¿quieres participar en nuestras excursiones y actividades?
 

Camino de Santiago

Portomarín-Palas de Rei
ETAPA 7:
del recorrido Ponferrada Santiago realizado por Guillermo Amores en 1999

...

Basta una primera mirada para comprobar que Portomarín es una localidad diferente a la demás. El pueblo original formado por dos barrios, San Nicolás y San Pedro, a ambas orillas del Miño, se deshace bajo las aguas del pantano. Unía a los dos barrios un puente romano, destruido por Doña Urraca en su lucha con Alfonso el Batallador y vuelto a levantar en 1120. Pero no todo quedó sumergido bajo las aguas del Miño. La grandiosa iglesia-fortaleza de san Nicolás, se desmontó piedra a piedra para ser reedificada en la plaza central del nuevo asentamiento, junto con una balconada del antiguo Ayuntamiento y la fachada románica de la iglesia de San Pedro, instalada ahora en un extremo del poblado. Su bella factura; transición entre el románico y el gótico, luce un rosetón en la fachada principal, techo almenado y un interior sobrio y grandioso.

 

   
 
 
 
 
...

Iniciamos la etapa por carretera. Enseguida encontramos una pasarela, a la izquierda, que nos permite cruzar el brazo del pantano que se extiende por la cuenca del arroyo Torres. Algo más adelante encontramos un puente para vehículos. En este punto el Camino se aparta del arroyo y enseguida se une con otro camino que viene por la izquierda. Pasados unos 300 metros encontramos una bifurcación, nosotros elegimos la opción de la izquierda que asciende hacia el Oeste, a la sombra de un pinar y nos acerca, en algo más de un kilómetro, a la carretera que viene de Portomarín. Seguimos por asfalto, hacia la izquierda, y enseguida llegamos al cruce de la carretera que va al cercano pueblo de Cortapenas. Atravesamos esta carretera y pasados 400 metros, la carretera por la que vamos se une con otra que llega por la izquierda, juntas realizan un marcado giro al Oeste alcanzando en poco más de kilómetro y medio, el pueblecito de Toxibó; 520m (1 h. 08 min. desde el inicio de la etapa).

A la salida del pueblo, y ya pasado el cruce de carreteras a Vilariño, el Camino se desvía a la izquierda. Ascendemos entre pinar, paralelo y próximo a la carretera. Pronto llegamos a una zona donde el camino está semioculto por la maleza y por la falta de uso, ya que la mayoría de los peregrinos ascienden por carretera. Ascendemos hasta el Alto de Torros, donde el Camino y carretera se vuelven a fusionar durante un kilómetro. Poco antes de llegar a Gonzar nos salimos del asfalto por la izquierda, para tomar un camino que transita casi paralelo a la carretera y que nos acerca hasta el centro del pueblo. El Camino gana altura entre el arroyo de Balacedo y la carretera N-535 y, en poco más de 1,2 kilómetros desemboca en la pequeña aldea de Castromaior; 610m ( 1h. desde Toxibó), que recibe su nombre de un gran <<castro>> que se eleva al Noroeste del poblado.

Aquí iniciamos una subida corta pero fuerte para salir nuevamente al la carretera, por la que seguimos durante un kilómetro. El Camino continúa después a la izquierda de la carretera, avistando ya el poblado de Hospital de la Cruz, pequeño núcleo de campesinos, algo diseminado y con abierto paisaje hacia el Sur. Su nombre hace referencia a un hospital de peregrinos que aún se conserva a la entrada del pueblo, a la derecha. A la salida, frente al refugio, la señalización es inexistente. Hay que cruzar la carretera Lugo-Orense, subir a la derecha por el carril de incorporación y torcer de nuevo a la izquierda por la primera carretera asfaltada, que lleva llaneando hasta el pueblecito de Ventas de Narón; 700m (51 min. desde Castromaior). Ventas de Narón tuvo importancia en la época medieval; en el año 820 fue escenario de una encarnizada batalla entre las tropas cristianas y árabes.

Pasado el pueblo iniciamos el ascenso a la sierra de Lingode, remontándola por la vertiente norte. En el descenso de la sierra encontramos las dos casitas de Prebisa (Pebisa en algunos planos), lugar acogedor, si no fuera por el asfalto. Pasados unos 400 metros y poco después de una curva, unos metros, a la izquierda de la carretera, se eleva, junto a un gran roble con el que debe compartir años, el cruceiro de Lameiros, uno de los más interesantes de toda la ruta. Los cuatro lados de la base hacen referencia al calvario o a la muerte, mientras que en la cruz asombra el relieve de la maternidad o la vida. Algo menos de 500 metros nos separan de la localidad de Lingode, que tuvo un importante hospital.

Dejando atrás Lingode, podemos salvar la curva, que desciende al puente del arroyo de Lingode, por un sendero que se aparta a la izquierda. Continuando por asfalto, llegamos a Eirexe. Su nombre, iglesia en gallego, hace referencia al templo románico que aún se conserva. Desde Eirexe y tras recorrer unos 950 metros en suave ascenso, llegamos al cruce con la carretera de Marco-Monterroso, lugar bastante solitario. Luego descendemos hasta el caserío de Portos (Reboredo en algunos mapas), inmerso en una frondosa vega. Cruzamos el arroyo de Portos y dejamos atrás una bifircación a la derecha, para dirigirnos a Lestedo; 590m (1 h. 35 min. desde Ventas de Narón).

Proseguimos nuestro itinerario para acercarnos hasta las casas de Valos, que tenemos a unos 800 metros. Nuestro descenso continúa hacia el caserío de Mamurria, separado de Valos apenas 500 metros. Proseguimos por asfalto que, a estas alturas, y aún en la verde y húmeda Galicia, comienza a agotar. Tras cruzar la carretera de Villajuan, muy próximas hallamos las localidades de Brea, Avenostre y Lamelas, a las que llegamos siguiendo una pequeña carretera que conduce a la N-547, pero el Alto del Rosario se corona por un camino lateral de tierra.

Al inicio de nuestro descenso por la N-547 encontramos las casas de Rosario. Este lugar ha sido un interesante hito de los peregrinos, desde donde ya vislumbraban las lejanas cumbres del monte Pico Sacro, próximo a Compostela y se dice que finalizaban esta etapa con un rezo del santo rosario, dando así nombre a estas casas. En Rosario abandonamos la carretera para seguir el Camino que ahora pasa por Casas Revoltas, prácticamente fusionadas a las de Rosario. Pasando este poblado, continuamos descendiendo durante 1,4 kilómetros, para terminar nuestra etapa en Palas de Rei; 574m (1h. 01 min. desde Lestedo; de 7 h. A 7 h. 30 min desde el inicio de la etapa, incluidos descansos).


© Guillermo J. Amores 1999


volver al comienzo de esta página