¿quieres participar en nuestras excursiones y actividades?

<< C. Madrid

PUERTO DE LA PUEBLA-PEÑA DE LA CABRA-BERZOSA DEL LOZOYA

La Peña de la Cabra

PUERTO DE LA PUEBLA-PEÑA DE LA CABRA-BERZOSA DEL LOZOYA

Texto: Guillermo Amores
Fotografía: Francisco Román

La primera que vez vi de cerca la cumbre de La Peña de la Cabra o Peñalacabra, como también se le conoce, fue desde el barranco del río Riato. La llamativa silueta que nos ofrecían sus paredes occidentales con varios cientos de metros de desnivel eran realmente impresionantes y, aunque en aquella ocasión nuestro objetivo era otro, siempre esperé un momento especial para subir a su cima.

Hoy ha llegado ese momento, y además de los compañeros habituales hemos podido disfrutar de la compañía de un grupillo de personas con las que yo tenía muchas ganas de compartir alguna travesía.

Si la ocasión era especial, la ruta debería serlo también. Hemos utilizado para subir a la Peña de la Cabra la vertiente norte donde la pendiente se dulcifica bastante, tanto que mi amigo Francisco una vez en la cima dice una frase que define perfectamente la ascensión al pico "Qué cumbre más espléndida para lo poco exigente que es". Alcanzada la cima, nuestro itinerario ha continuado hasta Berzosa del Lozoya siguiendo el bonito cordal de la Peña del Águila, también llamado por algún autor, "el Cordal del Silencio" quizás refiriéndose a la profunda soledad que se disfruta en todo su recorrido.

¡Al terminar la travesía, mientras nos refrescábamos en la fuente del pueblo, la cara de satisfacción era generalizada, posiblemente por la belleza de la ruta, aunque también podía ser por lo agradable de la compañía, el caso es que en ese momento ya sabíamos que nuestra próxima ruta juntos estaba cercana en el tiempo.

Fichero de Power Point con el prefil de la marcha>>
Fichero zip con tracks y waypoints>>

...
Los tiempos indicados en esta descripción son netos de andar, a ellos habrá que sumar los que se gasten en descansar, comer, o simplemente en admirar el paisaje. A modo indicativo requiere entre 5h.30min. y 6h para realizar el recorrido sin agobios.
 

Iniciamos la ruta en el mismo puerto de La Puebla; 1637m tomando la divisoria de aguas por una caminillo que en dirección sur gana altura de forma apenas apreciable. En unos minutos se alcanza un pequeño rellano que da vista a las dos vertientes; la de Prádena a nuestra derecha y la de la Puebla a la izquierda. Se pasa cerca de unas antenas y poco después una caseta pintada de verde. Enseguida se deja atrás otra caseta, ésta de madera, y un repetidor de telefonía móvil. Llegamos a un afloramiento rocoso que dejamos a nuestra izquierda, siguiendo el rastro de camino jalonado con algunos hitos, que en este punto parece flotar entre las piedras sueltas.

...
 
En el collado de la Tiesa

Superado este tramo, nos salimos ligeramente a nuestra izquierda alcanzando una zona de pradera, para poco después, subir por unos escalones rocosos que dan paso a una amplia escotadura herbosa en cuyo centro hay un hito de buen tamaño. Se pasa por una estrecha portilla donde, por primera vez, vemos la Peña de la Cabra. Superamos la poco significativa, aunque peñascosa, cumbre del Cerro de la Portezuela y descendemos por lo alto de la loma herbosa dejando a nuestra derecha una pequeña estación meteorológica y unos minutos después, una especie de refugio de madera con ventanas de cristal; la mayor parte de ellas destrozadas. En suave descenso alcanzamos la pista que cruza el Collado de la Tiesa; 1639m (32 minutos desde el inicio de la marcha). A este punto también se puede llegar por la pista que acabamos de atravesar y que se puede tomar en una aguda curva de la carretera, 400 metros antes de llegar al Puerto de la Puebla, si se viene desde Prádena.

...
 
En la Peña de la Cabra

El camino continúa hacia el sur en dirección a un contrafuerte rocoso que bordeamos por la derecha, algunos hitos indican el itinerario más cómodo perdiendo ligeramente altura por una zona de agradable paseo. Una vez superado este cerro se llega a una especie de rampa de hierba por la que proseguimos y con bastante más inclinación, ganamos un pequeño collado que separa las dos cumbres. Desde aquí vemos una amplia canal que separa dos espolones, por aquí sigue nuestro camino muy marcado con hitos por donde rápidamente tomamos altura en cortos zig-zags que serpentean cercanos al muro que tenemos a nuestra izquierda y que nos llevan sin mayores problemas hasta la misma cumbre de Peña de la Cabra; 1831m. (33 min. desde el collado de la Tiesa).

El inmenso paisaje del que podemos disfrutar desde esta atalaya es digno de hacerlo con toda la calma del mundo. Relativamente cerca vemos entre otras cimas el Porrejón, la Tornera y la Centenera. A lo lejos también distinguimos el Ocejón, el Pico del Lobo y el Tres Provincias. Si nos damos la vuelta podemos ver los impresionantes cortados que caen sobre el valle del Riato y cuando levantamos la cabeza hacia el oeste, podremos distinguir La Cabrera, Cabezas de Hierro y Peñalara.

Por el mismo camino que hemos utilizado en ascensión regresamos de nuevo hasta la pista situada en el Collado de la Tiesa, 1639m (29 min. desde la Peña de la Cabra), pero esta vez, en lugar de cruzarla, tomaremos la pista a la izquierda en el sentido de la marcha hasta llegar a las cercanías del collado Norte del Riato, punto donde, a nuestra izquierda, confluye el camino de las Lauchares. Nuestros pasos se dirigen hacia un pequeño altillo situado a la otra parte de la pista que hemos alcanzado. Tras el primer repecho, perdemos altura hasta llegar a un pinar, enseguida nos salimos hacia la ladera que da al valle del Riato donde vemos una traza de sendero, dejando el pinar a nuestra derecha. Se llega a un afloramiento rocoso en el que hay restos de antiguas construcciones, posiblemente de la Guerra Civil. Se bordean las rocas por la izquierda y tras pasar una gran placa de roca muy granulada, tomamos pendiente hacia la vertiente de aguas, guiados por algunos hitos que nos ayudan a encontrar el mejor paso.

...
 
En la Peña del Águila
 
Nota: Algún autor marca Peña del Águila en el Alto de las Rozas, cumbre de 1972 m, desde luego más definida, pero según el mapa que dispongo, La Peña del Águila se encuentra unos 650 m. al suroeste del Alto de las Rozas. En cualquier caso, nuestro itinerario pasa por ambas cumbres.

El sederillo por el que vamos nos lleva ahora por una zona muy cómoda de andar y alcanza un contrafuerte rocoso que sorteamos por la derecha dando vista al valle de Prádena. Se gana altura manteniéndonos cerca de la línea de cumbres, pero sin ir por la crestería, hasta bordear totalmente la mole rocosa que forma el Alto de las Rozas, pasando junto a unas antiguas edificaciones. Desde este punto perdemos nuevamente altura hasta alcanzar una amplia escotadura donde damos de nuevo vista a La Peña de la Cabra y al valle del Riato. Seguimos por este lado bordeando un montículo que dejamos a la derecha, siguiendo un sendero marcado entre la hierba, luego nos saldremos de él hacia la derecha para, por la ladera herbosa, llegar a la cima de Peña del Águila; 1655m (31 min. desde el Collado de la Tiesa). Esta cumbre no está muy bien definida, parece más una unión de diferentes crestas rocosas. En una de ellas, un hito de piedras marca la cima. Merece la pena quedarse un rato para contemplar desde aquí, el grandioso paisaje.

Descendemos por la loma hacia el suroeste, en principio sin demasiada pendiente. Se alcanza un punto donde nos desviamos ligeramente a la izquierda por una canal, perdiendo altura ahora con algo más de intensidad. El camino realiza un leve giro a la derecha y se abre paso entre el espeso jaral en un tramo de suave pendiente que nos lleva hasta un amplio collado. Se cruza el collado por dentro del pinar siguiendo un senderillo alfombrado con hojas de pino, para enseguida, iniciar una leve ascensión que nos lleva hasta la cumbre de Peña Parda. Realizamos ahora un nuevo descenso muy suave e incluso con algún tramo casi horizontal siempre metido entre pinar donde, en ocasiones, se pierde el camino pero no plantea ningún problema llegar hasta el collado de Peña Parda. Continuamos por el cordal hacia el sur para acometer nuestra última subida del día. Sin mucho esfuerzo ganamos altura por una zona bastante cómoda de andar y exenta de vegetación, donde nuevamente desaparece el camino. Casi sin darnos cuenta alcanzamos la crestería rocosa que forma parte de la alargada cima del Pico Albirigano. Descendemos del pico, dejando a nuestra derecha las rocas para situarnos en unos instantes en el Collado de Matalinares; 1375m (56 min. desde la Peña del Águila).

...
 
En Berzosa del Lozoya

Al mismo collado llega un ancho cortafuegos desde el valle del Riato que nos va a servir de referencia para encontrar el camino de bajada al pueblo, entre el inmenso jaral que cubre toda esta zona. Cruzamos el cortafuegos según hemos llegado, allí se abre paso un caminillo entre las jaras, seguimos por él poco más de 100 metros, para enseguida salirnos a la vertiente que da vista a Berzosa donde buscamos el sendero. Al principio algo borroso y mucho más evidente según vamos perdiendo altura. Descendemos, siempre entre jaras, realizando una larga diagonal por la ladera oeste de Peña Portillo. Llegamos a un punto donde el suelo está bastante erosionado y perdemos altura con muy fuerte inclinación. Pronto la pendiente pierde intensidad. Alcanzamos una alambrera que delimita las primeras fincas del pueblo. Nuestro camino es ahora llano y siguiendo con la misma dirección que traemos, desembocamos en una pista de cemento que tomaremos a la derecha para llegar a las primeras casas del pueblo. La pista realiza una serie de curvas más y tras pasar por unos chalets de reciente construcción y el Albergue Juvenil, desembocamos en la Plaza del Campillo y la Iglesia de Berzosa del Lozoya;1096m (36 min. desde el collado de Matalinares; 3h 38 min. desde el inicio de la marcha)

© Guillermo Amores y Francisco Román

 

<< C. Madrid