¿quieres participar en nuestras excursiones y actividades?

<< Didácticos

Meteorología para montañeros

 

Efecto Föhn

Ramón Pascual Berghaenel
Meteorólogo
Instituto Nacional de Meteorología

El texto forma parte de nuestro cuaderno "clima y meteorologia de las montañas"

,,,,
   

Aunque el nombre genérico actualmente utilizado es de origen alemán, pues fueron los Alpes la primera cordillera en la que se estudió a fondo este fenómeno, el término proviene del latín favonius, favorable, haciendo referencia este vocablo a la suavización de las condiciones invernales que desde antiguo se constató en la vertiente norte de dicha cordillera cuando soplaban vientos del W o SW sobre la misma.

El aire húmedo que desde un determinado nivel sube por la vertiente de barlovento de un macizo o cordillera se enfría por expansión generando entonces, si hay suficiente humedad disponible, nubes y en su caso precipitaciones en esta vertiente (condensación por ascenso orográfico). Cuando el aire baja por la vertiente de sotavento, en forma de viento turbulento y mucho más seco (con valores de humedad relativa inferiores en ocasiones al 20%), pues ha perdido parte del vapor de agua que contenía en el proceso de precipitación, se calienta por compresión a un ritmo más grande que el de enfriamiento en el ascenso y llega al mismo nivel inicial a una temperatura notablemente más alta.

...
... ascenso brusco de la temperatura (que puede ser de 5 a 10 ºC en pocos minutos) puede establecer condiciones propicias para los deshielos rápidos ...
   

Este ascenso brusco de la temperatura (que puede ser de 5 a 10 ºC en pocos minutos) puede establecer condiciones propicias para los deshielos rápidos, caídas de piedras o hielo y desestabilizar el manto nivoso provocando un incremento en el riesgo de desencadenamiento de aludes, tanto en invierno como en primavera. Un viento fuerte (40 o 50 km/h) con una temperatura anormalmente alta de madrugada son síntomas inequívocos de efecto Föhn.

Los vientos asociados a este efecto (vientos Föhn) reciben diferentes nombres en las diferentes cordilleras o zonas donde son frecuentes. El viento Sur en la Cordillera Cantábrica y el Fogony en el Pirineo Occidental catalán son algunos ejemplos peninsulares de ellos, en el primer caso con un régimen de vientos general de componente Sur como su nombre indica y en el segundo con predominio de la componente Norte. Los vientos Zonda en los Andes argentinos, o el Chinook de las Montañas Rocosas son otros más lejanos de la multitud de denominaciones que reciben estos vientos en el planeta.
En algunas ocasiones el descenso y recalentamiento del aire a sotavento de un macizo, cordillera o simplemente meseta no está asociado a precipitaciones en la vertiente de barlovento. En ese caso este efecto recibe el nombre de falso Föhn. Un ejemplo cercano a nosotros es el viento caliente y racheado del Oeste que sopla en las costas levantinas españolas y que recibe allí el nombre de Ponent y que alerta a los servicios de extinción de incendios de las comunidades afectadas
.

© Ramón Pascual Berghaenel

 

<< Didácticos