¿quieres participar en nuestras excursiones y actividades?
 

Camino de Santiago

Refugio de Santa Irene-Monte do Gozo
ETAPA 10:
del recorrido Ponferrada Santiago realizado por Guillermo Amores en 1999

   
,,,
 
 
 
...

En la etapa anterior nos hemos quedado en el refugio de Santa Irene. Antes de empezar la descripción de la etapa de hoy, me gustaría indicar que si es posible la etapa anterior la deberíamos prolongar un par de kilómetros y llegar hasta Arca, la capacidad del refugio de esta localidad es mayor y además hay zona de acampada.

Por lo demás, la etapa que hoy vamos a realizar es puro trámite ante la inminencia de Santiago. No restan ya ni grandes poblados ni catedrales majestuosas ni importantes monasterios. Apenas se deja Arca atrás, un sexto sentido indica al caminante que aquello se acaba y, sin quererlo, su ánimo y su espíritu se engalanan para la gran cita. Ya no existe fuerza sobre la tierra que le impida conquistar su objetivo. Pero hoy no llegaremos a Santiago, aunque lo podríamos hacer perfectamente, pero queremos dejarlo para el último día, llegar tranquilos, relajados y con ganas. Nos quedaremos en el Monte do Gozo, donde los peregrinos lloraban antiguamente a la vista de las torres de la catedral, y ahora incita al llanto al observar cómo se ha desvinculado de su verdadera razón de ser. Poco importa cuando la meta está cerca. La belleza en esta etapa, se esconde en el interior.

Iniciamos nuestra etapa igual que la dejamos, por asfalto, pero a pocos metros, en el Km. 595, nos salimos a la derecha por medio de un pinar. Tras recorrer unos 600 metros, cruzamos nuevamente la carretera, en el lugar que ocupa un taller mecánico. El Camino, bajo sombras, desciende al poblado de Rúa, cuyo nombre evoca su condición de calle o camino hacia Santiago. Desde Rúa, por una carretera local, descendemos hasta el regato del Burgo. Y cruzamos la carretera en un lugar con varias casas, llamado Burgo. Desde este punto tenemos que decidir si queremos pasar por el refugio de Arca o, por el contrario, deseamos continuar el Camino sin pasar por el pueblo.

Si elegimos la primera opción seguiremos por asfalto hasta el mismo refugio, que está situado al borde de la carretera. Pero si hemos elegido seguir el Camino, debemos cruzar la carretera y seguir por un bosque de eucaliptos, por el que llegamos hasta un gran colegio y el campo de fútbol de Arca. El Camino ha sido ocupado por el campo de fútbol; tendremos que bordearlo por el lateral del colegio, cruzar la carretera y seguir por medio del bosque, donde muy pronto alcanzamos, recogido en un ameno valle, el poblado de San Antón; 280m (46 min. desde el inicio de la etapa).

Atravesamos el pueblo, y, una vez más, nos volvemos a introducir bajo espeso arbolado. Ya en el descenso y sin bosque, alcanzamos el caserío de "Casa Nova" y poco después, descendiendo por buen camino llegamos al poblado de Amenal. Pasamos el regato de Amenal y ascendemos a la carretera. Aquí se plantea si seguir por carretera hasta el aeropuerto de Labacolla o, por el contrario, seguir hasta Cimadevilla, por un camino semiciego por falta de uso, que también alcanza dicho aeropuerto. Optamos por la segunda opción para evitarnos los peligros del asfalto y nos dirigimos hacia Cimadevilla; 285m ( 33 min. desde San Antón), que alcanzamos tras recorrer unos 300 metros.

Desde Cimadevilla, la traza se hunde en una "correidora" oscura, ejemplo vivo del camino medieval. Conviene saborearlo con avaricia porque será la última vez que el sieso de los pasos viole un espacio tan íntimo y misterioso; el Camino se acaba y lo que queda a partir de ahora nada tiene que ver con la magia y la metáfora.

Salimos de Cimadevilla hacia el Oeste. Pasados unos 400 metros, una pista atraviesa el Camino, nosotros la cruzamos para proseguir por dentro del bosque. Recorridos algo más de 900 metros, llegamos a una bifurcación, también la atravesamos, continuamos al Noroeste para alcanzar nuevamente la carretera. Seguimos a la izquierda del asfalto por un andadero durante algo más de un kilómetro. Cruzamos la carretera para seguir por la desviación local que lleva a Sampayo. Por el medio del pueblo nos dirigimos a la izquierda de las instalaciones de Radio faro y desde aquí apuntamos hacia la carretera que va a la A-6. Seguimos la carretera hacia la derecha unos 150 metros, donde nos desviamos por un camino, a la izquierda, que nos lleva, en algo más de kilómetro y medio, hasta el poblado de Labacolla; 300m (1h 08 min. desde Cimadevilla). En esta localidad, aprovechando la corriente del río homónimo, los peregrinos solían lavar sus ropas y sus maltrechos cuerpos para presentarse ante el Apóstol en un mínimo estado de revista.

A partir de Labacolla, inexplicablemente desaparecen los mojones indicativos. Situados en la iglesia, hay que atravesar el pueblo por el interior y volver unos 130 metros hacia atrás, para cruzar la carretera nacional y tomar una local, que atraviesa el río, y en poco más de un kilómetro nos acerca hasta la localidad de Villamayor. Continuamos por asfalto. Tras pasar Casa Meiro, nuestro recorrido toma ligera tendencia hacia el Noroeste durante kilómetro y medio, donde encontramos un cruce, muy cerca están las instalaciones de la Televisión Gallega. Elegimos la opción de la izquierda, que seguimos durante unos 300 metros. Aquí tomamos la bifurcación de la derecha, según hemos llegado, que en poco más de un kilometro, alcanza la población de San Marcos. Desde aquí sólo nos quedan unos 950 metros para acabar nuestra etapa en el Monte do Gozo; 330m (1h 17 min. desde Labacolla; de 4 h. 30 min. a 5h. desde el inicio de la etapa, incluyendo descansos)

© Guillermo J. Amores 1999

volver al comienzo de esta página