¿quieres participar en nuestras excursiones y actividades?

<< Castilla - La Mancha

La hoz de Cañizares / geología
 

Desde el mirador de la Horca hacia el sur se puede observar: 1/Capas de caliza de gran espesor y paredes prácticamente verticales, agrietadas como consecuencia de la fracturación de la roca, o la disolución producida por el agua de lluvia. 2/ El agua ha aprovechado las grietas en la roca para disolverla formando promontorios y resaltes. 3/ Las capas más resistentes quedan como resaltes sobre las más blandas, finalmente se fragmentan y caen al pie de los paredones. 4/ En ocasiones los despendimientos han llegado a las proximidades del pueblo. 5/ A veces, la disolución de la caliza genera cavidades, o cuevas 6/ la descomposición de los paredones hace que a su píe se formen depósitos de fragmentos. 7/ En este punto la descomposición de los fragmentos ha generado sedimentos de arcillas rojizas.

Desde el mirador de la Horca hacia el oeste se puede observar: 1/ Farallones casi verticales. 2/ Laderas formadas por el desprendimiento de bloques 3/ Arenas y arcillas son arrastradas hacia las zonas más bajas. 4/ Cuando la descomposición de la caliza se completa el viento puede arrastrar los residuos hasta el fondo de los valles, formando terrenos llanos.


D
esde el punto de vista geológico, el entorno en el que se se encuentra el pueblo conquense de Cañizares es el resultado de la evolución, de los sedimentos que se acumularon en los fondos marinos a lo largo del Cretácico, hace más de 70 millones de años, cuando el mar ocupaba parte de la Península Ibérica.

En estos mares se almacenaron, por precipitación, grandes espesores de carbonato cálcico (CO3Ca) en capas horizontales que, posteriormente, debido a su propio peso se compactaron dando lugar a lo que vulgarmente conocemos como calizas.

A lo largo del Terciario se produjeron compresiones superficiales en la Península replegando y levantando dichos sedimentos obligando al mar a retroceder. Al emerger, las rocas se pliegan y fracturan permitiendo que los agentes atmosféricos comiencen a atacarlas.

Una de las características de las rocas calizas, y que ha tenido gran influencia en la modelación del paisaje de Cañaizares, es su facilidad para disolverserse por las aguas atmosféricas que llevan CO2 en disolución. Este factor de disolución (llamado meteorización química), unido a la fracturación y la propia porosidad de la roca propicia la entrada de agua de lluvia dando lugar a la degradación de la roca.

Y, poco a poco, se fue instalando una red fluvial que progresivamente iba ensanchando las fracturas hasta convertirlas en anchos valles que son los que podemos ver en los alredeedores de Cañizares.

Al mismo tiempo las capas rocosas se ven atacadas por otro tipo de meteorización (denominada meteorización mecánica), en donde las variaciones de temperatura a lo largo del día y de las estaciones, dilatan y contraen la roca fracturándola y disgregánola poco a poco, produciendose inestabilidades con la consiguiente caida de bloques por las laderas, que van acumlándose en tapices rocosos que llegan hasta el fondo de los valles.

Los productos de la disolución de las calizas son unas arcillas que se acumulán más allá de los depósitos mencionados, y que rellenan los fondos de los valles y las zonas deprimidas dando lugar a los únicos sitios que se pueden cultivar.

© Juan Carlos Mateu García (texto y fotos) abril 1999


El mirador de la Horca está en un pequeño promontorio rocoso adyacente al pueblo, y desde él, se puede observar como las capas rocosas calizas, que en tiempos formaban una unidad, han quedado segmentadas en una serie de mesas levemente onduladas debido a la apertura de los valles, y como, progresivamente, las capas rocosas se van desmoronando, acumulándose los productos resultantes de su deterioro en las laderas, que con menor pendiente que los farallones permiten su colonizacón por la vegetación arborea. En los farrallones calcáreos se puede observar como variaciones en la propia composición mineralógica de la roca hacen que la resistencia a la disolución pueda variar de unas capas a otras, encontrándose salientes rocosos, cuevas, etc.
En el fondo de los valles se puede observar la zona de vega, de fondo bastante plano, y donde se han acumulado los sedimentos más facilmente arrastrables por las aguas (arcillas procedentes de la disolución de la calcárea) y que actualmente corresponde a la zona cultivada.


 
 
 
 

<< Castilla - La Mancha