieve que se ha convertido en una gran placa de hielo por las bajas temperaturas, abajo distingo los 4 montañeros que siguen su ritmo por el corredor de mi izquierda, me lo pienso un poco antes de seguir, no llevo crampones y un resbalón por esa placa helada puede ser fatal. Veo que vienen otros dos montañeros de la cima, pernoctaron en el refugio, van muy rápido hacia abajo, un saludo y buena suerte.

La nieve esta dura, voy escalando y abriendo huella, pero el calzado no es el adecuado, me estoy arriesgando demasiado, en una pequeña cornisa de piedras me siento y decido no seguir, es peligroso sin material apropiado, creo que este es el final de mi ascensión de hoy, pero estoy bien, y orgulloso de haber llegado hasta aquí. Mi "colega" que dejé atrás se acerca y está decidido a seguir, el tampoco tiene material adecuado para la ascensión con nieve pero el muy burro sigue adelante, yo le advierto que no siga pero no me hace caso, le deseo suerte en su aventura, va con paso muy corto e inseguro, ojalá no le pase nada. Estoy un buen rato en este lugar observando como los 4 montañeros siguen su ritmo, el paisaje es fabuloso, unas tímidas nubes rondan abajo en Montaña Blanca, pero enseguida se disipan, el sol es de justicia aquí a esta altura, creo que el reflejo de la nieve me está haciendo daño en los ojos, me olvide de traer las gafas y seguro que cuando llegue a casa pasara factura. Saco algunas fotos con la digital, es más cómoda de cargar, calculo que estoy a unos 2975 m.

...
 

El desnivel es evidente y el hielo impedía seguir sin crampones

Es hora de descender, con cuidado los primeros metros ya que la placa de hielo es peligrosa, en unos minutos estoy en el sendero, saludo a los 4 montañeros que suben, tienen pensado llegar al refugio, no se si harán cumbre, pero se ve que disfrutan de la ascensión por la nieve, la verdad es que es un placer, les advierto que vigilen al "aventurero" que tenemos delante, no he vuelto a saber más de él. Sigo mi bajada por el sendero, aquí las rodillas sufren un poco, pero voy bien, encuentro varias parejas que suben sin ningún tipo de equipo, me preguntan como esta la subida y les advierto del peligro de las placas de hielo, aunque el sol ya está en medio cielo y la nieve se ha ablandado un poco, de todas maneras he decidido bajar y lo haré, creo que fue una buena decisión, ya estoy pensando en el próximo día que vendré. Con paso lento y disfrutando del paisaje voy bajando por Lomo Tieso hasta llegar a la base, en Montaña Blanca, es un buen lugar para descansar, aquí hace ahora mas frío ya que algunas nubes se han estancado, se acercan algunos turistas curiosos y miran hacia el sendero que sube, son casi las 2 de la tarde y algunas personas han empezado a subir, no creo que sea una buena idea subir a esta hora y con nieve, pero cada cual hace lo que quiere, la recomendación en este tipo de excursiones es venir bien equipado y con agua suficiente y he visto algunas personas con una simple botella pequeña de agua y unas deportivas, si se pierden por aquí y no encuentran el camino de vuelta antes de que oscurezca puede ser muy peligroso.

...
 

De regreso por la pista de Mña. Blanca

La pista de Montaña Blanca esta totalmente cubierta de nieve, voy dirección al coche y cuanto mas me acerco a la carretera, mas personas me encuentro, se adentran unos metros desde la calzada con todo tipo de artilugios y de bolsos y disfrutan a su manera de las pendientes de las laderas nevadas con un trozo de plástico, incluso veo un individuo con unos esquís, no veo tanta nieve como para esquiar, pero en fin... Son casi las 3,30 hs de la tarde, alrededor del coche se han amontonado cientos de automóviles y muchísima gente al borde de la carretera, menos mal que no se han adentrado por la pista; el espectáculo es un poco desagradable ya que este espacio de las Minas de San José está totalmente copado por gente y no se cortan en dejar basura y pisotear todo. El tráfico está totalmente colapsado en dirección contraria a la que me voy, son kilómetros y kilómetros de colas, pero, ¿donde se meterá toda esta gente?, me pregunto incrédulo. Cuando llegué a casa y después de una complaciente ducha caliente tuve que ir al servicio de urgencias por una fuerte conjuntivitis debido al intenso reflejo del sol en la nieve en mis ojos, la próxima vez no olvidaré unas buenas gafas. El lunes ya estoy pensando en ir a la oficina del Parque a sacar otro permiso, antes de que deshiele.

No he podido coronar la cumbre del Teide, pero la satisfacción de disfrutar del Parque Nacional en invierno y nevado no me la quita nadie, incluso de que la montaña sólo me permitiese llegar hasta un poco más arriba de la Estancia de Los Ingleses. No lo veo como un fracaso, lo veo como un logro, porque supe retirarme a tiempo, dicen que una retirada a tiempo es una victoria.

 

© Fotografías y texto de Francisco Fariña

francisco_farina@yahoo.es

 
Volver al comienzo