¿quieres participar en nuestras excursiones y actividades?

<< José-Andrés Miralles

ww
e

Arriba: Acantilados blancos

A la izquierda: Acantilados rojos

   

EL SENDERO DE LA COSTA SUROESTE

  ( INGLATERRA, otoño del 2007)

Tras la  grata experiencia que tuvimos hace poco más de un año caminando por el Camino Oeste de las Tierras Altas en Escocia (www.andarines.com/jmiralles), este otoño decidimos explorar una pequeña parte del “Camino de la Costa Suroeste” (South West Coast Path) en Inglaterra (www.southwestcoastpath.com) .  

Es el sendero más largo de Gran Bretaña, con más de 1000 km. Recorre por su litoral la península suroccidental del país. Empieza en Minehead (Somerset), va hacia el oeste rodeando la península de Cornualles desde cuyo extremo (Cabo de Land´s End), gira hacia el este para acabar en Poole (Dorset). Incluye en su itinerario dos Patrimonios de la Humanidad: los famosos acantilados blancos de Cornualles y Devon y la interesantísima Costa Jurásica. Desde Plymouth a Poole forma también parte del sendero europeo de gran recorrido E9.

Originalmente se trataba de un camino de ronda utilizado por los servicios de vigilancia costera. Más tarde dejó de usarse con este fin y, a partir de 1978, ha sido habilitado para la práctica del  senderismo. Discurre por el mismo borde del mar, pasando por románticos pueblos de pescadores llenos de historia, todos con su pequeño puerto y a menudo situados junto a estuarios de ríos; de ahí que muchos de sus nombres acaben en “mouth”. Para pasar de una población a la siguiente el sendero nos conduce por impresionantes acantilados. Este subir y bajar hace que se deba invertir bastante tiempo para recorrer distancias relativamente cortas ya que, a pesar de que el punto más alto es de sólo 318m, el desnivel que se acumula es de 35.000m. Se calcula que, para hacer a buen paso la totalidad del recorrido, se necesitan unas ocho semanas. Nosotros hicimos, con calma, 50km en tres días.

Esta vez nos decidimos por la Costa Jurásica (www.jurassiccoast.com). Se trata de una costa de 186km que se extiende desde Exmouth a Poole, constituyendo el extremo sureste del sendero (www.swcp.org.uk). En esta costa es posible descubrir vestigios fósiles comprendidos en 185 millones de años de la Prehistoria, desde la Era Triásica al Cretáceo, con formaciones rocosas de hasta 250 millones de años.

... w
 

Llegada a Beer

Iniciamos nuestro recorrido en Exmouth y lo acabamos en Lyme Regis, tras pernoctar en Sidmouth y Beer. Como se podía esperar en esta época del año en el Canal de la Mancha, el tiempo no fue especialmente veraniego, pero tampoco fue malo: un día de sol y cielos azules, otro nublado y sin lluvias y el tercero con cielos semidespejados y un par de fuertes chaparrones. Como los acantilados están orientados al sur, la luz baja del sol de otoño despierta en ellos llamativas tonalidades que son de un ocre intenso en los que contienen óxido de hierro y de un blanco deslumbrante en los que abunda el yeso.

Debido a la correcta posición de la Gran Bretaña con respecto al meridiano de Greenwich (la que también le correspondería a España si no fuera porque vivimos, artificialmente, un huso horario adelantado disfrutando todo el año de “horario de verano”), así como a su situación más al norte de nuestro país, en invierno oscurece bastante pronto, hecho a tener muy en cuenta a la hora de programar la jornada. A pesar de que el sendero está muy bien señalado con postes y letreros indicadores, caminar a oscuras por los bordes de altos acantilados puede resultar extremadamente peligroso.

..
 

Por el sendero

Los parajes que recorrimos fueron realmente espectaculares debido a la amplia visión que se disfruta de las costas, necesaria ésta cuando los guardas debían avistar de lejos la llegada de contrabandistas procedentes del continente. Nos hospedamos en domicilios particulares (Bed&Breakfast). En esta temporada baja, una habitación doble con dos desayunos costó alrededor de 50 libras (70€). Por el mismo precio conviene pedir “Full english breakfast” ya que, con éste en la barriga, se puede andar muy bien todo el día sin sentir apenas hambre hasta la noche. La gentes del lugar, auténticos ingleses de pura estirpe, son gente educadísima, servicial y amable, aunque no se puede pretender que hablen, en general, otra lengua que no sea la del Imperio. Esto tiene la ventaja, por otro lado, de que uno se ve obligado a practicar lo que sabe de inglés. Los alojamientos los reservamos a través de Internet. En esta época del año, a pesar de que algunos estaban cerrados, fue fácil hallar habitación. En primavera y verano ya puede ser distinto y conviene hacer las reservas con tiempo.  

Desplazarse desde Londres a esta parte de Inglaterra es sencillo. Existe un buen servicio de trenes (www.southwesttrains.co.uk) que, saliendo de la estación de London-Waterloo nos llevan a puntos cercanos al lugar elegido para iniciar el recorrido y al cual nos podemos desplazar en autobuses locales.

.. q
 

Viejas casas con techos de paja

A quien quiera conocer sólo la Costa Jurásica aconsejaría hacer lo que nosotros: viajar en tren de London-Waterloo a Poole y allí tomar el bus turístico “Coastlinx 53” (www.devon.gov.uk) que recorre en unas horas toda esta costa por una tranquila y bonita carretera secundaria. Desde el amplio ventanal delantero del segundo piso de este bus vamos contemplando, cómodamente sentados, verdes colinas de perfiles suaves como los techos de paja de las casas ancestrales que a nuestra vera van desfilando. Nos apeamos en Exeter, la última parada. Ésta es una interesantísima ciudad con una bella catedral que engloba la nave gótica más larga del mundo. Desde la misma estación  de Exeter salen frecuentes autobuses que, en media hora, nos llevan a Exmouth, punto de inicio de nuestra excursión.

Si se deshacen ahora los 186 km por el sendero por la costa, se llega de nuevo a Poole, en donde se puede tomar el tren de regreso a Londres. Si no se quiere andar tanto, se puede subir al tren también a medio camino, en Weymouth o bien, como hicimos nosotros, tomar un bus local a Dorchester, desde donde también se alcanza el tren.

Existen muy buenas guías de las distintas partes del South West Coast Path. Nosotros utilizamos la correspondiente a la etapa “Exmouth to Poole”, de Roland Tarr (editorial Aurum Press).

En resumen, un agradable e interesante paseo por la Prehistoria sin necesidad de meterse en la máquina del Túnel del Tiempo.

  José-Andrés Miralles
jose.miralles@phsotey.fi

Ver más artículos y reportajes del mismo autor>>