¿quieres participar en nuestras excursiones y actividades?

<< C. Madrid
<< Castilla-La Mancha

 

RUTA ARANJUEZ SUR-ESTE

Aranjuez-Castillo de Oreja-Mesa de Ocaña-Aranjuez

Recorrido sin otra dificultad que sus 32 km (menos de 150 metros de desnivel), entre las comunidades de Madrid y Castilla la Mancha, de los sotos arancetanos del Tajo a los llanos de la Mesa de Ocaña, con inicio y final en la estación de FFCC de Aranjuez.. 

Ver recorrido y fotos en mapa adjunto.

© José A. Pérez González 30 – 11 - 2006
piripon@hotmail.com

Km. 0 Estación de FFCC de Aranjuez.  Línea de Cercanías C3, desde Atocha.  Frecuencia: de 15 a 30 minutos, según franja horaria.  Duración del trayecto:  37 a 42 minutos, según número de paradas intermedias.

Salir de la estación al aparcamiento y doblar junto a la parada de autobuses por la calle principal de acceso, entre dos verjas.  Al llegar al final de la calle (foto 1), Carretera de Toledo, doblar a la izquierda, hacia el Palacio (foto 2).  Bordear por su fachada sur el Palacio y el Jardín del Parterre (observar los preciosos magnolios y un gran madroño junto a la fuente ovalada central de Ceres ).  Al llegar a la plaza redonda, de Rusiñol, cruzar hacia el Restaurante Rana Verde (¡atención al tráfico!) y seguir su fachada sur hacia la calle arbolada (de la Reina), con plátanos de más de 30 m. de altura (foto 3).  Continuar hasta el final de la calle a lo largo de la verja del Jardín del Príncipe, entre ésta y la carretera.  Encantador paseo de 3 km. bajo plátanos y tilos centenarios que nos permite, además, formarnos una prometedora idea del Jardín y su variedad botánica y monumental, invitándonos a volver para visitarlo (no se arrepentirán).  El recorrido se puede hacer también por el interior de la verja, hasta la puerta de la Casita del Labrador (la más oriental abierta al público).

Km. 4,5.  Al final de la calle de la Reina, antes de pasar el puente sobre el Tajo, tomar una carretera hacia la derecha (sur), a lo largo del río (Calle de Mariano el Artillero), hasta el restaurante La Rotonda (uno de los típicos merenderos o “gangos” de Aranjuez), donde doblaremos a la izquierda.  Seguir la carretera (dirección E-NE) observando los viveros del Soto de la Pavera (a nuestra izquierda) y algunos raros ejemplares de robles a lo largo del recorrido.  Esta carretera es poco transitada y tiene buenos márgenes para caminar, si no ha llovido recientemente.

Km. 7.  La carretera vuelve a acercarse al río en la Playa de la Pavera (foto 4), lugar muy frecuentado por los ribereños en verano (merendero).  Unos metros más adelante, tras cruzar el puente del Canal de las Aves, se pasa por la Casa de la Monta, antigua yeguada fundada a finales del S XVIII, ahora abandonada.  Pasando una pequeña pinada (agradable lugar para un descanso) y una hilera de casas (a la derecha), la carretera continúa (en dirección este) con un asfalto cada vez más degradado, hasta convertirse en una pista de tierra, dejando a la izquierda el Soto del Embocador, llamado así por la presa del río que permite encauzar aguas hacia el Canal de la Aves (que acabamos de cruzar) y el Canal de la Azuda (al otro lado del Tajo).  Este sistema de riegos se construyó por mandato de Carlos V.  A medida que los farallones de nuestra derecha (extremo de la Mesa de Ocaña) crecen en altura y proximidad, dejamos a nuestra izquierda el Soto Mayor que, como el del Embocador, está recorrido por frecuentes caminos de parcelación, perpendiculares al nuestro, que llevan al río.  Observar los espesos tarayales a la derecha, restos de la antigua vegetación de rivera original del Tajo.  Foto 5.

Km. 10,5.  Entrada al Soto de Oreja, explotación agrícola de riego por aspersión, cuyas instalaciones principales dejaremos a nuestra derecha, unos cientos de metros más adelante (perros ladradores ¡pero atados!). 

Km. 13.  Castillo de Oreja.  Perteneciente a la antigua marca musulmana de defensa del reino de Toledo, hasta su conquista definitiva por Alfonso VII, en 1139, los restos de este castillo y sus dependencias, construidos sobre rocas de aglomerado de yeso, así como las impresionantes vistas desde el mismo, bien merecen el esfuerzo de los diez minutos de subida por la estrecha senda que se inicia desde la carretera (foto 6), justo bajo la torre del homenaje.  Desde el abandonado caserío de Oreja (ermita blanca 300 m al SE del Castillo), desde donde está tomada la foto 7, se toma un ancho camino de tierra que continúa en dirección SE, continuando la subida a la Mesa de Ocaña.  A unos 1.900 metros del castillo, tras descartas varios caminos poco definidos, en un cruce sobre un collado se toma un camino bien marcado, que baja a la derecha para subir inmediatamente, formando después una S hasta llegar a los restos de una majada abandonada (un anejo troncocónico nos ayudará a identificarla – foto 8), a unos 800 metros del cruce anterior.  Continuamos en dirección sur, atravesando un cruce de caminos, a lo largo del margen de un olivar salpicado de madrigueras de conejos.

Km. 16.  El camino llega a la pista que va de Ontígola a Noblejas, que tomaremos a la derecha (oeste).  En menos de media hora hemos pasado de la frondosidad del valle del tajo a la austeridad del paisaje castellano-manchego, marchando ahora entre campos de cultivo parcheados por algunos olivos y almendros.  Seguimos la pista dejando a nuestra derecha una casa sobre una loma a 100 metros del camino (foto 9) y una más alejada (Casa de los Llanos) entre extensos campos roturados.  A unos 4 km. desde que tomamos la pista, ahora ya en clara dirección SO, cogemos un camino a la derecha (oeste) que se encarama a la única loma de la zona (foto 10).  Continuamos por la divisoria, entre los regadíos del Prado de Valdelascasas y el Arroyo del Hoyo del Moro, durante unos 2 km. por el mismo camino, bajando la primera loma y subiendo una segunda, alargada, en la que mármol y yeso afloran con frecuencia en el camino, que deja a la izquierda un “proyecto” de pinada.  La urbanización que se ve al fondo es el residencial Ontígola.

Km. 22.  Tras una última bajada, con bocas de madrigueras en el mismo camino, éste se hace menos claro y forma una “Y”, de la que tomaremos el ramal de la izquierda (foto 11), más herboso, que baja hacia el arroyo (seco excepto en caso de lluvia abundante, desgraciadamente, poco frecuente), cruzándolo para llegar a una pista que tomaremos a la derecha (NO).  A unos 500 metros  tomamos un camino a la derecha (100 metros) hasta la valla de un coto privado de caza (10260) que seguiremos en dirección este, unos 200 metros, doblando luego a la izquierda (norte) para seguir su contorno a lo largo de una vía pecuaria, entre dos vallas de cotos, paralela al Arroyo del Hoyo del Moro.  Seguir la vía pecuaria cuando se acaban las vallas, dejando siempre el arroyo a nuestra derecha, vaguada abajo (foto 12).

Km. 26.  Puente sobre el Canal de las Aves (junto a unas naves).  Cruzarlo y coger la carretera a la izquierda (SO), pasar el Restaurante la Rotonda y continuar en dirección oeste, por la vereda paralela a la calzada de la Calle de Juan Prado, entre ésta y el canal.  A unos 1.500 metros del puente, volvemos a cruzar el canal, tomando la calle hacia el sur (del Caramillar), a lo largo de la primera fila de casas de una urbanización, durante unos 500 metros.  Doblar a la derecha al final de la calle y tomar la calle Moreras (el Palacio se vislumbra al fondo) que, continuada por la calle del Príncipe, nos llevará a Palacio y de aquí a la estación, por el mismo camino recorrido al inicio, en sentido inverso.

Km. 32.  Estación de FFCC de Aranjuez.

 Recomendable llevar agua.  Aranjuez presenta una amplia oferta de restauración.  Sobre la misma calle final del recorrido (Moreras-Príncipe) existen desde menús económicos de muy buena factura, hasta ofertas para paladares exquisitos y buenos bolsillos, sin descartar opciones de comida rápida.

 

© José A. Pérez González 30 – 11 - 2006
piripon@hotmail.com

 
 

<< C. Madrid