<< Galicia

SANTIAGO DE COMPOSTELA-PADRON 37 aprox.

SANTIAGO DE COMPOSTELA. Kmts. 0
Día 0 (30-7-02). El autobús de la compañía DAINCO, S.A. que me trajo desde Cádiz tras 16 horas de viaje, llega a las 8:45 de la mañana. Llego a la estación de autobuses, vieja conocida de otras llegadas con itinerarios en la cabeza, renegando de volver en autobús a la Ciudad del Apóstol, aunque ya se sabe "que de esta agua no beberé...". Espero a Ana, mi compañera de camino esta vez. Va a llegar tarde. Llamó avisándome. Las dos horas de espera se me hacen eternas. El cansancio de dormir a ratos en el autobús empieza a hacer mella. Finalmente llega a las 10:45 h.

...
... hemos aprovechado para buscar el inicio del sendero, que hemos localizado, de casualidad, ya que no hay ningún tablón de madera que así lo anuncie,..
  ..

Tras los saludos de rigor y las conversaciones sobre todo lo que nos ha ocurrido desde que nos vimos por última vez, montamos en su coche y vamos a buscar alojamiento, antes de dejar el coche en Riveira, punto final de nuestro itinerario. Lo encontramos en un hostal en la Praza de Galicia, después de intentarlo en Conxo, un antiguo pueblo a las afueras de Santiago que se ha visto engullido por el crecimiento de la ciudad. Allí hemos aprovechado para buscar el inicio del sendero, que hemos localizado, de casualidad, ya que no hay ningún tablón de madera que así lo anuncie, junto a la Iglesia y el Hospital Psiquiátrico, justo en una calle que parte a la derecha, según se mira a la fachada principal.

Después de una ducha relajante, salimos para Riveira, por la A-9. Entramos por Vilagarcía de Arousa, donde comemos cerca del puerto con unas estupendas vistas a la Ría de Arousa. En Riveira, dejamos el coche en el puerto y volvemos a Santiago en autobús (hay uno cada hora) y llegamos a esta ciudad justo a tiempo para cenar algo, dejándonos sumergir en el ambiente de las calles del centro, de las gaitas en las calles, el sonido de la tuna en la Praza do Obradoiro antes de irnos a dormir.

SANTIAGO DE COMPOSTELA (BARRIO DE CONXO) – PADRÓN. Kmts. 37 aprox.

Día 1 (31-7-02)-1º parte (G.R. 94): Nos despertamos tarde. El reloj-despertador de Ana, no nos ha avisado o no lo hemos escuchado. Tras un desayuno en la habitación a base de zumo, galletas, pan y fruta, pagamos la habitación y vamos a coger un urbano en dirección a Conxo. Llegamos en la línea 5 que nos deja justo enfrente del Hospital Psiquiátrico, al pie del camino. Inmediatamente, seguimos las balizas por una calle estrecha, cuesta abajo, que poco a poco nos saca del barrio. El sendero pasa por delante de un campo de fútbol antes de cruzar un arroyo que definitivamente marca el final del barrio. Un cambio de casi 180º en la dirección del sendero sobre unos escalones de piedra nos hace ascender dejando Conxo a la derecha. El camino es herbáceo, muy bien definido y nos lleva al pie de la vía del tren. Dejamos la vía a la izquierda hasta llegar a ...¡¡unas obras!!. La primera en la frente. El sendero desaparece hasta llegar a una explanada donde una máquina excavadora se afana en aplanar el terreno. Vuelvo sobre mis pasos por si acaso nos hemos dejado alguna baliza. Cruzo la vía y sigo por un sendero que hay junto a ésta. Nada, no hay ninguna señal a pesar de que hay sitios para ponerlas bien visibles. Vuelvo hacia donde me espera Ana, que está hablando con un señor. Tras comentarnos que no ha visto ninguna marca blanca y roja, le preguntamos por Luou, una de las parroquias por las que pasa el sendero. Hemos decidido buscar un camino alternativo hasta allí y retomar el sendero ante tal "desastre". Nos indica que sigamos la carretera al otro lado de las obras (al parecer, las de la vía rápida del tren) y que preguntemos al bajar por carretera.

...
... un giro inesperado a la izquierda junto a una panadería que nos regala un aroma a empanada de pescado que nos abre el apetito, ...
  ..

Nos dirigimos hacia allí. La carretera cruza por un puente la A-9 y...¡¡¡vemos las balizas de nuevo!!!. Al parecer, las obras del tren solo se han llevado una parte del camino. Más contentos, seguimos por la carretera, pasando por dos molinos de agua junto a un arroyo a nuestra izquierda. Los molinos parecen reposar durante siglos en una asombrosa quietud, iluminados bajo la luz verdosa que se filtra de los árboles. Al poco, la carretera tira hacia arriba hasta llegar a un cruce en una aldea. Nosotros continuamos de frente, aunque no hay balizas de confirmación cercanas al cruce. Empezamos a entender que la falta de balizas va a ser continua, así que lo mejor será andar unos metros en cada dirección en los cruces antes de decidirnos a tomar una de ellas. Así, tomamos una pista forestal ancha y de tierra, cruzando monte bajo, toxo, y algunos eucaliptos bajo un sol que empieza a apretar. Las balizas, ahora sí, parecen pintadas recientemente y es fácil orientarse en los cruces. Tras algunos kilómetros, en una línea casi recta en dirección sur, vemos la A-9 de nuevo a nuestra derecha. El sendero aquí gira y va descendiendo hasta llegar a Montes, un lugar que nos da la impresión de ser residencial a juzgar por sus casas. La pista se convierte en asfalto y en un nuevo cruce con Lamas, las señales no quedan muy claras. Hay una aspa que indica que a la izquierda, la dirección es equivocada, pero queda duda en el resto del cruce. Decidimos ir de frente. Al rato, empezamos a ver que no hay balizas. Esto se confirma en un nuevo cruce. Extrañados ante la falta de balizas, Ana investiga a derecha e izquierda mientras yo vuelvo sobre mis pasos al cruce de Lamas. Ando a la derecha, por ser la más "sospechosa" y descubro que hay más balizas en la carretera, que pasa bajo la A-9. Tras avisar a Ana, tomamos, por fin, la dirección correcta (¿quién pondría las marcas así?) hasta llegar a Sollans, donde giramos a la izquierda, siempre por carretera. Aquí vamos en dirección a Luou pero al llegar a Mazas, un giro inesperado a la izquierda junto a una panadería que nos regala un aroma a empanada de pescado que nos abre el apetito (por cierto, bastante poco visible la marca, de hecho al principio nos la pasamos de largo), nos lleva a otra pista asfaltada a la derecha de la que hemos dejado. Siguiendo las balizas dejamos atrás Sollans para pasar otra vez por debajo de la A-9. ¡¡¡Vaya manera de hacernos dar una vuelta más tonta!!!. Aquí la última baliza que vemos es en el túnel que pasa por debajo de la A-9. A la derecha del túnel, hay un camino que parece que es una vía de servicio de la autopista que descartamos. Decidimos seguir por carretera, dejando a la izquierda la pista que va a Guldris y a la derecha otra pista que parece muy recientemente abierta o ensanchada. Si las balizas estuvieron allí, olvidémosla nos decimos, ya que los arcenes están tapados con tierra movida y algunos árboles talados. A falta de balizas, decidimos avanzar por carretera, aunque empezamos a pensar que hemos perdido el camino. La carretera se dirige a Cacheiras y en el cruce con Roquian nos damos cuenta que hemos perdido definitivamente el GR y que la mejor solución pasa por volver a Luou y retomar allí el camino. Seguir por carretera a Cacheiras es ir más al este y andar más kilómetros. Bajamos por carretera a esta parroquia, pasando por Casaldomiro, hasta Seoane donde tomamos la carretera a Luou. Ésta está ensanchándose, ganándose unos tres metros de ancho. La carretera se ve atravesada por la pista forestal que vimos junto a la de Guldris. Llegamos al cruce de Insua y...¡¡¡sorpresa!!!, aparecen las balizas que vienen de la derecha sin que nos expliquemos cómo. Caminamos ahora a buen ritmo hasta Paraxo y de allí a Luou, donde a la altura de una bonita iglesia de piedra tomamos a la izquierda por la carretera de Raris, llegando al poco al cruce con Trasellas por donde seguimos (derecha de nuevo); y antes de llegar a esta aldea, el camino se adentra en una pista forestal entre eucaliptos a la izquierda. Son las 12 de la mañana y si no fuera por las continuas pérdidas a la salida de Santiago llegar hasta aquí apenas nos habría supuesto un par de horas.

...
...Volvemos de nuevo a la pista y seguimos sin ver balizas de GR. , ...
  ..

Aquí hacemos un pequeño descanso para beber agua antes de continuar. La pista asciende sin pérdida, entre pinos y eucaliptos. Ahora sí avanzamos con rapidez. El camino desemboca en una carretera asfaltada y tomamos a la izquierda (baliza sobre el asfalto de la carretera) hasta llegar a una pista forestal a la derecha muy bien indicada porque hay dos cruces sobre el asfalto. Esta pista, sin pérdida al igual que la anterior, nos lleva a otra asfaltada. Esta vez tomamos a la derecha (baliza muy perdida en una roca en el mismo cruce). Así andamos un trecho hasta entrar en otra pista a la izquierda (dirección sur), que junto a las anteriores nos hace cruzar los montes de la parroquia de Rumille. Esta nueva pista está bastante marcada por roderas de coche, aunque poco a poco se va cerrando por silvas y toxos, que nos arañan las piernas y nos hacen avanzar con lentitud. En un pino se nos presenta un contratiempo: en él hay una baliza pero el camino se ha cerrado tanto que tenemos una auténtica pared de silvas enfrente imposibles de pasar o rodear. A la izquierda tenemos salida a los depósitos de agua de Rialdomato. Pensando que el camino se ha perdido por lo poco transitado bajamos por la pista de estos depósitos donde volvemos a ver de nuevo las balizas. Al parecer el balizador ha tenido el mismo problema y ha tenido que tomar un nuevo rumbo. La pista, que lleva en sentido ascendente al repetidor de TV, desciende hasta un cruce. Hay un camino que sigue recto que bastante empinado, asciende un collado. Afortunadamente, tomamos por carretera a la izquierda. Al poco, sale una pista a la derecha no señalizada. Seguimos por carretera hasta que avanzado un trecho no vemos balizas. Además, la brújula marca un rumbo 60ºE que no es el que debemos tomar. Volvemos de nuevo a la pista y seguimos sin ver balizas de GR. Sin embargo, al ir en dirección sur hacía el río Ulla, decidimos seguir por él. Las balizas aparecen a 400-500 m. del cruce. ¡¡ Vaya manera de señalizar!!. El camino lleva a un cruce donde salimos junto a una casa azul y la señal del Merendero de Xirimbao (a 800 m.). Bajamos los 800 metros para llegar a una zona arbolada de carballos y soutos, con mesas de piedras. Aquí también está el Coto de Pesca del Río Ulla. A la sombra de los árboles, con el rumor del agua caer por una presa y el frescor del viento que se encajona por el río, nos sentamos a disfrutar del caudaloso río y de una improvisada comida a base de pan con chocolate, galletas y manzanas.

...
...volvemos a ver balizas del GR en el cruce de la Capilla de Santa Cruz, ...
  ..

Día 1 (31-7-02)-2º parte (G.R.52): Tras comer y reponer fuerzas, buscamos dónde se separan los senderos GRs. Tenemos claro que el GR52 no cruza el río. Junto a la caseta del coto, vemos la entrada a un puente colgante realmente espectacular. Su suelo es de red metálica asegurada con cables metálicos. No nos resistimos a cruzarlo y disfrutar de las vistas sobre el río. Sin embargo, la puerta de reja verde está ¡¡cerrada!!!.Vaya, ¡¿qué diablos pasaría si se quisiera seguir por el GR94?!. Afortunadamente, no es nuestro caso. Sabemos que debemos ir a Padrón por este lado del río. Así que buscamos balizas próximos a la orilla. En ésta hay un sendero hecho por pescadores que va río abajo, ¿hasta Padrón?. No nos arriesgamos a tener que dar media vuelta a mitad de camino, por lo que volvemos sobre nuestros pasos a la carretera. Iremos a Padrón por aquí. La carretera va a cierta distancia del río, bajando a Sinde (a unos 3 kms.) En esta aldea vemos las balizas de nuevo, sin que podamos determinar de dónde proceden. Decidimos seguirlas, siempre por la carretera. Al poco, llegamos a un cruce a la izquierda que se dirige la Santuario de Nuestra Señora de las Mercedes, en el que ni siquiera buscamos balizas. Ahora aprieta el calor y tenemos ganas de llegar a Padrón. En Pousada, paramos en una larga recta a beber agua antes de afrontar la última subida a Herbón. Ésta es larga y en algunos tramos nos deja ver el sinuoso recorrido del río Ulla. En esta población, volvemos a ver balizas del GR en el cruce de la Capilla de Santa Cruz. Es posible que el sendero se acercara al río en el Santuario y se separase de él en este cruce. Tras pasar por debajo de la A-9, entramos en Padrón a las 18h. por las cercanías de la estación de trenes. Cerca de ésta, hay balizas que indican que el camino sigue a la derecha, siguiendo las indicaciones de la "Ruta Rosaliana". Nosotros buscamos pensión en una bonita casa del s. XVIII hoy reconvertida en Hostal. Una ducha caliente y una grata cena a base de ensalada, empanada de maíz, berberechos y café, nos dejan recuperados de tantos esfuerzos.

© Raul Fernández Velasco


<< Galicia