¿quieres participar en nuestras excursiones y actividades?
<< Cataluña

DE CERBÈRE A ULLDECONA
(GR-92 DE PORTBOU A ULLDECONA) >>

Bajada por la pista del Vilar . © Carles Danon
VARIANTE: GR 92-2

LLORET DE MAR PLA DE CAN GELPI
(14,12 Km. - 2h 45)

Mientras el itinerario principal del Sendero Mediterráneo recorre las últimas calas de la Costa Brava, la variante 92-2 se desvía por el interior, recorriendo (como también hace la 92-1) parte de la Cordillera Litoral Catalana, para ir a desembocar delante mismo del río Tordera. Por lo tanto, en la práctica tiene los mismos puntos de inicio y final que la etapa 12 del GR, ya que desde el Pla de Can Gelpi habrá que dirigirse hasta la estación o el pueblo de Tordera; Blanes queda un poco más lejos pero es fácilmente asequible, a unos 4 o 5 km. por terreno llano. Además, hay muchas rutas y puntos de interés cercanos, especialmente por las cercanías de Sant Pere del Bosc.

...

... el tramo entre Lloret y el Pla de Can Gelpi es todavía una bonita y suave excursión

 

Por desgracia, el entorno de este santuario y de esta variante del GR 92 tienen los días contados: solo es cuestión de que las distintas administraciones se pongan de acuerdo para empezar a construir la prolongación de la autopista C-32, antigua A-19, desde Palafolls hasta Lloret y Tossa. Esta infraestructura pasará a pocos cientos de metros del sendero, en el mejor de los casos, y es más que probable que obligue a cambios significativos en su recorrido. Hasta que llegue ese día, el tramo entre Lloret y el Pla de Can Gelpi es todavía una bonita y suave excursión que abandona el paisaje marítimo tan frecuente -hasta ahora- del GR 92, como preparando la entrada a la Serra del Montnegre.

La salida del centro de Lloret es muy confusa, ya que no hay señalización alguna durante un buen trecho. En principio la variante nace en el cruce con el GR, en la plaza que forman el Pg. Agustí Font (paseo marítimo) con la Av. Just Marlès (riera), para subir por esta última avenida y continuar por la del Rieral, tras cruzar la carretera de Blanes junto a la estación de autobuses. Por las indicaciones de la guía de la FEEC, parece ser que el itinerario se desvía a la derecha por alguna calle de las afueras de la población; pero es más recomendable, mientras no mejore la señalización, continuar por la Riera hasta la Carretera C-63 y seguir ésta en dirección Girona, cruzando un polígono industrial (donde milagrosamente aparecen las marcas de pintura) hasta una rotonda (25), al final de la zona edificada. Si tenemos la suerte de dar con el recorrido original, tan sólo nos ahorrará unos pocos cientos de metros de carretera.

Así pues, en dirección a Girona, nada más pasar la rotonda anterior, la carretera cruza un pequeño arroyo; ahí se desvía la variante por un camino a la izquierda, bajando de la carretera y continuando junto al lecho, que se va a juntar en pocos metros con otro curso de agua; ambos "afluyentes" forman de hecho la Riera de Lloret, que hemos seguido durante los primeros minutos del camino.

...

 
St. Pere del Bosc. © Carles Danon

A la derecha, el itinerario continúa por esa nueva riera, pero ahora en dirección a las colinas boscosas que se van acercando, por un camino de arena que va pasando por varios huertos y barracas hasta cruzar por fin el arroyo (40). Salimos entonces a una planta potabilizadora de aguas, donde el camino es más ancho y asfaltado, para empezar una fuerte y larga cuesta que nos ha de llevar un rato más tarde a la pista principal de acceso a Sant Pere del Bosc (55). Esta pista viene desde la carretera de Lloret a Blanes, y suele ser bastante transitada, ya que es el acceso principal a Sant Pere y a un cercano campo de golf.

...

 
Oratorio M.D. Gràcia.© Carles Danon

Seguimos el ancho camino a la derecha, en terreno más o menos llano y recorriendo aproximadamente la divisoria; muy pronto dejamos de lado el acceso al cercano Monumento al Ángel, y poco después pasamos junto a unas casetas medio en ruinas. El bosque mediterráneo que nos viene acompañando desaparece por un rato al pasar el acceso al campo de golf (1h05), donde el camino inicia un suave descenso hasta llegar a una bifurcación. Dejamos el desvío de la derecha y, otra vez en el bosque, la pista desciende un poco más para cruzar una riera, junto a la cual se encuentra el pequeño oratorio de la Mare de Déu de Gràcia, obra del arquitecto modernista Puig i Cadafalch del año 1.898. Mientras repongo fuerzas, van pasando ciclistas y caminantes; alguno viene también a presentar sus ofrendas a la Virgen, y me comentan que este pequeño oratorio es muy conocido y querido por los vecinos de la zona. Pero lo que más me sorprende del lugar, es el inesperado concierto de ranas, a plena luz del día, procedente de alguno de los pocos charcos que quedan en la riera.

A partir del aquí, la pista vuelve a subir, siempre rodeada de bosque, y al cabo de un rato llega a una cruz de término (igualmente, de Puig i Cadafalch, 1.898), que junto al oratorio anterior forma parte del las obras que se llevaron a cabo a finales del s. XIX para adecentar el entorno de Sant Pere. A unos 100 metros, un camino a la derecha lleva en un par de minutos al Santuario de Sant Pere del Bosc (1h25).

La ermita original, del S. X, fue habitada por los monjes benedictinos hasta 1.694, cuando fue incendiada por las tropas francesas. Hacia 1.789 se reedificó el santuario en estilo barroco, pero no fue hasta finales del S. XIX cuando vivió de su máximo esplendor, año en que la iglesia fue adquirida por Nicolau Font i Maig, Conde del Jaruco, quien hizo rehabilitar el Santuario y su entorno, construyendo también el oratorio y la cruz, con la colaboración de Puig i Cadafalch. En memoria de su mecenas, se conservan en el interior del recinto las tumbas de su familia y en 1.911 se construyó su estatua de mármol frente a la iglesia.

...

 
Creu de Terme. © Carles Danon

Tras esta obligada visita volvemos al camino principal, que se hace más estrecho al pasar junto a una hípica y vuelve a subir durante un corto tramo, para ir a morir en o otra ancha pista, en la divisoria; la seguimos a la derecha (a la izquierda bajaríamos a Blanes), y en unos 200 metros encontramos, en otro desvío, un mojón que separa los términos de Lloret y Blanes. La pista principal empieza a descender y en seguida llega a un cruce; ahora hay que dejarla y bajar a la izquierda por un camino más estrecho, que al poco pasa frente a dos masías, atraviesa después una zona talada y aparece frente a una cruz de término, en una nueva encrucijada de caminos (1h45): el de la izquierda lleva a Blanes, el primero de la derecha sube de nuevo a la pista anterior y el segundo, a la cercana iglesia de la Mare de Déu del Vilar.

...

... hemos cambiado ya los bosques de pinos y encinas por un paisaje más rural, rodeados de campos, granjas y explotaciones agrícolas....

 

El GR continúa bajando en la misma dirección, y en algo menos de un kilómetro el camino que venimos siguiendo se desvía a la derecha; ahí hay que continuar recto por un sendero más estrecho, que se irá cerrando más al dejar otro a mano derecha. Finalmente aparecemos en un llano, con campos cultivados a un lado y una explanada donde, a juzgar por la cantidad de basura acumulada, los jóvenes del lugar vienen a pegarse sus juergas. Unos metros más adelante el camino desemboca en la pista de acceso a El Vilar (2h), que seguimos a la izquierda pasando frente a la Urbanización Sant Daniel, ya muy cercana al llano del río Tordera: hemos cambiado ya los bosques de pinos y encinas por un paisaje más rural, rodeados de campos, granjas y explotaciones agrícolas.

Cuando la pista pasa a ser asfaltada, en la entrada a la urbanización, la dejamos y subimos entre campos por una pista a la derecha, pasando frente a un hostal, hasta llegar a lo alto de la pequeña colina. Ahí hay que torcer a la izquierda por la pista que cruza, siguiendo la divisoria durante unos diez minutos, y dejando de lado varias granjas y una torre de agua. En el siguiente cruce, por cierto no muy bien señalizado, el GR baja por la derecha de la colina, ahora convertida en una pequeña loma. Sigue atravesando campos y masías, cruza el Torrent del Gall, sube a otro pequeño montículo y tras entrar en un bosquecillo, aparece en una pista asfaltada (2h30), que desemboca a la izquierda, en unos pocos cientos de metros, a la carretera GI-600 de Blanes a Hostalric.

Al cruzar la carretera, entramos de lleno en el Pla de Can Gelpi, enfrente mismo del Río Tordera. Sólo falta cruzar la vía del tren para llegar al enlace con el itinerario principal del GR 92, junto al río (2h45). Desde aquí ya se ve hacia el noreste el puente de la N-II y la entrada a Tordera (pueblo), aunque Blanes es también accesible fácilmente, un poco más lejos. Por desgracia, seguramente dentro de unos años tendré que modificar estas líneas y escribir algo así como "la variante y el GR se encuentran casi en el punto donde la nueva autopista cruza el río"

© Carles Danon septiembre 2004

 

 

  .. Volver al comienzo de esta página