Si no ves la barras de navegación puedes ir al
inicio de andarines
¿quieres participar en nuestras excursiones y actividades?
cuadernos para andarines
¿los conoces?

El vuelo de Harri

"Harri", empezó su vuelo el 20 de septiembre, y el 16 de noviembre, al llegar a África del Sur, tras 12.500 km de viaje, había batido el récord mundial registrado de migración de aves.

Por José-Andrés Miralles, desde Lahti (Finlandia) 8-4-2003

...
   

En otras ocasiones he hablado ya del fenómeno migratorio de las aves, que aquí en Finlandia se sigue con especial atención, quizá porque con ellas vemos llegar, cada primavera, la vida que renace. Algunas aves se quedan aquí, como nosotros, soportando los rigores del invierno. Entre ellas podemos citar al herrerillo común, la urraca, la corneja...Pero la gran mayoría, al llegar el otoño, se agrupan en grandes manadas y desaparecen de nuestros cielos, rumbo sur. Siempre ha constituido un misterio saber hasta donde eran capaces de volar en su migración.

Mediante los anillos con los que se marcaban se podía, con suerte, saber donde iban a pasar algunas sus "vacaciones de invierno", pero la puesta en servicio de los satélites Argos ha permitido un seguimiento permanente de estos animales, se encuentren donde quiera que sea.

Así, en el mes de octubre del año pasado, investigadores finlandeses implantaron a un macho de águila pescadora (Pandion haliaetus) un emisor cuya señal han podido seguir por vía satélite durante su viaje hacia el sur. Esta rapaz, a la cual se le dio el nombre de "Harri", empezó su vuelo el 20 de septiembre, y el 16 de noviembre, al llegar a África del Sur, tras 12.500 km de viaje, había batido el récord mundial registrado de migración de aves. Ahora se ha podido observar que Harri ha iniciado su camino de "regreso a casa", y lleva volados ya más de 2.000 km, esperándose su llegada al norte de la Laponia finlandesa hacia finales de mayo. Allí, en los parajes de Utsjoki en los que suele anidar, quizá reencuentre su pareja, "Lea", que ha estado invernando en Guinea Ecuatorial, y juntos vivan una nueva luna de miel, aunque con el permanente sol de medianoche que ilumina por aquella época la Laponia, poca luna van a poder ver...

©José-Andrés Miralles (texto y fotos)
jose.miralles@phsotey.fi

Ver más artículos y reportajes del mismo autor>>