¿quieres participar en nuestras excursiones y actividades?
<< Cataluña

DE CERBÈRE A ULLDECONA
(GR-92 DE PORTBOU A ULLDECONA) >>

Port de la Selva desde el Cap de S’Arenella © Carles Danon

...

SEGUNDA ETAPA:
LLANÇÀ - CADAQUÉS (4h10’ - 18,61 Km)

....

Resumen etapa:
Llançà - Cap de s’Arenella 1h
Cap de s’Arenella - Port de la Selva 35’
Port de la Selva - Mas dels Bufadors 1h 15’
Mas dels Bufadors - Coll de sa Devesa 45’
Coll de sa Devesa - Cadaqués 40’
TOTAL 4h 15

  ...

Esta etapa puede dividirse en dos sectores bien diferenciados: el primero desde Llançà hasta la entrada al Port de la Selva, en la que el GR 92 no se separa prácticamente del mar; el segundo, desde esta población hasta Cadaqués, atravesando de norte a sur la península del Cap de Creus, donde se encuentra la cota más alta desde el inicio del recorrido y hasta dentro de muchos kilómetros

Por Llançà también pasa el GR11, bien señalizado, casi a la salida del pueblo por la N-260. Comparte recorrido, hasta el Mas de la Pallera (Carretera de Vilajuïga a St. Pere de Rodes), con la variante 92.0 hacia los Estanys de Vilaüt (y cuyo inicio en el puerto de Llançà no está indicado), pero el 11 se dirige por un lado a Vilamaniscle y la Jonquera, y por el otro sigue también hacia el Port de la Selva, ascendiendo primero al magnífico monasterio de Sant Pere de Rodes.

El recorrido urbano no está señalizado; si se quiere continuar después de la primera etapa, únicamente hay que seguir el Paseo Marítimo hasta las Roques del Castellar, al final del puerto, tardando unos diez minutos desde que se deja la carretera. Si se procede de la estación, el camino más directo sigue la Av. de Europa (Carretera GI-612 hacia el Port de la Selva), que cruza la N-260, y gira a la izquierda unos 200m. después del Ayuntamiento, donde también hay la oficina de turismo y la parada de autobuses, siguiendo por la C/ Palandriu hasta el mar.

Una plazoleta al final del puerto indica el inicio de esta segunda etapa del GR 92. En la C./ Miranda, ascendiendo a la izquierda por unas escaleras, aparece de nuevo la señalización, bastante correcta de momento. Arriba de las escaleras, otra vez a la izquierda, se abre una bonita panorámica. A la derecha, unas escaleras marcan el inicio de un sendero (Camí de Ronda) que, rodeado a la izquierda por el mar y a la derecha por varias casas seguidas, dejará poca posibilidad de pérdida. En seguida, al cabo de cinco minutos, se sale a una calle asfaltada, pero se vuelve a entrar al sendero por unas escaleras, indicadas como Camí de Ronda..

Se sigue el camino señalizado, entre el mar y las casas. Al principio, pasa por cuatro pequeñas playas, hasta llegar a una más grande, la de la Farella (10’), seguida de la de les Tonyines a los cinco minutos. Dejaremos esta última playa por unas escaleras que van a salir a una calle asfaltada, que seguiremos a la izquierda, en una zona ya más urbanizada, y después de una corta pero fuerte subida giraremos por calle que baja a la izquierda (Camí de Ronda) hasta un parking privado, donde el GR, escondido entre la vegetación pero bien indicado, baja por unas escaleras hacia la playa del Cau del Llop (22’)

Se atraviesa igualmente esta playa, subiendo al final por una rampa que vuelve a llevar a otro vial asfaltado. Al cabo de pocos metros, en el edificio “Mare Nostrum”, se deja el asfalto por el sendero que sigue a la izquierda. A partir de aquí el estado del sendero es bastante mejorable (junio 2002), debido a la abundante vegetación y a los residuos procedentes de la construcción de las lujosas residencias que hay a la derecha durante gran parte del camino; pero irá mejorando a partir de la siguiente bocacalle. Una de estas residencias se ha instalado curiosamente en la Punta de’n Feliu (35’).

....

 
Far de S’Arenella, bahía de Llançà y macizo de l’Albera
© Carles Danon

Siguiendo el sendero, a los cinco minutos se cruza una pasarela sobre un torrente, que baja de la falda del Puig del Vaquer, atravesando un curioso y bonito jardín. Aquí desaparecerán momentáneamente las urbanizaciones, el camino se ensancha y entraremos en el término municipal del Port de la Selva. Poco después el sendero sigue entre una vegetación baja; las señales del GR serán difíciles de encontrar, ya que se encuentran entre las piedras, en el suelo. Se pasa por otro torrente, por la Punta del Podaire, otra playita, por desgracia muy sucia, y en seguida reaparecen las casas. A la izquierda hay unos islotes y el Far de S’Arenella delante, alcanzándolo después de dos playitas más (1h.).

Es aconsejable rodear el faro, (con vértice geodésico: 19,9m) por el lado del mar; podremos contemplar todo el recorrido que hemos dejado atrás, desde el Cap de Cervera, con la bahía de Llançà a la izquierda, y la del Port de la Selva a la derecha, hasta la Punta Blanca. Hacia el sudeste, el Torrelló (256m.), hacia donde se dirige el GR (incluso se aprecia la cuesta por la que sube); pero también se puede pasar por delante del faro, para ir a reencontrar las señales en la pista asfaltada que baja de una cercana urbanización y de la carretera (donde hay parada de bus).

Siguiendo la pista, en un centenar de metros se deja el asfalto para seguir de nuevo el Camí de Ronda a la derecha. Solo se tarda diez minutos en hallar unas escaleras que bajan a una minúscula playa; en seguida, otra no mucho más grande, tocando ya la playa de la Vall, que da salida a la Riera de la Vall de Santa Creu, al lado de un camping, a un cuarto de hora desde el faro (1h15’), y que es la más larga de las que hemos encontrado hasta ahora. Por unas escaleras, salimos a un camino más ancho que sigue paralelo a unos metros de la carretera, a la que llegaremos al cabo de 10 min. (1h25’), a un aparcamiento que en verano puede estar bastante concurrido. También hay parada de autobús.

Al final del parking seguimos el último tramo antes del Port; después de pasar por dos playas más, en apenas cinco minutos salimos al cruce de la carretera de Llançà con la que sube al pueblo de la Selva de Mar, y la pista y el GR11 que bajan de Sant Pere de Rodes. Seguimos la carretera principal a la izquierda, entrando ya en el Port de la Selva (1h35’), de visita obligada.

En el primer cruce, pasado el semáforo, se separan, a la izquierda, la calle que entra al núcleo urbano (GR11 hacia Cap de Creus) y a la derecha, la carretera hacia Cadaqués y Roses, por donde sigue el GR 92. Es aconsejable hacer acopio de agua, ya que no vamos a encontrar en todo el camino.

....

 
"El fin del mundo": Cap de Creus desde el Coll de Sa Devesa. Más “marges”, más piedras, más desierto... © Carles Danon

Situados en el cruce, seguimos la carretera GI-613 que lleva a Cadaqués y Roses. Cuando llevamos andados unos cinco minutos, el GR se desvía de la carretera para seguir paralela a ella durante unos 300m., pasando por el cementerio y evitando un pequeño polígono industrial, para volver en seguida al asfalto (no obstante, puede resultar confuso, ya que el primer desvío no está bien señalizado; si no lo vemos, nos puede confundir la reincorporación a la carretera donde las señales son bien visibles). A unos 50 metros de esta reincorporación, dejaremos definitivamente la carretera, a los 10’ de la salida del Port (1h45’), por un itinerario señalizado hacia la Costa del Torrelló. En principio, la cuesta parece suave y está rodeada de pinos, chumberas, encinas y algún olivo, pero en seguida va ganando altura, otra vez entre bancales semiderruidos, y desaparecen los árboles. Esta primera subida puede ser agotadora, y más si se hace a pleno sol: aquí empezamos a disfrutar, pero también a sufrir, el paisaje erosionado del Cap de Creus.

Llegamos en unos 20 minutos (2h05’) a un rellano, sobre los 200m. de altura, donde podremos recuperarnos unos instantes, y contemplar hacia el Este el Monasterio de Sant Pere de Rodes y el Castell de Sant Salvador Saverdera. A partir de aquí la subida es más suave, siempre entre bancales, aunque aun encontramos algún repechón. Pero en seguida empieza a planear, rodeando por el Sur el Torrelló (256m.) hasta que llegamos a una pista (2h15’) procedente del Port de la Selva, bien indicada. La seguimos hacia la derecha en dirección al Mas dels Bufadors, y dejando otra que sale también hacia la derecha.

La pista sigue aproximadamente la divisoria, con muy poco desnivel, y en este tramo, no muy bien señalizada. Afortunadamente no hay ningún desvío que pueda desorientarnos. A la izquierda, más abajo, domina la tierra pelada, el paisaje desértico, rematado por el mar, propio del Cap de Creus (salvo algún tramo arbolado, más bien escaso); a la derecha, al llegar a un pequeño collado, el valle de la Riera de Romanyac, que desemboca en el Port, el observatorio y las instalaciones militares sobre el Puig del Pení (606m.), el más alto de la zona con la excepción de Sant Salvador (669m.); y enfrente nuestro, la Muntanya Negra coronada por el Puig dels Bufadors (443m.), que rodearemos por el Este.

Cuando la subida empiece a ser algo más pronunciada, será señal que nos aproximamos al Mas dels Bufadors, tras poco más de media hora de pista (2h50’); en el cruce de pistas, sin balizar como GR (aunque sí están señalizadas como rutas locales) cogeremos la de la izquierda; la de la derecha nos llevaría (y de hecho, nos llevó por equivocación, seguro que Pilar y Fernando no lo han olvidado) al Coll de Perafita, donde se unen las carreteras de Port de la Selva, Cadaqués y Roses; por aquí también llegaríamos a Cadaqués, ya sea por carretera o por un camino bastante abandonado que baja por la vertiente derecha de la Riera de Cadaqués; se tarda menos pero se dejará de contemplar unas vistas impresionantes.

Se sigue pues la pista de la izquierda, que parece subir hacia la Muntanya Negra, pero muere al pasar por el Mas dels Bufadors; entonces se convierte en sendero, bajando en dirección al mar (aunque parece extraño, ya que Cadaqués está en el lado opuesto). Dejamos dos senderos sin señalizar que suben a la derecha al Puig dels Bufadors, a menos que se quiera disfrutar de su panorámica inigualable: es pues un desvío recomendado. Los árboles reaparecen, también las señales, y llegamos a un pequeño collado, a 15’ del Mas (3h05), donde encontramos el Camino Antiguo del Port de la Selva (izquierda) a Cadaqués. Debemos estar muy cerca del GR11, ya que este camino de la izquierda lleva también a la Cala Tavallera, por donde pasa éste último. Seguiremos el camino de la derecha, que planea rodeando la Muntanya Negra, hundiéndose en los recodos provocados por los torrentes.

Aquí es donde más podemos recrearnos en el paisaje, piedras y más piedras, desierto y mar, que parece que nos acercan hacia el fin del mundo, adivinando las calas en la línea de la costa, gozando de la protección de unos pocos árboles, más abundantes cuanto más cerca de los cursos de agua. Es otra media hora de vistas que se van repitiendo, pero no por ello aburridas. Al llegar al Coll de Sa Devesa (3h35’), casi podemos tocar con la mano el Cap de Creus, donde se juntan mar, cielo y tierra. Ahora sí podemos despedirnos del Puig de Cervera, de la alta Costa Brava, que nos han estado acompañando casi todo el camino, y a los que ya no volveremos a ver. En el sentido inverso, el caminante que haya salido de Ulldecona, verá ahora acercarse el final de su recorrido. No me puedo imaginar lo que le puede pasar por la cabeza… quizá lo mismo que espero sentir, dentro de un tiempo, cuando desde la cima del Montsià, pasado el Ebro, me aparezca Ulldecona y el valle del río de la Senia…

....

 
Bajando a Cadaqúes © Carles Danon

Por el otro lado, también tenemos a la vista la meta de esta segunda etapa. A la izquierda, un camino lleva al cercano Mas de Gomeia y imagino que también al Cap de Creus. Seguiremos el de la derecha, que atraviesa a la vertiente Sur de la Muntanya Negra. Es un camino ancho, que baja primero zigzagueando, hasta cruzar el lecho de un torrente, pasa al otro lado y se va alejando de él. La bajada es suave, y en 20’ (3h50’) llegamos a una casa donde el sendero se convierte en pista, que seguiremos hasta encontrar, ya llegando a Cadaqués, otro desvío a la derecha (4h05’) que llega a una fuente (en buen momento, puede pensar alguien); seguiremos el de la izquierda, bajando paralelos a la carretera, aunque por encima de ella. La entrada en Cadaqués es inmediata, y en diez minutos más, podremos ganar la recompensa de bañarnos en su playa(4h15’).

© Carles Danon diciembre 2002

 

  .. Volver al comienzo de esta página