¿quieres participar en nuestras excursiones y actividades?
<< Cataluña

DE CERBÈRE A ULLDECONA
(GR-92 DE PORTBOU A ULLDECONA) >>

El valle de la riera de Vallmanya y la Sierra de Can Burgada
© Carles Danon

 

ETAPA 13

TORDERA - HORTSAVINYÀ
(13,07 Km. - 2h 15')

...

RESUMEN ETAPA:
Tordera - Pi de Can Burgada 1h10'
Pi de Can Burgada - Hortsavinyà 1h05'
TOTAL 2h15'

 
Tras recorrer más de doscientos kilómetros pegado a la Costa Brava, el GR 92 se ha separado ya del mar, aunque todavía será visible, a lo lejos, en puntos determinados. Esta etapa es una aproximación a la Serra del Montnegre, subiendo desde la parte baja del valle del Tordera hasta la iglesia de Sant Llop d'Hortsavinyà, donde está situado uno de los centros de información del Parque Natural del Montnegre-Corredor. El GR asciende de nuevo a la Cordillera Litoral Catalana, y no la dejará hasta más allá de la ciudad de Barcelona. Lógicamente, al cambiar el terreno, cambia también el paisaje que vamos a encontrar: se trata de unas montañas no excesivamente altas, con cimas que pasan poco de los 700 m. (767m. en el Turó d'en Vives, cota máxima, fuera del sendero). Pero es una zona muy húmeda, especialmente a partir del Coll de Can Benet, en la siguiente etapa, donde se pasa a la vertiente norte, más sombría; y vamos a ir acompañados por una vegetación radicalmente distinta a la que veníamos acostumbrados.
...
 
Mientras las montañas del Montnegre se acercan, al salir de Tordera, todavía quedan campos en el camino. © Carles Danon

Un problema añadido es el del transporte: salvo en Tordera, al inicio de esta etapa, poco transporte público vamos a encontrar hasta llegar a Barcelona; únicamente atravesaremos una pequeña población, Vallgorguina, no muy bien comunicada; y más adelante, hay alguna línea de autobús por las carreteras que unen la costa del Maresme con el Vallès. Pese a ello, se puede combinar el itinerario del GR 92 con muchas excursiones y rutas, señalizadas o no, por el Parque Natural, o bien, al ser ésta una etapa corta, hacer recorridos de ida y vuelta; en este sentido, me permitiré introducir alguna sugerente alternativa…

Tordera es la última población en el curso del río del que coge el nombre, antes de su desembocadura entre Malgrat y Blanes. Está bien comunicada por tren con Barcelona, por la línea del Maresme, y con Girona y el Vallès por la del interior, aunque la estación cae un poco apartada del pueblo. El GR atraviesa la población de este a oeste, por la C/ Amadeu Vives, el Camí Ral, C/ Mes y C/ Doctor Arana; ésta última se transforma, al dejar atrás el cementerio, en una pista asfaltada, por la que vamos encontrando bonitas vistas del llano del Tordera; incluso, asomando tras las primeras montañas, aparecen las puntas, ahora nevadas, del Turó de l'Home y les Agudes, en el Montseny. Mientras pasamos por las últimas casas del pueblo, en el barrio de Sant Andreu, el terreno es todavía más o menos llano.

Al poco de salir de Tordera, encontramos una primera bifurcación (10'). Por la carreterita de la izquierda se vuelve hacia el pueblo, encontrando en unos 200 m. la ancha pista sin asfaltar que baja desde Vallmanya a Tordera, antiguo trazado del sendero. Pero el GR se desvía a la derecha, siguiendo por la pista asfaltada, y se interna en un cerrado bosque de pinos y sobre todo encinas; en algunos tramos, está vallado a ambos lados del camino, y los masos, masías y casas de veraneo van apareciendo también a un lado y otro, así como algún campo de vez en cuando. La pista recorre la divisoria de una alargada colina, entre las rieras de Vallmanya (izquierda) y de Sant Ou (derecha), con un perfil ascendente, aunque muy suave. Al cabo de unos veinte minutos (30'), el asfalto se desvía a la derecha, para enlazar con otro vial que sube a la urbanización Les Ferreres y a Hortsavinyà, por detrás de la Serra del Llop. El GR continúa por la divisoria, ahora por un camino ancho sin asfaltar, pasa junto al Turó de Ca l'Agustí (104m.) y en seguida después, por la masía del mismo nombre, seguida de otra, Can Merla.

Aunque hay varios caminos secundarios a izquierda y derecha, no hay que dejar el camino principal por el que venimos subiendo. Al poco, se incorpora una ancha pista por la izquierda, que viene de la Riera de Vallmanya, y en seguida se desvía otra pista a la derecha hacia Les Ferreres. Algunas casas de la urbanización llegan hasta el GR, que poco después sube a un pequeño cerro, donde un claro en el bosque permite una buena vista sobre el valle de Vallmanya y la Serra d'en Burgada, a la derecha, y la Serra del Llop a la izquierda. Ahí la pista se estrecha y desciende un poco, para encontrar otro cruce de caminos en el Coll del Pedreguet (119m.- 55'); dejando los que van a uno y otro lado, nuestra pista vuelve a ascender, siempre en medio del bosque y empeora su estado, ahora es más pedregosa. Al cabo de diez minutos, parece que empieza a bajar de nuevo, pero entonces el GR se desvía por un camino a la derecha; aunque está bien señalizado, este cruce puede pasar inadvertido (lo digo por experiencia propia), pero la pista que veníamos siguiendo va a parar a la que sigue la Riera de Vallmanya, al otro lado de la gran masia de Can Burgada.

...
 
El monumental pino de Can Burgada o del Triturat, en un estratégico cruce de caminos. © Carles Danon

Volviendo al camino anterior, desciende rápidamente y se interna en un bosque mucho más húmedo y cerrado; continúa por terreno llano y aparece en el Coll de Can Burgada, donde, dejando de lado otros caminos, bajamos por el de la izquierda, que ya nos deja ver el monumental Pi (pino) del Triturat o de Can Burgada (135m. - 1h10'), en un cruce de pistas. Antes del pino hay una a mano derecha que sube hacia un par de masías (por aquí también se sube por la Costa dels Llops hasta muy cerca del Coll de l'Erola, poco antes de Hortsavinyà).La ancha pista que atraviesa es el antiguo itinerario del GR, acceso principal desde Tordera a Vallmanya y Hortsavinyà.

El GR 92 sigue la pista principal a la derecha, entrando ya en el Parque Natural del Montnegre - Corredor, dependiente de la Diputación de Barcelona. En seguida cruza la Riera de Vallmanya, deja un camino a la izquierda y da la vuelta para empezar un tramo de fuerte subida; tras pasar junto a la masia de Can Motxé, llega a la iglesia de Sant Miquel de Vallmanya, de propiedad particular. De ahí sale un camino señalizado a la derecha hacia Hortsavinyà (que reencontraremos más tarde), pero el GR continúa por la ancha pista, ahora ya más llanera. Al rato, cuando parece que empieza a descender, se desvía por otra pista en mal estado que sale de golpe a la derecha (1h25'), dando la vuelta, primero con fuerte subida, que se va suavizando; hace una doble curva, donde encontramos el camino anterior que subía de Vallmanya (quizá más corto) y en un cuarto de hora llega al Coll de Port (315m. - 1h40'), bajo el Turó de les Perceries, con una bonita vista del mar y de Pineda, a lo lejos. Aquí se cruza una de las pistas principales del parque, la que sube desde Pineda de Mar por un lado y de Tordera por el otro (continuación de la anterior pista de Vallmanya); por ello puede ser relativamente transitada.

...
 
Ermita de la Mare de Déu de l’Erola, en el collado del
mismo nombre
© Carles Danon

Seguimos la pista por la derecha. Al ir ganando altura, el bosque ha ido cambiando: de hecho, ya desde Vallmanya, no hay tanto pino y domina la encina, y sobre todo el alcornoque. La pista asciende suavemente hasta la Font dels Cirerers (poco agua encontraremos en verano); a partir de ahí sube fuerte, y tras dejar un caminillo descendiente a mano derecha (el de la Costa dels Llops que baja a Can Burgada), gira bruscamente en sentido contrario; a unos 100m. de esta curva hay unas rocas desde donde hay una amplia vista del bajo valle del Tordera, la Serra de l'Ardenya, la Selva y, si el tiempo acompaña, las Gavarres y el Pirineo. Poco después llega al Coll de l'Erola (515m. - 2h10'), entre el Turó de Mas Monnar a la derecha y el de Verinals a la izquierda, ahora con mejor vista si cabe, y la pequeña ermita de la Mare de Déu de l'Erola (S. XVIII); dice la tradición que curó de la viruela a aquellos que iban a rezarla: "Els malalts de la verola que us prometen visitar / En Vós, benigna senyora, alivi solen trobar".

...
 
Desde Sant Llop d’Hortsavinyà se adivina parte de la próxima etapa: el Coll de Can Benet y los Turons de Montnegre © Carles Danon

Ahora la pista es llana y entra en la sombra, y en unos cinco minutos encontramos otra bifurcación; unos metros por debajo, a la izquierda, llegamos ya al antiguo pueblo de Hortsavinyà (2h15'), con la iglesia de Sant Llop enfrente y el centro de información del parque a la derecha, abierto fines de semana y festivos, donde nos pueden informar sobre los itinerarios señalizados del parque; también hay un área recreativa y un aparcamiento. Aquí también tenemos una buena vista del mar, y hacia el oeste ya están cerca las cimas del Montnegre y el Coll de Can Benet, hacia donde nos dirigiremos en la próxima etapa.

© Carles Danon junio 2004

 

 

 

  .. Volver al comienzo de esta página