¿quieres participar en nuestras excursiones y actividades?
<< Cataluña

DE CERBÈRE A ULLDECONA
(GR-92 DE PORTBOU A ULLDECONA) >>

Llançà, l’Albera y la Alta Costa Brava, por donde transcurre la primera etapa del GR 92, desde la cuesta del Coll del Perer © Carles Danon

...

VARIANTE: GR 92-0

LLANÇÀ – PALAU SAVERDERA- ESTANYS DE VILAÜT (15.770 Km)

...

RESUMEN VARIANTE GR 92-0:
Llançà (GR 11) – Mas de la Pallera 1h05’
Mas de la Pallera – Palau Saverdera 1h
Palau Saverdera – Ctra. a Castelló (GR92) 1h05’ TOTAL 3h10’

  ..

El itinerario principal del GR 92 bordea la península del Cap de Creus, tocando el mar en gran parte de su recorrido, excepto en el tramo que va desde el Port de la Selva hasta Cadaqués, donde transcurre por el interior. De hecho, no alcanza niguno de los puntos, por así decirlo, "culminantes" del macizo: el propio Cap de Creus (inicio y final del GR 11) y el Puig de Sant Salvador Saverdera, la cima más alta de la zona, sobre el Monasterio de Sant Pere de Rodes.

La primera variante de este sendero de Gran Recorrido, en cierta manera evita un rodeo que a simple vista parece innecesario: el trayecto más corto entre dos puntos (Llançà y Estanys de Vilaüt) es siempre la línea recta. En este caso, los recorridos del itinerario principal y de su variante se complementan perfectamente: el primero descubre al detalle los rincones, playas, alcantilados semiescondidos de este Parque Natural, ofreciendo al caminante unas bonitas panorámicas sobre la parte más oriental del macizo, desde el Mas dels Bufadors hasta el Coll de Sa Devesa. La variante 92-0 pierde el largo tramo de costa, pero a cambio ofrece unas panorámicas inigualables del llano ampurdanés, del extremo más oriental del Pirineo, desde el Ripollès hasta el Mediterráneo, y de montañas aun más lejanas, como las Gavarres o el Montseny.

En principio, el sendero parte del puerto, pero no hallé ninguna señalización en su inicio ni en el tramo urbano. Sale de la población por la C/ Sant Pere de Rodes, en la zona más elevada del pueblo, para encontrarse en seguida con el GR 11, con el que comparte la subida hasta el Mas de la Pallera; por lo tanto, una buena opción es, desde la estación de RENFE, seguir la carretera a la derecha unos 600m. hasta el club deportivo, donde cruza el GR 11 procedente de Vilamaniscle; a la izquierda, tras las últimas casas, coinciden los dos senderos, en un cruce de pistas no muy bien indicado. La que asciende a la derecha va a buscar el fondo del barranco, donde baja un arroyo, que se cruza en seguida. La pista se va estrechando y al poco de pasar por un olivar, los GR se desvían a la izquierda por un sendero que va ganando altura, entre muros de piedra. En el siguiente cruce con la pista (15’), se sigue ésta a la derecha, y al volver a cruzar el arroyo sale otra vez un sendero a la izquierda, que asciende fuertemente, a veces por encima de muros, a veces haciendo zig-zag. La subida es más acentuada cuando más se acerca al Coll del Perer (360m.), que se alcanza a los 35’.

vv
 
Desde la cabecera de la Vall de Santa Creu, se divisa a la derecha el Puig dels Bufadors (433m.) y el Torrelló (256m.), en el macizo del Cap de Creus © Carles Danon
 
 
Golfo de Roses desde la cresta de la Serra de Rodes, con Palau Saverdera en primer término, los Aiguamolls y al fondo, el Montgrí y les Gavarres, hacia donde se dirige el GR 92 © Carles Danon

Desde este punto ya nos podemos hacer una idea de las vistas que nos van a rodear durante gran parte del camino; hacia atrás, desde el Cap de Cervera se perfila el itinerario de la primera etapa del GR 92; hacia el oeste, las últimas cumbres, quizá nevadas, del Pirineo; enfrente, la Vall de Santa Creu, coronada por el monasterio y la cima-castillo de Sant Salvador, y al fondo, las cimas del Torrelló y el Puig dels Bufadors, que ocultan el Cap de Creus. Un sendero señalizado como itinerario del parque baja hasta la Vall; los GR ascienden hacia la derecha, siguiendo aproximadamente la divisoria, hasta que se entroncan con una pista (50’), en un pequeño collado ya en el inicio de la Sierra de Rodes. Si el tiempo lo permite, a partir de aquí, y durante un buen rato, se divisa los Aiguamolls, toda la plana ampurdanesa y gran parte de la provincia de Girona, desde las Medes y el Montgrí, hacia donde se dirige el GR 92, hasta las cimas de la Garrotxa y el Ripollès, de donde viene el GR 11.

La pista sigue por la vertiente sur-occidental de la Sierra de Rodes; aquí las montañas están recubiertas enteramente de paredes de terrazas, bancales o marges, da la impresión de que las curvas de nivel de los mapas existan realmente en el terreno. Tras un cuarto de hora caminando por la pista, el GR 11 y el 92 se separan al llegar al Mas de la Pallera (1h05’), en la carretera de Vilajuïga a Sant Pere de Rodes; el GR 11 se dirige al monasterio, mientras que el 92 sigue a la derecha por la carretera unos diez minutos, hasta llegar a la explanada de Mas Ventós, donde hay un área recreativa (1h15’); el primer desvío a la izquierda se dirige a la ermita de Santa Helena y a Sant Pere; el GR sigue la siguiente pista, también a la izquierda, hacia Sant Onofre. La pista va perdiendo poca altura, y permite contemplar de nuevo el Golfo de Roses, los Aiguamolls y la plana ampurdanesa, aunque también, por desgracia, algunas barbaridades urbanísticas (pensando especialmente en Ampuriabrava).

vv
 
Ermita de Sant Onofre, en la vertiente sur de la Serra de Rodes, un mirador privilegiado sobre los Aiguamolls y el Alt Empordà © Carles Danon

Sant Onofre es una pequeña ermita, en la ladera sur de Sant Salvador, donde llegamos tras unos veinte minutos de pista (1h35’), que llega aquí a su final. Un sendero sale por la parte trasera y empieza a descender vertiginosamente por el barranco, hasta cruzar el lecho de un arroyo; la bajada se va suavizando cada vez más, el camino se amplía y se encauza entre muros de piedra. Hay algunos desvíos sin señalizar, pero desde aquí, todos los caminos conducen a Palau Saverdera, donde empieza el terreno totalmente llano, antaño inundado casi en su totalidad, y hoy dedicado en gran parte a la agricultura: el llano de los Aiguamolls, que durará hasta l’Escala.

El GR entra en el pueblo por la C/ Sant Onofre y sigue por C/ Montseny y C/ Nou, hasta el cruce de la carretera de Roses a Vilajuiga (2h05’). Desde aquí sale la carretera a Castelló d’Empúries; la seguiremos unos diez minutos, hasta que en una curva dejaremos la carretera a la izquierda y una pista a la derecha, continuando rectos por otra pista. Al poco, dejamos atrás una estación depuradora, y en seguida aparece un antiguo vertedero (2h25’), donde el GR deja la pista que veníamos siguiendo y tuerce por otra a la derecha. En este tramo la señalización es bastante deficiente: parece que el camino vaya a entrar en un terreno vallado de un Mas, pero justo antes, a la izquierda, sigue por otra pista casi desdibujada, hacia poniente, entremedio de los campos. La pista va mejorando poco a poco, cruza un canal y, siguiendo también una acequia, entra en Vilaüt (2h45’), ya dentro del límite del Parque Natural; es un agregado del municipio de Pau, aunque no hay ningún comercio. Al pasar por las últimas casas, nos cruzamos con otra pista por la que pasa el itinerario cicloturístico de Figueres a Roses. La seguimos hacia la izquierda, dirección Roses, y empezamos a ver humedales y campos inundados y pantanosos: el primer estany, la Bassa Rodona, aparece en seguida a la derecha.

vv
 
Los Estanys desde el Aguait de Vilaut, sin duda el mejor lugar para contemplar las aves pasando desapercibido
© Carles Danon
 

A los diez minutos hay un desvío, la ruta ciclista sigue a la izquierda, mientras que el GR coge la pista de la derecha, entrando en la Reserva Natural Integral de los Estanys. En seguida (3h) aparece un grupo de encinas y a la derecha se desvía un caminillo hacia el Aguaït de Vilaüt. Vale la pena acercarse, especialmente en las mejores épocas, primavera y otoño, y sobre todo, no hay que cruzar fuera del perímetro vallado del acceso. Se trata de una cabaña, a orillas de uno de los lagos, convertida en un escondrijo perfecto para observar, sin ser descubiertos, los pájaros que anidan en la zona, o que simplemente están de paso en su viaje migratorio. Para poder disfrutar mejor del espectáculo, es necesario el máximo sigilo, además de unos buenos prismáticos.

La pista sigue, en el límite de la Reserva, hacia la carretera de Palau Saverdera a Castelló, donde entronca de nuevo con el itinerario principal del GR 92 (3h10’). Castelló a la derecha, y Roses y Palau Saverdera a la izquierda, quedan aproximadamente a la misma distancia, a 1h.

© Carles Danon marzo 2003


  .. Volver al comienzo de esta página