<<Andalucía

 

       
RELATO DE CARMEN ROSA
CAMINO MOZÁRABE A SANTIAGO
1ª ETAPA: CÓRDOBA-CERRO MURIANO. JUEVES 24-03-05

...
 
Encarna y Carmen, momentos al final de la etapa
 
 
El camino cruza la carretera
 
 
El Santuario de Linares
 
 
Indicación en el camino

Debo decir que en Córdoba no hay ninguna flecha amarilla, pues aún no se ha obtenido el permiso del Ayuntamiento, según me informan desde la Asociación de Amigos del Camino, por lo tanto, hay que informarse sobre las calles de la ciudad, y orientarse hacia la salida de Badajoz. Para llegar hasta la gasolinera situada en la Avenida Agrupación.

En este punto hay una glorieta desde donde sale un camino hacia el Santuario de Linares y allí está la primera flecha amarilla que pudimos ver.  
En seguida, cruzamos el Arroyo Pedroche.          La señalización era buena.

La primera incógnita surge al subir la loma y encontrarnos de nuevo con la carretera. Pues ésta es nueva, y las obras han cortado el camino señalizado. La opción es seguir el camino hacia el vado del río, cruzarlo y subir, de nuevo junto a la carretera.

En este punto, hay que tener claro la referencia del Santuario de Linares, que está al otro lado de la carretera. La cual no hay que cruzar puesto que se pasa por debajo.

Tras el paso, hay una glorieta, donde la indicación hacia el Santuario, nos asegura la dirección correcta. Aquí no vimos ninguna flecha, aunque sí unos metros más adelante. Tras pasar unas casas y un restaurante continuamos con la suave subida.
Nos llamó la atención una construcción muy fuera de lugar que parecía la entrada a una urbanización en construcción, y que rompía mucho del encanto del entorno. Se anunciaba como: urbanización El Arenal.
Urbanización El Arenal.

Continuamos por la carretera que va hacia el Santuario, sin perdida.
Dejamos ésta cuando, una flecha bastante borrada, nos indicaba tomar por un camino a mano izquierda. Lo hicimos agradecidas por abandonar el asfalto. El bosque es muy bello, y vamos charlando con entusiasmo pues, también, la temperatura es agradable. Surge una duda al ver un cruce de caminos, pues la flecha apenas se aprecia. Aunque sí se ve la señal del GR 40, de la Cañada Real Soriana, que nos va a acompañar en nuestro camino. La flecha amarilla apenas si se aprecia.
Aquí, erramos, Encarna y yo, ya que tomamos el camino de la izquierda, debiendo tomar hacia el frente.

Unos metros más arriba, había varias familias, con coches caravanas acampando, así como paseantes, a los que preguntamos y nos indicaron perfectamente por dónde seguir.
 
Al fin llegamos al Santuario de la Virgen de Linares,
Pero no nos acercamos pues íbamos algo retrasadas   

A partir de aquí, comienza un tramo en que está muy bien señalizada, la Cañada Real Soriana.[M3]

El paisaje se vuelve muy hermoso.  Aunque con la sequía, y los fríos de este invierno tardío, la floración está muy retrasada. No obstante disfrutamos de los cantuesos, aulagas, romeros y jaras de todas las variedades, predominando la jara blanca. La arboleda se vuelve frondosa: olivos, pinos, encinas, alcornoques y algarrobos.
Seguimos caminando por el margen del Arroyo Linares y vemos el precioso puente romano.
     
A partir de aquí, el camino se separa del arroyo y asciende suavemente hasta llegar a la Calzada romana, en la Loma de los Escalones, los cuales se aprecian en las rocas escavadas en el suelo calizo. Es un lugar de gran belleza.

Continuamos la suave ascensión por la Cañada Real Soriana hasta llegar a la Mesa de los Escalones, donde hay una cantera que ha destruido gran parte del bosque mediterráneo. El camino de la Cañada, se ve convertido, ahora, en una carretera de tierra, que afea toda la belleza del entorno. La carretera se vuelve algo monótona y calurosa, pues no hay ninguna sombra que nos cobije.

En la Mesa, nos llama poderosamente la atención la belleza de un enorme algarrobo . Se trata de uno de los árboles más longevos de la provincia de Córdoba y está incluido en el catálogo de árboles singulares elaborado por la Diputación de Córdoba, según se recoge en la guía “Andar por la Sierra de Córdoba”, publicada por la Asociación Acción Ecologista Guadalquivir. En esta guía se dice que en esta zona se podía hallar una importante colonia de tejones, hoy desaparecidas por la destrucción provocada por la cantera.
Hay también, una ruina, al parecer son los restos de una antigua atalaya árabe, ya inexistente. 

Tras el carril ancho, salimos a la carretera que va a Cerro Muriano, y encontramos un crucero. Y la estación de la antigua vía férrea de Almorchón.

Es una vía verde muy interesante.
Seguimos subiendo y vemos la placa dedicada al peregrino cordobés Vicente Mora.

Más arriba, el camino, vuelve a salir a la carretera, que no tiene tráfico apenas. Y se anda muy poco tramo. A la izquierda, sale de nueve un camino que subirá en fuerte ascensión, aunque corta, hacia una zona de pinares donde ya se puede ver el pueblo, al fondo.

La corta bajada nos lleva hacia el primer bar a la entrada del Muriano,  “Los pinares”, donde nos espera la familia: Pepe, Marta y Blanca. Para llevarnos de vuelta a casa. No sin antes degustar unas buenas tapas con una cervecita fresca.

Ha sido una etapa fácil y corta, sin apenas dificultades. Disponía de escasa información ya que mis indagaciones se orientaban a buscar en el Camino Mozárabe. Luego, in situ, pude ver que esta vereda es muy conocida en Córdoba, por la importancia del Santuario de Linares y la Cañada Real Soriana. Lo cual quedaba demostrado por la cantidad de gente que en ella encontramos (campistas, perolistas, senderistas, ciclistas…). También hay que decir que nunca he visto más perros en campos y cortijos, que en esta etapa, pero no presentaban problema, pues, aunque grandes, eran bastante mansos.

© texto, fotos Carmen Rosa Aguayo. Antequera. 04-2005

Notas:

La torre de la Malmuerta se encuentra al lado de los Jardines de Colón en Córdoba, capital de provincia del mismo nombre. Se trata de una torre albarrana  (cada una de las torres que antiguamente se ponían a trechos en las murallas, a modo de baluartes muy fuertes)  unida al recinto amurallado de la Ajerquía.


La cañada Real Soriana es la de mayor longitud de las nueve cañadas principales que cruzan la península. Une el Sistema Ibérico con las tierras de Andalucía. Procede de Soria y entra en Córdoba por la comarca de los Pedroches para salir por el término de Hornachuelos hacia Sevilla, donde muere. Desde su entrada a nuestra provincia hasta Córdoba capital se ha señalizado como Sendero de Gran Recorrido GR 40.


En Córdoba se llaman perolistas a los domingueros que van al campo en grupo a comer un perol realizado allí, generalmente de arroz con carne.