¿quieres participar en nuestras excursiones y actividades?

<< C. Madrid

Ciempozulelos - Valdemoro

Donde la comunidad madrileña se convierte en llanura manchega
....

...
 
Algunos paisajes, o carteles como " Hielo Tomatito" serán dificilmente comprensibles para quien no conozca la realidad y mezcolanza que se han dado en la zona sur de Madrid en los últimos años

De la capital hacia el sur, y el oeste, las tierras de la comunidad madrileña muy pronto se van haciendo manchegas. Desde las ventanilla de un cercanias -otros trenes van demasiado rápido para este propósito- que tomemos en Atocha dirección a Aranjuez veremos diluirse la urbe, las industrias, los asentamientos suburbanos, y aflorar arcillas, terrenos yesíferos y amplias llanadas sembradas de cereal.

...
 
Trazado en negro la vía del tren

Con la mirada también podemos seguir claros caminos que bruscamente se interrumpen al llegar a una autopista, otra infraestructura, cuartel, o propiedad privada. Uno de los tramos que con mayor claridad nos pareció practicable para senderistas es el que media entre Valdemoro y Cienpozuelos, aunque desde luego hay que elegir un dia ni frio ni caluroso, pues no será facil encontrar sombra ni abrigo.

Un día bajamos en Cienpozuelos y primero nos encaminamos hacia el pueblo. En un parque algo descuidado y con algunas trazas modernistas encontramos pinos de hasta cuatro metros de perímetro, y luego nos adentrarnos en el pueblo hasta llegar a la plaza Mayor; claramente manchega, con interesantes soportales, pero sobre todo llena de vida en aquella mañana dominguera de invierno.

...
... por esa llanada, en la que pequeños cauces han cavado profundas fosas, abunda el carrizo, hay almendros, ... y muchos conejos.
   

Volvimos a la estación de ferrocarril y desde allí fuimos en busca del camino que tan claramente habiamos visto desde el vagón. Cruzamos al otro lado de las vias por un tunel abierto a automoviles y sin reservar espacio para peatones, y por las lindes de la carretera llegamos a la rotonda, donde, por el arcén y con cuidado, seguimos la carretera en dirección a Torrejón de la Calzada hasta poco antes de su cruce con las vias del tren. Allí, a poco más de un kilómetro de la estación, salimos una pista por nuestra izquierda, o amplio sendero, que, junto la via, cruza la carretera por otro tunel, ... y finalmente nos encotramos con el campo en el que pocas dificultades encontramos hasta llegar a Valdemoro, en que nuevamente cruzamos la vias del tren por debajo. Entre esas pocas dificultades resaltan las de las obras (zanjas, y estanques con los que hay que tener cuidado) de los colectores en los que creemos que se recogeran las aguas residuales que en algunos puntos se pueden ver por esa llanada, en la que pequeños cauces han cavado profundas fosas, abunda el carrizo, hay almendros, ... y muchos conejos.

 

© andarines febrero 2003

 

<< C. Madrid