¿quieres participar en nuestras excursiones y actividades?
<< Cataluña

DE CERBÈRE A ULLDECONA
(GR-92 DE PORTBOU A ULLDECONA) >>

Punta dels Ocells, cala Bofalluts (inaccesible desde tierra) y Puig de Cervera, desde el mirador del Cap de Cervera, en la carretera. © Carles Danon

...

CERBÈRE / CERVERA DE LA MARENDA-PORTBOU

.... Resumen etapa:
Cervera – Cap de Cervera 15’
Cap de Cervera – Puig de Cervera 20’
Puig de Cervera – Coll dels Belitres 12’
Coll dels Belitres – Portbou (Playa) 13’
TOTAL 1h05’
  ...

Se trata de un tramo "extra", que no está señalizado de ninguna forma. De hecho, he visto en alguna página web, que el GR92 enlaza en Portbou con la red francesa de senderos. No es del todo exacto, pero por su facilidad y la brevedad de su recorrido (una hora aproximadamente), no estaría de más que la Federación iniciara contactos con su homóloga francesa para convertir este tramo en un auténtico enlace internacional de senderos. Además, la línea de tren de Barcelona a Francia por Girona finaliza su recorrido en esta población; por lo tanto, las comunicaciones son buenas e incluso llegan trenes desde Madrid, Zaragoza, Cartagena y Valencia.

Debemos situarnos en el Paseo Marítimo de Cerbere, frente a la playa, y desde allí, tendremos dos opciones para dirigirnos al mismo lugar: la primera, siguiendo la carretera nacional N-114, que sigue hasta la frontera, pero antes, en un cuarto de hora, nos deja en el mirador del Cap de Cerbère. La segunda alternativa pasa por un pequeño sendero, que comienza al final del muelle, detrás de un centro de submarinismo. Según las circunstancias, habrá que extremar las precauciones, ya que está tallado en la roca, y muy pegado al mar; por lo tanto, no deberemos utilizarlo en caso de fuerte viento o mala mar. En algunos tramos la erosión ha hecho desaparecer el soporte de cemento y habrá que andar por la roca viva.

En seguida atravesamos una pequeña cala, y a los diez minutos de la salida alcanzamos otra en la que muere este sendero. Ascenderemos por otro no muy visible, que sube la fuerte –pero corta- pendiente del barranco. En seguida llegamos a la carretera, que seguimos hacia la izquierda, pasando frente al cementerio y apareciendo en pocos minutos en el mirador del Cap de Cerbere (15’). De las dos opciones, obviamente es más recomendable esta segunda, a menos que el tiempo o la Tramontana nos vayan a aguar -nunca mejor dicho- la fiesta.

....
 
Cap de Cervera desde la cuesta del Puig de Cervera
© Carles Danon

Desde el mirador del Cap de Cerbère la vista es espectacular, no tanto por el norte sino más bien hacia el sur, destacando en primerísimo plano la impresionante Cala Bofalluts, la Platja dels Ocells, rodeada de alcantilados y por lo tanto inaccesible desde tierra; la Punta del mismo nombre, que marca la frontera, coronada por el Puig de Cervera o dels Ocells, y todo el perfil del camino que vamos a realizar, hasta el Llançà, el Port de la Selva y el Cap de Creus. Incluso, echándole mucha imaginación… nos puede aparecer la cima del Montsià, la última del GR92 en tierras catalanas, a unos 580 Km. Si el viento sopla fuerte, es aconsejable no acercarse demasiado al borde del alcantilado, tanto aquí como durante toda la subida

....
 
Cervera desde desde el Puig de Cervera
© Carles Danon

Una vez empachados de este paisaje marítimo-montañoso, hay que dejar la carretera y seguir un sendero bien marcado, que asciende primero hacia una antena y va remontando la línea del alcantilado. La subida, aunque no muy larga, va ganando inclinación. En unos 20 minutos (35’) habremos alcanzado el Puig de Cervera, siguiendo el mismo sendero, a veces ligeramente desdibujado, y dejando a la derecha, justo antes de la cima, una pista, que la rodea entremedio del bosque, y que sigue la misma dirección, hacia el Coll dels Belitres. También podríamos seguirla, pero es muy aconsejable ascender a la primera –o última- cima de los Pirineos, de 207,5 m., donde encontraremos un búnker medio derruido y la penúltima marca fronteriza, la 601 (la 602 y última se encuentra situada en un punto prácticamente inaccesible del alcantilado). En el mar, a izquierda y derecha, las dos bahías de Cervera y de Portbou (lástima del puerto deportivo, que hizo desaparecer la Platja de les Guiules); en tierra, las dos poblaciones, en las que destacan evidentemente sus dos estaciones.

A partir de este punto, el camino va recorriendo la divisoria o frontera, perdiendo poca altura, y en seguida encontraremos la pista que hemos dejado atrás, que va siguiendo por la ladera francesa hasta el Coll dels Belitres, y que por lo tanto es igualmente válida para nuestro itinerario, aunque quizá no tan "genuina" como la cresta, pero el sendero que sigue ésta se halla muy desdibujado. Un detalle curioso, quizás la única diferencia visible entre un lado y otro de la frontera, son los árboles: inexistentes en el lado español, bastante abundantes y en fase de repoblación en el francés. Como podremos comprobar durante todo el recorrido en la zona Norte de la Costa Brava, los desastrosos y numerosos incendios han desnudado la mayor parte del paisaje, y en más de una ocasión echaremos en falta una mínima sombra.

En menos de un cuarto de hora siguiendo la cresta –algo menos por la pista- nos plantamos en el Coll dels Belitres (47’), primer –o último- paso fronterizo por carretera. Hasta no hace demasiados años, no nos hubiera tenido que sorprender si teníamos que mostrar la documentación en este punto; lo que antaño fueron casetas de la Guardia Civil y de la Gendarmerie, hoy nos pueden servir de improvisado refugio ante cualquier emergencia, y los agentes de la autoridad suelen brillar por su ausencia. Tenemos el Km 0 del Eje Pirenaico, la N-260, que finaliza en Pamplona, y de la que no nos alejaremos demasiado durante la primera etapa hasta Llançà.

Al cruzar al lado español, cogemos una antigua pista que rodea una casa por la derecha, pero en vez de seguir subiendo, hay que desviarse en seguida a la izquierda por un sendero que pasa entre esta casa y otra en ruinas. Descendemos suavemente siguiendo una línea eléctrica, que poco a poco se separa a la derecha, y a los diez minutos rodeamos otra casa (57’) y el sendero se convierte en pista que zigzaguea. En la primera curva, el camino señalizado a la derecha lleva al Coll de la Farella en 1h, al Puig de Queroig en 1h30 y la Junquera en 12h., siguiendo la cresta del Massís de l’Albera (existe un proyecto un PR que sigue este itinerario). En la siguiente curva, con la pista ya pavimentada, giramos a la derecha y alcanzamos los primeros callejones de Portbou (C./ Sant Jordi). Torcemos a la izquierda al llegar a la escuela, y alcanzamos el Paseo Marítimo y la Playa por una rampa, después de cruzar por debajo la carretera.

© Carles Danon diciembre 2002

 

..
La linea de puntos traza el recorrido del GR 92 en esta etapa, y está realizada sobre una reproducción del mapa elaborado por el Institut Cartogràfic de Catalunya (según autorización dada en exclusiva por esta institución para la web de www.andarines.com).

  .. Volver al comienzo de esta página