¿quieres participar en nuestras excursiones y actividades?

<< Castilla-La Mancha

Ascensión al Pico del Lobo
Puerto de la Quesera- La Pinilla

En el Pico del Lobo

Ascensión al Pico del Lobo
Puerto de la Quesera - Estación de esquí de La Pinilla

Texto y ficheros para GPS: Guillermo Amores
Fotogarfías: Dani Martin, Daniel Martín y Carlos Aroz

Descargar fichero de Power Point con el perfil >>
Descargar zip con ficheros de track y waypoint >>

..

Agradecimiento

Damos las gracias al miembro del Grupo de Montaña de la Guardia Civil del destacamento de Riaza, que subió en solitario hasta donde nos hallábamos cargado con una pesada camilla y que más tarde dirigiría con habilidad la maniobra de aterrizaje, así como a sus compañeros que en todo momento nos mantuvieron informados de cómo se estaba desarrollando el rescate.

Al piloto por la valentía  y pericia que tuvo para poder posar el helicóptero muy cerca de donde nos encontrábamos.

Al médico y a la ATS que con tanta profesionalidad, cariño y buenas maneras no escatimaron en medios para recuperar a Carlos

También nos gustaría extender este agradecimiento a la persona que nos atendió por teléfono cuando realizamos la llamada de urgencia y que fue la encargada de transmitir nuestras necesidades y situación. A la doctora que desde el otro lado de la línea telefónica nos fue dando las indicaciones necesarias mientras llegaba el equipo de rescate.

Siempre desearemos no tener que volver a necesitaros, pero es muy reconfortante saber que detrás de esas “tres cifras” hay un equipo de profesionales como vosotros y que nos hace sentir que a veces en la montaña no se está tan solo como pensamos. Muchísimas gracias.

   
Hace apenas dos semanas que desde la cumbre del Ocejón veíamos en la lejanía la cumbre más alta de Castilla-La Mancha, la inconfundible figura del Pico del Lobo.

Hoy nos encontramos en el Puerto de la Quesera dispuestos a ascender a su cumbre. El día es estupendo, ni una sola nube y una fresca brisa que hace muy agradable la marcha. Poco a poco hemos ido superando las diferentes cotas que nos hemos encontrando a nuestro paso y, acompañados de unas impresionantes vistas durante todo el recorrido, alcanzamos nuestro objetivo. Tras reposar un rato en la cima disfrutando de este encantador entorno, decidimos descender y terminar lo que nosotros hasta ese momento pensábamos que iba a ser un día maravilloso, ¡que equivocados estábamos!

Al poco de comenzar el descenso Carlos se encuentra mal, dice que tiene un fuerte dolor en el pecho, le descargamos el macuto y paramos un momento, enseguida nos dice que quiere intentar seguir. Dani carga con su mochila y yo le dejo mi bastón, lo intenta pero no puede dar ni un paso más. Nuestra preocupación va en aumento, Carlos no consigue recuperarse y tras un tiempo prudencial, decidimos que no podemos esperar más, el asunto parece bastante grave.

Avisamos al 112, les decimos lo que ocurre y gracias al GPS les damos las coordenadas exactas de nuestra posición. Cuando llega el equipo de rescate, el médico diagnostica un infarto de miocardio y tras proporcionarle los medicamentos necesarios es evacuado en helicóptero al Hospital de Burgos.

No permiten que ninguno de nosotros le acompañe en el helicóptero, así pues decidimos terminar la marcha para recoger los coches. Daniel y María José se van al  hospital  de Burgos y los demás nos ponemos en contacto con la familia.

 Una semana después, justo en el momento que escribo estas líneas, Carlos ya se encuentra en casa, el susto ha pasado y  desde aquí, tanto Carlos como todos los que estábamos con él quisiéramos transmitir nuestro agradecimiento a todas las personas que han colaborado en este feliz desenlace.

3 de junio 2006

..
 
En el collado de San Benito

Iniciamos la marcha en el Puerto de la Quesera; 1707m. Aunque hay una pista de tierra que sin demasiado esfuerzo nos llevaría hasta el collado de San Benito, nosotros preferimos ascender hacia por la empinada loma de Caseruelas, que desde el mismo puerto nos va a permitir ir disfrutando de un paisaje increíble y que de otra manera nos perderíamos. El camino aunque algo erosionado es amplio y poco a poco vamos ganando altura por la loma. El primer repecho es un buen aperitivo de lo que nos espera durante la jornada. Una vez superado sigue una leve bajadita  para alcanzar un pequeño collado. Proseguimos nuestra ascensión y, tras tomar un atajo que nos permite no perder altura, volvemos a coincidir con el amplio camino que surca toda la loma. Mientras progresamos en nuestra ascensión podemos disfrutar a nuestra derecha de unas preciosas vistas sobre el Porrejón, La Buitrea y el valle de Riaza con Riofrío de Riaza en primer término y al fondo Riaza.

Nuestra marcha continúa superando un repecho bastante pronunciado en donde empiezan a aparecer los primero pinos. La pendiente, aunque fuerte, no es demasiado larga  y una vez superada  volvemos a perder altura para dejarnos caer hacia el Collado de Prado Llano.

Continuamos por la misma divisoria de aguas ascendiendo nuevamente por un terreno bastante inclinado, enseguida la pendiente va perdiendo inclinación y nos permite ganar, ya con menos esfuerzo, la rocosa cumbre del Calamorro de San Benito; 1867m (35 min. desde el Puerto de la Quesera).

..
 
En el Cerro del Aventeadero, al fondo Las Peñuelas

A partir de aquí el camino realiza un marcando giro hacia el suroeste perdiendo altura por la extensa pradera que nos lleva hasta la amplia escotadura del collado de San Benito, donde por la izquierda también llega la pista que nace en el puerto. Aunque la cuesta que a continuación nos toca superar parece que nos va a requerir bastante esfuerzo, nosotros nos lo tomamos con cierta filosofía y poco a poco continuamos ganando altura por la empinada loma. Tras un primer tramo de fuerte pendiente se llega a un punto donde el camino gira ligeramente a nuestra derecha y la pendiente pierde algo de intensidad alcanzando un pequeño llano de no más de 20 metros, para seguidamente acometer la breve subida que nos llevará al Cerro del Aventeadero; 2006m (36 min. desde el Calamorro de San Benito). Desde este punto tenemos unas buenas vistas de La Estación de Esquí de La Pinilla.

Aquí el camino se hace sendero y aunque podemos bordear la rocosa cumbre por la izquierda, nosotros preferimos continuar por el cordal que nos parece mucho más atractivo.  Descendemos por una zona de retamas para volver a coincidir con el sendero principal y alcanzar por un terreno más llano la bifurcación que desciende hacia la estación de La Pinilla. Cuando preparamos la marcha esta era la alternativa que íbamos a tomar para descender, aunque más tarde decidimos cambiar de itinerario.

 
..
 
Un rellano antes de la cima

Nuestra progresión continúa por un pedregoso camino que en tiempos se utilizaba para el mantenimiento del remonte que subía al Pico del Lobo. El camino se inclina bastante, pero a estas alturas de la marcha no nos resulta nada extraño y nos vamos acostumbrando a este continuo sube y baja. A veces es bueno salirse por los laterales donde el terreno está menos erosionado y la progresión se hace relativamente más cómoda. Tras un giro a nuestra derecha viene otro a la izquierda para, con fuerte pendiente, seguir ganando altura. Se alcanza un pequeño rellano que resulta un alivio para nuestras piernas y poco después seguimos con nuestra ascensión para alcanzar el precioso Portillo de Las Peñuelas.  Al alcanzar este collado, la panorámica es impresionante y desde este punto damos por primera vez vista a nuestro objetivo. Aunque algo ilusionados por la cercanía de la cima nos resulta desagradable observar las ruinas que quedan de lo que fue la estación superior del telesilla de la estación de La Pinilla. Ruinas que nadie se ha preocupado de retirar de este encantador lugar.

Descendemos suavemente disfrutando del bonito Valle de los Cantos que queda a nuestra izquierda. Se llega a un punto donde  nos salimos del camino siguiendo un senderillo que nos va ahorrar unos metros del camino principal y una vez de nuevo en él acometer los último metros que nos quedan para llegar al vértice geodésico que delimita la cumbre del Pico del Lobo; 2272m  (40 min. desde el Cerro del Aventeadero; 1h 51 min. desde el inicio). Desde esta singular atalaya las vistas que se nos ofrecen son realmente especiales; en días claros podemos divisar los Picos de Urbión , pero como he dicho en otras ocasiones con ayuda de una brújula pedemos identificar los más cercanos y si me dan a elegir me quedaría con la preciosa estampa que forman las cumbres y  el valle que hay entre el Pico del Lobo y el Cerrón.

..
 
Iniciando el descenso

En un principio teníamos previsto descender a la Pinilla desde el collado del Aventeadero para lo cual tendríamos que volver sobre nuestros pasos. En la misma cumbre decidimos  cambiar la alternativa y bajar por las pistas de esquí. Así pues nos encaminamos hacia el oeste  para alcanzar la Cuerda de la Pinilla para  seguir por el camino que lleva hasta el Hayedo de Montejo. El camino es amplio y se desarrolla por un terreno bastante llano que bordea por la izquierda unos pequeños coteros. Pronto se alcanza un amplio collado donde vemos grandes piedras cuadradas pertenecientes a la pista de esquí de la Pinilla, cuyos edificios ya podemos ver desde donde nos encontramos. Aquí abandonamos el camino y giramos a nuestra derecha dirigiéndonos hacia la línea de cables de la pista. Descendemos desviándonos ligeramente a la izquierda donde encontramos un senderillo que nos permite perder altura sin mayores problemas. Se alcanza un punto donde el camino se aleja de las pistas y sigue a media ladera para realizar unos zigzgas que nosotros aprovechamos para bajar a pico directamente entre piedras hasta la  inclinadísima pista de esquí que recibe el nombre de “La Periférica”.

..
 
Estaciçon de La Pinilla

Descendemos  por la pista hacia el noroeste que con muy fuerte inclinación y gran esfuerzo nos lleva hasta una encrucijada de pistas de esquí.  A partir de aquí hay un sinfín de pistas, nosotros seguimos por la que encontramos de frente que recibe el nombre del “Testero” y que con  rumbo noroeste  pierde altura hacia la estación. Nos salimos a la izquierda para tomar un camino carretero que nos facilita el descenso y desemboca en la pista del “Retorno” que ya con menos pendiente nos lleva hasta las edificaciones de La Pinilla; 1500m (1h 07 min. desde el Pico del Lobo; 3h. 08 min. desde el inicio).

Los tiempos indicados en esta descripción son netos de andar; a ellos habrá que sumar los que se gasten en descansar, comer o simplemente admirar el paisaje. A modo indicativo requiere entre 5h 15 min. y 5h 45 min. para realizar la marcha sin agobios.

© Guillermo Amores

 

<< C. Madrid