<<Aragón

TRES EXCURSIONES EN EL PIRINEO ARAGONES. AGOSTO 2002
Panticosa - Collado de la Tendeñera - Valle de Otal - Bujaruelo - Torla

Rincón del Verde

TRES EXCURSIONES EN EL PIRINEO ARAGONES. AGOSTO 2002

Panticosa - Collado de la Tendeñera - Valle de Otal - Bujaruelo - Torla

 

23 de agosto de 2002 Este viernes me disponía a realizar la última excursión de este verano. El tiempo no apuntaba nada bien, pero ya que no había amanecido lloviendo, me arriesgué a iniciarla. Para poderla llevar a cabo, necesitaba de nuevo la inestimable ayuda de Magdalena, ya que se trataba de empezar al lado de Panticosa, y terminar en Torla, cruzando la cordillera por el Collado de la Tendeñera.

06.45 Suena el despertador. Se ha pasado toda la noche lloviendo, y pensaba que iba a amanecer igual, por lo que habría tenido que suspender la excursión. Cuando ya estoy desayunado y preparado, despierto a Magdalena para que me acompañe.

08.00 1.240 metros. Después de cubrir la corta distancia que hay entre Gavín y el pueblo de Panticosa, nos situamos en el kilómetro cinco de la carretera que sube al Balneario, donde nos orillamos, me pongo las superbotas de montaña, y nos despedimos, quedando dentro de 10 horas en Torla, aunque lo más seguro es que me retrasara en la llegada.

08.15 La mañana está muy bonita, con fresco en el ambiente por las lluvias de la pasada noche, y sin nada de gente en mi senda. Acabo de cruzar el río Caldarés, ese que viene desde el ibón bajo de Bachimaña, y que después de formar aquellas cascadas tan espectaculares, se remansa en el lago del Balneario, y continuando después.

Voy caminando por una pista forestal cerrada al tráfico, por lo que el piso es muy bueno.

08.45 1.410 metros. Sigo ascendiendo por la pista dirección sureste. El camino zigzaguea ganando altura. Me acaban de caer cuatro gotas, pero no me he llegado a sacar la capa, porque no me parecían, y creo acertar, que fuera a ser una lluvia muy continua. Me adelanta un coche con un matrimonio francés mayor, que metros más arriba me los encuentro preparándose para pescar. La pista estaba cerrada al tráfico, pero se conoce que estos tenían llave del candado.

...
 
Al fondo Peña Telera

08.55 1.430 metros. La pista ha dejado de momento de ascender, y paso ahora junto a un pequeño promontorio de piedra que recibe el nombre de "El Patro". Parece que se va despejando la mañana y cada vez veo más parte del cielo con el tranquilizador color azul. La vista es muy bonita. Por mi derecha veo con perfección la estación de esquí de Panticosa, mientras que un poco más mi derecha veo perfectamente la estación de esquí de Panticosa, mientras que un poco más atrás diviso el recorte perfecto de la Peña Telera, donde habíamos estado el día anterior con los niños y Magdalena en una pequeña excursión motorizada, que nos llevó al ibón de Piedrafita. Mi única compañía era el rumor del río por cuya margen derecha discurría mi camino, el Bolatica.

09.20 1.430 metros. Sale a mi paso el arroyo Laulot, momento en el que nace el río Bolatica, fruto de la unión de este arroyo con el río Ripera, cuyo cauce va a ser el que voy a remontar. El día esta ahora claramente marcado por el fuerte sol que ilumina toda la mañana.

09.35 1.490 metros. Paso junto al refugio Ripera que está cerrado. Es muy pequeño y únicamente debe estar habilitado para que lo utilicen los pastores que cuidan los muchos rebaños de vacas y ovejas que veo por toda la montaña.

...
 
Arroyo del Barranco del Puerto

09.55 1.520 metros. Llego junto al puente que me cambia de vertiente. No hago caso, mal hecho, y sigo subiendo por la margen derecha.

Está todo lleno de pastos, y la senda está muy bien marcada. Desde donde me encuentro diviso al sur la impresionante cueva de "los diaples" a donde se puede llegar por un camino. Esa excursión habrá que hacerla algún día.

10.25 1.590 metros. Me encuentro ahora en las proximidades de un lugar llamado "Rincón del Verde", que no deja de ser un equivalente al inexistente "Circo de la Ripera", ya que supone una formación geológica muy similar. Acabo de llegar a lo que se podría llamar el nacimiento del río Ripera, ya que al cauce que remonto, se une las aguas del arroyo que procede del Barranco del Puerto.

12.20 2.160 metros. El arroyo ha desaparecido. Ahora el cauce está completamente seco, formando una curiosa lección de ciencias naturales, "conocimiento del medio" como se llama ahora. Se deduce que los ríos se vienen a formar en gran medida por las aguas interiores fruto de las filtraciones del terreno. Es un fenómeno curioso, en muy pocos minutos ha desaparecido literalmente el río. Desde hace un rato largo, estoy viendo perfectamente el Collado de la Tendeñera, fin de las ascensiones por hoy. Los últimos pasos lo doy bastante lento, ya que llevo más de mil metros de desnivel cubierto, y eso se va notando en las piernas. Veo que en la cumbre hay dos personas, y una de ellas me parece que además está hablando por un móvil. de San Mauricio.

...
 
Faja de Basarán

12.45 2.270 metros. Alcanzo el Collado. Me paro un momento a hablar con los dos hombres, que se han conocido en la ascensión desde Bujaruelo. Uno de ellos es maño, y dice que está intentando conocer su tierra, el otro, más joven, dice que lleva varios días andando por la montaña, y que viene desde el Lago. El más mayor meofrece la bota, y yo le digo que prefiero mi Acuarius. "Yo me lo tomo fermentado", me dijo. Aprovechando que ahí, y solamente ahí encontré cobertura, puse un mensaje a Magdalena para decirle que había llegado al punto de inflexión del día. Después de charlar un rato más con ellos, me despido.

12.55 Sigo la excursión. Desde donde estoy me encuentro frente al puerto de Bujaruelo, que hace dos días había coronado, y desde donde vi muy lejano el lugar donde ahora me encontraba. El valle de Otal es muy impresionante. Su vertiente norte está cubierta de pinos, mientras que la sur está de pastizales. Desde estas alturas, ves la formación de las rocas como cuando contemplas una maqueta en una tienda. Solamente falta el trenecito.

13.15 2.140 metros. Veo por primera vez, y con una altura de más de quinientos metros, el pequeño refugio de Otal. De momento no he bajado muchos metros, andando por un sitio que se llama la Faja de Basarán.

...
 
Valle Otal, desde el Puerto

13.45 2.070 metros. Me cruzo con dos ciclistas, muy bien equipados como tales, y portando sendas bicicletas de montaña. Me dicen que se dirigen hacia Panticosa, y les explico que el camino no entraña ninguna dificultad, aunque "no sé si para una bicicleta". Según sigo andando, me cruzo con un rebaño de vacas que estaban pastando con la tranquilidad propia. Al acercarme a una, ésta se levanta y se me queda mirando. Opte por separarme un poco de su camino, para que no se fuera a enfadar, y tuviéramos algún altercado, que no era plan.

14.20 1.860 metros. Como el camino esta lleno de pastos, sin piedras, ni árboles, el seguimiento de la senda se hace bastante difícil, ya que en muchas ocasiones han puesto como soporte para la pintura blanca y roja, una pequeña estaca que en muchos casos se encuentra medio caída. Alguna pongo derecha, pero acabo perdiendo la marca. No estoy muy lejos del refugio, que veo con perfecta nitidez, y dado que el camino está perfectamente claro, no me veo en la necesidad de tener que volver a buscar dónde puede estar la marca, eligiendo el campo traviesa como mejor sendero.

14.40 1.670 metros. Me encuentro tan cerca del refugio, que empiezo a distinguir las voces de los dos grupos que allí estaban. Sigo serpenteando el camino que yo mismo me voy trazando, y después de tener que dar una pequeña vuelta, me acabo de poner prácticamente a la misma altura que el refugio. Solamente un campo de cardos me separan de mi destino. Con cuidado de no arañarme las piernas, voy dando paso a paso, para ganar la pequeña carretera que parte/llega a mi destino.

...
 
Refugio de Otal

14.55 1.580 metros. Llego al refugio de Otal. Solamente están un grupo de cuatro personas, y otra pareja joven con una niña muy pequeña de un par de años, a la que había llevado el padre en una mochila porta-niños. Saco mi lata de ensalada y otra de paté, que tomo con gran alegría, ya que la excursión había terminado en su parte másy más desconocida. El valle sobre el que me encontraba era muy bonito, y el Circo de Otal, muy espectacular.

15.15 Sigo mi marcha.

16.45 1.410 metros Llego al Mesón de Bujaruelo. El camino había sido muy cómodo, ya que en su mayor parte era recorrer una pista forestal sin coches. El problema fue cuando quise seguir la marca del GR, que la abandonaba para tomar un camino de pastos, y volví a perder la marca, teniendo que recuperar la pista, volviendo a subir lo bajado. La llegada al Mesón fue muy bonita, ya que se accede por la vertiente derecha del río Ara, teniendo un recuerdo para la excursión de dos días atrás, cuando me cayo tanta agua. Entré nuevamente en el refugio, a tomarme una bebida, y descansar un poco, esta vez, no había prácticamente nadie. Desde donde me encontraba hasta Torla no tenía que haber ninguna dificultad, y aunque no iba a estar a las seis, no me preocupaba mucho, ya que era una hora de llegada "orientativa". Emprendo el camino, esta vez sí por el GR-11, que viene desde el Balneario de Panticosa, por la vertiente izquierda del Ara, y siempre fuera de la carretera. Este camino resulta ser precioso, ya que discurre por un tupido bosque de hayas, y además está perfectamente indicado, encontrándome una marca blanca y roja cada cinco o diez metros. En ocasiones se ven dos o

tres de golpe, todo un lujo. El punto más emocionante fue cuando hubo que atravesar un arroyo, bastante caudaloso, para el que había dispuesto unos troncos a modo de puente. Había delante de mí una familia catalana que acababa de terminar de pasar saltando de piedra en piedra, opción que yo también adopte. Intentamos ayudar a una pareja de franceses que estaban con una niña de unos siete u ocho años, que al final no terminaron de decidirse, seguro que acabaron tomando la carretera.

Al rato empezó nuevamente a llover, pero como iba perfectamente techado por los árboles que cubrían el camino, no veía la necesidad de tener que ponerme la capa, la de los niños, ya que la mía se había terminado de romper en la excursión anterior. De todas formas como no paraba de llover, note que me empezaba a caer más agua de la debida, y opte por ponérmela.

Pasé junto al Puente de los Abetos, y luego llegué al Puente Nuevo o de Santa Elena. Debería haber buscado la senda del GR-11, pero preferí continuar por la izquierda de la carretera, dado el tiempo que llevaba de excursión y la situación climatológica.

El río Ara, mi compañero, llevaba un montón de agua, que trataba con la furia que da el fuerte caudal. Había momentos en su curso, que podrían constituir perfectamente fotos de cualquier libro de turismo, con piscinas, pozas y remolinos.

18.25 Después de un rato, logro ver el final del camino, y el famoso Puente de los Navarros, momento en el que el GR-11 se adentra en el Parque Nacional de Ordesa. En ese momento, mi móvil pita indicándome un mensaje. Paro y leo que Magdalena me anuncia que ya se encuentra en Torla. La llamo y la pido que venga hacia donde estoy yo para poderme cambiar.

18.40 Según voy por mi lado izquierda de la carretera, camino de Torla, veo el Xsara azul Leman de lejos cómo viene a mi encuentro. Nos saludamos y sigue camino para dar la vuelta en la rotonda que precede a la barrera que tiene el Parque. De vuelta, la estoy esperando en un lado de la carretera. "ĦAquí viene el equipo de rescate!". Con esta frase que me dijo según se bajaba del coche, terminaban mis excursiones de alta montaña en el Pirineo de Huesca. Ahora solamente me falta plasmarlas en un papel, acompañarlas de algunas de las fotos que hice, para que en cualquier momento me pueda asomar a mi memoria y pueda recordar lo maravillosas que son estas aventuras, y lo llena que se encuentra la montaña de visiones y experiencias únicas.

 

© texto y fotografías Carlos Díaz

Valle de Otal


<<Aragón