Si no ves la barras de navegación puedes ir al
inicio de andarines
¿quieres participar en nuestras excursiones y actividades?
cuadernos para andarines
¿los conoces?

<< Finlandia

El Parque Nacional Isojärvi

Arriba: Contemplando la paz
A la izquierda:
Comida en Lortikka

El Parque Nacional Isojärvi

(José-Andrés Miralles octubre 2006)

Existe en Finlandia una ley denominada popularmente "El derecho de todo hombre" que autoriza a todas las personas a transitar libremente por cualquier paraje y recoger bayas y setas sin límite, siempre que se deje el lugar impóluto y se respete la naturaleza. Se debe tener también el buen criterio de no introducirse en los jardines o parcelas que rodean las casas rurales, equivocación, por otra parte, bastante fácil, pues la mayoría de éstas no están limitadas por ningún tipo de cercado. Se pueden pues andar largas distancias por bosques, tundras y pantanos sin que vallas, prohibiciones o perros guardianes vengan a obstacularizar el paso del caminante.

Sin embargo, lo que sí muy bien puede suceder es que, de repente, nuestro sendero o camino aboque a la orilla de un lago y que, si no disponemos de embarcación, tengamos que hacer marcha atrás. Este camino tendrá continuación, sí, pero será en invierno, cuando la superficie de los lagos esté helada y se pueda transitar sobre ellos.

..
 
Andando sobre un pantano

Por todo ello, es aconsejable para el turista que desee adentrarse en este paisaje sin fin, que elija alguno de los 35 parques nacionales que existen el país ( www.luontoon.fi ). En ellos encontrará senderos perfectamente señalizados, zonas autorizadas para la acampada, lugares para encender fuego provistos de abundante leña seca y cortada.

Este otoño visitamos el Parque Nacional Isojärvi (ver plano del parque), situado a unos 200 km al norte de Helsinki. Creo que puede ser una buena elección para alguien que quiera hacer una excursión de uno o dos días y conocer así la naturaleza típica del centro de Finlandia.

Para ello, es aconsejable desplazarse en vehículo propio o alquilado. Las carreteras de Finlandia son fáciles de recorrer, están bien señalizadas y la gente conduce en general de forma tranquila y respetando las reglas de circulación. El viaje desde Helsinki puede durar, como máximo, unas tres horas. Lo mejor es tomar la autopista A-4 hasta Lahti y dejarla aquí para continuar por la nacional 24 en dirección a Jämsä hasta llegar a Kuhmoinen. De esta población sale a la izquierda la carretera 3284 que, tras unos pocos km, se transforma en pista forestal. A través de ella y a unos 17 km de Kuhmoinen llegamos a la entrada del Parque Nacional, señalada a nuestra derecha con la P de parking. Dejaremos allí nuestro vehículo y, en las inmediaciones, apreciaremos una bonita edificación de madera roja. Se trata de la vivienda construida a mediados del siglo pasado para los leñadores que entonces trabajaban en aquellos bosques y que, faltos de medios de transportes, debían pasar semanas allí, alejados de sus hogares. La mecanización del mundo moderno, con, por un lado, la asequibilidad del automóvil por parte de casi todo el mundo y, por otro, la llegada de las monstruosas máquinas forestales que, en un día y conducidas por un solo hombre, hacen el trabajo para el cual antes se requería veinte de ellos trabajando duramente durante un mes, hizo obsoletas aquellas viviendas. Ésta que ocupa la entrada del parque, denominada Heretty, está destinada actualmente a museo de historia de la explotación forestal y en ella se encuentra, en verano, a un guía del parque.

En el centro del parque, en Lortikka, se halla otra antigua casa para leñadores, también perfectamente conservada, que, con derecho a sauna, se alquila por semanas a grupos de 20 personas (tel. en verano: +358205645272).

Nosotros dimos un paseo por un circuito de unos 12 km. Salimos de Heretty y, pasando por Latokuusikko y Vahterjärvi, llegamos a Lortikka, en donde comimos alrededor de la hoguera. Desde allí, pasando por la cima de la colina Lortikkavuori, regresamos a Heretty. Con más tiempo hubiésemos podido seguir hasta Kalalahti, a orillas del lago Isojärvi, que da el nombre al parque, o bien continuar hasta Huhtala, en donde se puede visitar una antigua hacienda conservada como museo rural.

Si se viene en coche a Finlandia no es mala idea traerse una balsa inflable para poder desplazarse por los lagos. Así, si en esta excursión se dispone de ella, una vez en Kalalahti se puede remar medio km sobre las aguas cristalinas del lago hasta la romántica islita de Renusaari, en donde está autorizada la acampada. Otra posibilidad a tener en cuenta es que en la orilla de Kalalahti hay barcas de remos de alquiler. Se pueden reservar llamando al mismo número apuntado para el alquiler del refugio de Lortikka. Si se dispone de sedal y gusanos se puede intentar pescar alguna perca. Para otras modalidades de pesca se necesita disponer de permiso.

...
 
Colores de otoño
 
 
Arándanos rojos

En nuestra excursión por el parque pudimos admirar la belleza de colores con los que el otoño pinta la naturaleza. Vimos las repesas construidas por los castores, aunque éstos se mantuvieron ocultos a nuestras miradas, igual que suele ocurrir con los otros animales que pueblan los bosques de Finlandia: alces, liebres, zorros, lobos, osos, etc. Las morrenas que se formaron hace diez mil años durante la última época glaciar están ahora cubiertas por una espesa y mullida capa de musgo sobre el que destaca el color escarlata brillante de los arándanos rojos que en esta época de año abundan por los bosques y que se recogen para hacer confitura.

El sendero, bien marcado con señales azules y rojas, va serpenteando por oscuros bosques de altos abetos y álamos centenarios y se abre, de vez en cuando, a orillas de algún pequeño lago o transcurre por los troncos que se han dispuesto sobre las zonas de pantano que va cruzando.

No vimos apenas aves. La mayoría han emprendido ya su largo viaje a países del sur, de clima más benigno en invierno. Igual nosotros, si queremos seguir haciendo senderismo durante los próximos meses, deberemos volar a lugares como España en donde, a diferencia de aquí, no queda todo cubierto por el blanco manto invernal.

© texto José-Andrés Miralles jose.miralles@phks.fi

Ver más artículos y reportajes del mismo autor>>