¿quieres participar en nuestras excursiones y actividades?

<< C. Madrid

Circuito por La Cabrera

El Pico de la Miel

CIRCUITO POR LA CABRERA

El anfiteatro de roca granítica que forma los canchales de la Cabrera es la extremidad más oriental del ramal de la Sierra del Guadarrama que arranca en el puerto de la Morcuera.
Empieza en el puerto del Medio Celemín.

El Cancho de la Cruz y el Cancho Gordo son los dos riscos más altos de esta maravillosa sierra, de apenas cuatro kilómetros de longitud. El más famoso es el Cancho Gordo, al que muchos creen la mayor cota de la Sierra de la Cabrera; sin embargo, su vecino, el de la Cruz, le gana por varios metros.

Al otro lado, el cordal es rematado por el Pico de la Miel, fácilmente reconocible desde muchos puntos de la Sierra Norte. Es muy conocido por los escaladores, y existen diversas vías abiertas para su ascenso. Sin duda alguna, para el que escribe estas líneas, es el pico más característico de la Cabrera y en sus vías de escalada hemos pasado momentos inolvidables.

...
Los tiempos indicados entre los diferentes tramos de esta descripción son netos de andar, a ellos deben sumarse los que se utilicen en descansos, comida y observar el paisaje. A modo indicativo requiere entre 4h. 30 min. y 5h., para realizar la marcha sin apremios.
  ..
  ver perfil del circuito>>
  ..

Iniciamos el recorrido en la plaza de la Concepción en la que esta ubicado el edificio del Ayuntamiento; desde aquí, seguimos por la calle de la Justicia que cruza el pueblo hacia el Nordeste. Al poco dejamos a nuestra izquierda la Travesía del Convento y a nuestra derecha la calle de la Iglesia. Poco después de dejar atrás la calle de la Poesía alcanzamos una pequeña plazoleta en la que hay un abeto de gran tamaño que bordeamos por la izquierda para continuar por la calle Paraguay, por la que seguimos rectos hasta llegar a una plaza bastante amplia. Giramos a la derecha y enseguida a la izquierda para continuar por la calle de la Luna hasta alcanzar la calle del Pico de la Miel; giramos un poco a la derecha y continuamos por la primera a la izquierda, la calle de Los Colegios. Superamos una pequeña cuesta arriba mientras somos saludados por todos los perros de la comarca. Al final de esta calle encontramos dos pistas de tierra a la izquierda; nosotros continuamos por la segunda.

Se asciende suavemente por el ancho camino que ahora pasa junto a una zona de encinas, gira ligeramente hacia la izquierda y toma algo más de pendiente. Pronto aparece una bifurcación, la de la izquierda conduce a unas casas, la otra, por donde seguimos, nos mete de lleno entre la vegetación y tras superar un tramo de suelo enlosado, alcanzamos una curva en ángulo recto hacia la derecha. Justo en esta curva hay un hito de piedras que indica por donde debemos abandonar la pista de tierra y seguir por la Senda del Pico de la Miel; 1110m. (23 min. desde el inicio) dirigiéndonos hacia la izquierda para atravesar una estrecha pradera que vemos a nuestro lado.

En mitad de la pradera encontramos dos grandes rocas que bordeamos por la derecha, para seguir cruzando la explanada en diagonal hacia el Oeste hasta casi el final de la misma donde, por un hueco bastante evidente, superamos un pequeño talud que permite salir de la pradera. Seguimos por un estrecho pero claro sendero marcado con hitos de piedra, que nos permiten ganar altura sin demasiados problemas. El camino va serpenteando entre rocas y supera un tramo donde el terreno está bastante erosionado. Se llega a un punto donde realizamos un pequeño giro a la izquierda, donde el sederillo que llevamos, confluye con otro. Giramos a la derecha, poco a poco el camino se va haciendo más empinado y gana rápidamente altura, en dirección a la canal que vemos a la izquierda del pico de la Miel.

Cuando alcanzamos la altura de la base del Pico de la Miel, que queda algo alejada a nuestra derecha, el sendero parece algo confuso y se abre paso entre grandes rocas y frondosos jarales. Hay tramos donde parece que hemos perdido el camino, pero los hitos de piedras, estratégicamente colocados, nos ayudan siempre a encontrar el mejor paso. Descansamos unos minutos para tomar aire poco antes del lugar donde la cuesta se hace más pronunciada.

El sendero toma altura en ligera tendencia hacia la izquierda. Este tramo es bastante empinado y hay que superar grandes escalones rocosos. Poco a poco vamos girando a la derecha hasta alcanzar el margen izquierdo del canalón Oeste del Pico de la Miel.

Sin entrar en el canalón, seguimos los hitos de piedras que nos ayudan a superar el último tramo y desembocar en la Portilla del Pico de la Miel; 1341m (27 min. desde el inicio de la Senda del Pico de la Miel), dando vista a la vertiente Norte de la Sierra de la Cabrera

La portilla está situada al Oeste de la última cuesta que lleva a la cima del pico. Elegimos la opción más lógica posible para abrirnos paso entre las grandes rocas que forman la ladera, tomando como referencia el vértice geodésico que el Instituto Geográfico Nacional ha instalado en la cumbre del Pico de la Miel, 1392 m. (8 min. desde la Portilla).

Reponemos fuerzas en esta cima que, aunque corta en altura, es generosa en horizonte, pues desde aquí podemos disfrutar de una soberbia panorámica que incluye el embalse del Atazar, la sierra de Ayllón, Tres Provincias, el puerto de Somosierra, y el de Navafría, llegando la visión por la izquierda hasta el Puerto de Malagosto.

Descendemos de nuevo por el mismo itinerario que habíamos utilizado en la ascensión a la cumbre hasta la Portilla del Pico de la Miel; 1341m. ( 7min. desde la cima). Algunos resbalones a causa de las piedras mojadas nos hacen poner algo más de atención en la bajada.

Desde la portilla seguimos hacia el Oeste, superando una zona rocosa que nos lleva a las cercanías de la línea de cumbres en su vertiente Norte. Cruzamos una explanada horizontal. El camino gira suavemente hacia nuestra derecha y pierde algo de altura. Poco después, pasamos junto a una serie de árboles quemados que quedan a la izquierda. El sendero gira a la izquierda e inicia una leve ascensión por un tramo algo confuso. Siguiendo los hitos de piedra alcanzamos sin mayores problemas, el pequeño collado que hay formado en la Loma de las Agujas; 1415m. (21 min. desde la Portilla). Este colladito destaca desde nuestra partida de la Portilla, donde nuestro itinerario marca una clara tendencia al mismo.

Continuamos hacia el Oeste para superar una pequeña hoya, bordeando la línea de cumbres que queda a nuestra izquierda, por una zona donde se mezclan las rocas y la retama. Sin perder altura alcanzamos en instantes un collado muy poco marcado, que separa la Loma del Pornoso; 1380m. (10 min. desde la Loma de las Agujas) de las agujas del mismo nombre. A la derecha del collado destaca una roca en forma de seta. Desde este punto podemos ver el Mondalindo e intuir algo a la derecha, el puerto del Medio Celemín, que separa la Sierra de la Cabrera de la bonita cima del Mondalindo, cuya ladera Sudeste es cruzada por la vía del ferrocarril Madrid-Burgos.

Atravesamos una vaguada por la que corre un arroyo. Un amplio camino, que no tomamos, desciende hacia la parte baja de la loma. De frente hacia el Oeste, unas señales amarillas y blancas de un "P.R." nos guían para ganar altura suavemente, evitando las rocas de los canchales. Tras alcanzar un pequeño rellano la pendiente se suaviza un poco, mientras seguimos el camino que marcado con hitos de piedra y las señales del P.R., nos acerca a la línea cumbres, que quedan a nuestra izquierda, muy pegadas a nosotros.

Alcanzamos otro rellano en el que hay una roca plana con otra en su cima en forma de balón de rugbi y poco después llegamos a una amplia escotadura que da vista al pueblo de la Cabrera y la llanura madrileña, al que nosotros hemos denominado en la tabla de datos como Brecha Ancha; 1425m. (12 min. desde la Loma del Pornoso).

Bordeamos el siguiente pico por la ladera norte muy cerca del roquedo de la cumbre, saliendo poco después a otra brecha en la que nuevamente se puede ver la vertiente sur de la Sierra de la Cabrera. A la izquierda de la portilla podemos observar una preciosa aguja de granito. Sin pasar por la portilla, seguimos por la ladera norte abriéndonos paso para superar una zona de rocas. Poco después iniciamos un empinado descenso que nos separa de la zona rocosa de las cumbres. Este tramo aunque no ofrece ninguna dificultad está algo erosionado. Alcanzamos el centro de una hoya, el Cancho de la Bola queda a nuestra izquierda, bastante más alto de donde nos encontramos. Tras un breve tramo casi horizontal, el camino gira a la izquierda y gana altura con bastante pendiente para alcanzar de nuevo la zona rocosa de las cumbres. Pronto la pendiente se atenúa. Realizamos un amplio giro hacia la izquierda abandonado el camino señalizado con las franjas blancas y amarillas que continua hacia el Oeste, para tomar un senderillo que nos conduce a la vaguada que forma la honda entalladura del Collado del Alfrecho, 1422 m. (17 min. desde la Brecha Ancha). Desde este punto tenemos una bonita vista aérea de la planicie sur.

El camino continua hacia el Sur descendiendo por el centro de la vaguada que nace en el collado. Poco a poco va girando hacia la izquierda, abriéndose paso entre frondosos jarales, perdiendo altura con gran rapidez.. Poco más abajo, el estrecho camino está cortado por unas placas rocosas que hay que cruzar con cuidado ya que suelen estar mojadas.

En nuestro descenso empiezan aparecer árboles secos que se mezclan con las rocas y las jaras. Avanzamos después describiendo amplia diagonal descendente en dirección al Pico de la Miel y poco después, realizamos una serie de zigzags que nos acercan hacia la vaguada en la que corre el arroyo del Alfrecho del Molino, se cruza el arroyo y continuamos bajando por el camino, que sigue por la ladera que baja del Cancho Gordo.

Enseguida pasamos por la derecha de una enorme roca, que desde arriba nos parecía una cara. Durante un breve tramo el camino queda casi horizontal y va pegado a una valla de piedra que queda a nuestra izquierda. El camino, algo más ancho, continua entre jaras descendiendo hacia el Sur por la ladera que baja Cancho Gordo.

La pendiente se suaviza bastante, alcanzando en breves instantes una zona más amplia en la que nuestro recorrido es prácticamente horizontal. Poco después el camino toma un poco de pendiente y gira ligeramente a la izquierda, separándose de la loma por la que vamos. A nuestra derecha asoma el convento de San Antonio. Cruzamos el cauce de un arroyo, que ahora está seco, desembocando poco después en una ancha pista de tierra, giramos a la derecha para recorrer los pocos metros que nos separan de la carretera que lleva al convento de San Antonio, punto que nosotros hemos marcado en la tabla de datos Camino del Convento, 1110 m. (37 min. desde el collado del Alfrecho).

Continuamos por la carretera a la izquierda, empiezan aparecer señales del G.R. 10, que ya nos guiarán hasta el final de la marcha. Pasamos junto a las vallas del cementerio y, siguiendo las señales rojas y blancas, torcemos por la primera calle a la izquierda, pasamos junto a dos chalets adornados con abundantes arizónicas y alcanzamos una bifurcación que tomamos a la derecha. Poco después llegamos a otra bifurcación, seguimos de frente hasta alcanzar la calle San Isidro que la seguimos a la izquierda, desembocando en la Plaza de la Concepción, punto donde iniciamos la marcha, marcado en la tabla de datos como La Cabrera; 1045 m. 16 min. desde el Camino del Convento; 2h. 58 min. desde el inicio de la marcha.

© Guillermo Amores

 

<< C. Madrid