¿quieres participar en nuestras excursiones y actividades?

<<Consejos

Para diseñar una ruta

 

Mirar los astros
y escuchar a la naturaleza

Pocas personas ignoran que la estrella Polar nos marca el Norte con bastante exactitud; pero es menos conocido que la Luna en el inicio de cada una de sus fases nos marca diferentes puntos cardinales, pues cada 24 horas pasa por el mismo meridiano con aproximadamente una hora de diferencia. Por lo que se refiere al Sol ya hemos hecho referencia, en la página 28, a la posibilidades que nos ofrece, pero en general se trata de métodos que necesitan de mayor destreza de la que pueda parecer en principio.

Los vegetales también nos aportan datos de interés; en los tocones de los árboles cortados podemos ver que sus anillos estan más desarrollados en la parte más soleada y menos en la umbría (en nuestro caso la Norte), y que el musgo tiende a crecer en las caras más húmedas, que pueden coincidir con el Norte. Pero como también intervinienen otros factores, os aconsejamos prudencia a la hora de valorar estos indicios.

A pesar de lo antedicho la naturaleza nos hablará si sabemos prestar atención, y de ese modo, incluso en la lejanía podremos descubrir el arroyo que nos marca el mapa, aunque esté seco, atendiendo a la vegetación propia de ribera que se ha tejido en sus márgenes en mitad de un páramo casi desértico, o podremos escuchar su “canturreo” en una zona boscosa en la que la espesura de la vegetación nos dificulta la visión. Consideramos que se trata de métodos propios para personas con alguna experiencia en el medio natural, y que los pocos familiarizazos con él podrán desarrollar más con la práctica que con unas “vistosas recetas”. Un ejercicio que os recomendamos es levantar croquis y dibujar paisajes, ya que ello os obligará a prestar atención a aspectos que de otro modo os podrían pasar desapercibidos.

© Luis García
Texto extraido de la segunda edición del cuadenno de andarines Iniciación a la Orientación

Iniciación a la Orientación
segunda edición del cuaderno nº 1