¿quieres participar en nuestras excursiones y actividades?
<< Canarias
PARQUE RECREATIVO
RAMÓN CAMINERO - PISTA DE IZAÑA
.
    Mar de nubes en el Pico del Valle
...

 

PARQUE RECREATIVO
RAMÓN CAMINERO - PISTA DE IZAÑA
(AGUAMANSA) T.M. DE LA OROTAVA

Ver croquis>>

 
 
Aparcamiento del Parque Recreativo Ramón Caminero
...
 
El recorrido es mayoritariamente por pistas forestales

Domingo 17 de septiembre de 2006. Desde el Parque Recreativo Ramón Caminero, donde estuve hace quince días para recorrer la pista forestal de Arco de Chimoche, parte otra pista llamada Pista de Izaña de similares características que la anterior, que pasa por la Choza Bolinaga y Cuevitas de Limón y desemboca en las Piedras del Mal Abrigo, en la carretera dorsal TF-24, justo en la pista forestal que viene desde Anocheza en Güimar.

La climatología es mas benigna que en días pasados ya que se han suavizado las temperaturas y los días son un poco mas cortos debido a la proximidad de la nueva estación. Procuro estar en el punto de partida lo mas temprano posible para aprovechar el tiempo y recorrer lo máximo posible.

Partiendo desde el parque recreativo y después de pasar de largo el sendero que va hacia la Pista del Arco de Chimoche, encuentro varios tanques de agua justo al lado de la zona de acampada del parque; paralela al camino discurre la tubería de agua de la Galería Pino de la Cruz, el recorrido por la pista forestal es en suave ascenso y entre pinar joven de repoblación. Un poco mas adelante encuentro una señal que indica Pista de Izaña y una bifurcación a la derecha que es el acceso a la zona de la galería; a unos cien metros está la bocamina y junto a ella una pequeña capilla, en un llano anejo está la edificación que alberga la maquinaria y un pequeño lugar de ocio con mesas y agua. La vegetación de los alrededores consta de Vinagreras (Rumex lunaria), Malpicas (Carlina xeranthemoides), Codesos (Adenocarpus foliolosus), numerosos arbustos de Rosalillo de Cumbre (Pterocephalus lasiospermus), que estuvieron a punto de extinguirse y Escobones (Chamaecytisus proliferus).

...
 
Araña aculepeira (Aculepeira ceropegia)
 
 
Choza Bolinaga.

Desando mis pasos hasta el cruce anterior, donde estaba la señal de Pista de Izaña, dicha pista asciende suavemente por el pinar entre sotobosque de Codeos y Escobones, en algunos árboles hay señalizaciones de "sendero turístico" por lo tanto es señal que voy en buen camino. Pronto encuentro una bifurcación a la derecha, es un atajo que va bordeando el Barranco de las Llavitas y que corta la pista en diferentes puntos hasta llegar a Cumbrita Fría, en las faldas de Montaña Limón, lo ignoro y sigo adelante por la pista original del recorrido hasta llegar a otro cruce, esta vez a la izquierda, y que enlaza, de nuevo, con la pista Arco de Chimoche. Después de cruzar el cauce de un barranco y pasar por un tramo de camino empedrado en suave ascenso, llego al lugar conocido como Choza Bolinaga, lugar donde hay una choza de madera con bancos para descansar y un sendero que desciende frente a ella hasta enlazar también con la pista del Arco de Chimoche. En esta parte también se están realizando talas controladas de árboles para el mantenimiento del pinar, por lo tanto el paisaje por los alrededores de la choza en algo desagradable y no tiene nada que ver con la condición habitual de este lugar.

 
 

El Teide visto desde un claro del pinar.

 
 
Cueva en Cuevitas de Limón

Mas adelante siguiendo la ruta y gracias a algunos claros del bosque, puedo divisar una bella panorámica del Valle de la Orotava en primer plano con la Ladera de Tigaiga de fondo; los Codesos y Escobones siguen siendo la vegetación principal, junto a ejemplares aislados de Tejos (Erica scoparia) y de Retamas del Teide, que nacen preferiblemente en los sitios alejados de paso, como en los cauces pedregosos de los barranquillos que cruzan la pista forestal. Después de uno de esos barranquillos llego a una curva muy cerrada a la derecha y con ella a Las Cuevitas de Limón, así lo indica una señal de norte geográfico; es un lugar cuyo nombre se debe a la existencia de varias cavidades volcánicas que provienen de la erupción de Montaña Limón. A la vista hay una de ellas y mi curiosidad hace que vaya a escudriñar mas de cerca esta manifestación geológica, aunque tiene poca profundidad puedo observar varias formaciones volcánicas como son los estalafitos en el techo de la cueva y las cornisas a los lados del cauce por donde discurrió la lava. Por los alrededores del lugar puedo observar claramente diferentes fenómenos geológicos debidos a la actividad volcánica, como por ejemplo las lavas cordadas, que se han formado por el enfriamiento en forma de pliegues del cauce de lava; también veo lavas superpuestas, placas solidificadas una sobre otras formando un conjunto y numerosas bombas volcánicas, piedras en forma de círculo casi perfecto, incluso con superficie lisa que se han formado debido al enfriamiento en pleno vuelo antes de caer al suelo.

Justo en la curva parte un sendero que baja hacia la Pasada del Fraile en la Pista Arco de Chimoche y otra senda mas estrecha que va hasta un lugar donde hay varias cabañas de piedra en ruinas y que siguiéndola por el mismo cauce de un barranquillo pasa por el Llano de la Rosa y desemboca en la carretera TF-24 en la Choza Juan de Izaña; en el camino me entretengo un rato para admirar como una pequeña araña, la araña aculepeira (Aculepeira ceropegia), muy vistosa teje su telaraña con una paciencia impresionante.

El camino esta vez se vuelve mas llano y entre Escobones y Retamas voy llegando a la zona mas árida del recorrido ya que me voy acercando a los límites del Parque Nacional del Teide, antes salvando otro cruce a la derecha que es la culminación del atajo que me encontré casi al principio de la ruta. En la zona de Montaña Blanca, ya dentro del Parque Nacional, me encuentro en la Choza de Juan de Izaña y desde ahí hay un desvío por un estrecho sendero hasta la carretera TF-24 en el lugar conocido como Piedras del Mal Abrigo donde empieza la Pista Forestal de Anocheza que va dirección a Güimar. Si hubiese seguido el recorrido por la pista forestal, hubiera terminado unos metros mas adelante en El Corral del Niño, a 2300 metros de altitud, un mirador hacia el Parque Nacional, y frente a él, cruzando la carretera, otro mirador hacia los Volcanes de Fasnia, una serie de bocas eruptivas que tuvo en vilo a la población de Fasnia un 31 de diciembre de 1704.

La ruta termina en la carretera, un buen lugar para acercarse a los dos miradores y observar con tranquilidad las panorámicas que te regala las cumbres de la isla, cerca está el Observatorio Meteorológico de Izaña, guardián del límpido cielo que cae sobre la parte más alta de Canarias. El recorrido de vuelta es evidente; bien por el mismo lugar que he venido, o mejor por el atajo casi en línea recta, que he nombrado al principio; los dos son buenas opciones.

De regreso por la carretera, al pasar por La Crucita un espectáculo paisajístico sin igual hace que me detenga en un apartadero y comience a sacar fotos como un loco; es el mar de nubes que inunda el Pico del Valle desde la parte baja del Valle de Güimar y contrasta perfectamente con el cielo azul y nítido que hay en ese preciso momento.

© Fotos, texto y croquis de Francisco Fariña

francisco_farina@yahoo.es

 
Volver al comienzo