¿quieres participar en nuestras excursiones y actividades?

<< C. Madrid

<< C. Castilla-La Mancha

ASCENSIÓN AL CERRÓN

El cerrón desde el valle del Ermito

En la cima de El Cerrón

ASCENSIÓN AL CERRÓN
(CIRCUITO DESDE EL HAYEDO DE MONTEJO)

Texto y fotografías: Guillermo Amores

..
 

El Cerrón, alto y grande, la cumbre quizá más interior y central de toda la Sierra de Ayllón, y cuyos puntos de arranque están siempre bastante alejados. Como curiosidad, el Cerrón, con sus casi dos mil doscientos metros (2199) es la cumbre no compartida más alta de Castilla La Mancha, pues si bien el Pico del Lobo tiene 70 mts más, su cumbre la comparten Guadalajara y Segovia”. Con estas palabras define mi amigo Francisco,  gran conocedor de toda esta zona del Sistema Central, la cumbre que hoy hemos compartido.

Varios son los itinerarios que podemos utilizar para acceder a su cumbre pero hoy, aprovechando el otoño, hemos preparado un circuito de unos 23 Km de largo y unos 1100 metros de desnivel que nos va a permitir no sólo hacer cumbre si no también disfrutar de otro paraje singular; El Valle del río Ermito. Aunque en esta ocasión hemos llegado un poquito tarde para haber podido ver en todo su esplendor el juego cromático tanto del Hayedo de Montejo, algo alejado de la ruta, como del arbolado de la ribera del Ermito; serbales de cazadores, arces, mostajos, hayas y robles, si que nos hemos deleitado con este encantador paraje, anticipo idílico de lo que nos iba a deparar esta impresionante ruta circular, en la que sobre todo y en la zona más alta es difícil encontrar gente. Esta soledad se palpa y se siente sobre todo en la cima del Cerrón. Aquí todo es montaña alrededor, ni una sola población se ve en el horizonte. Esta sensación de aislamiento es de un disfrute inmenso ya que, desgraciadamente, en muy pocos puntos de nuestro Sistema Central se da esta coyuntura.

Iniciamos la ruta en las cercanías de la entrada al Hayedo de Montejo, concretamente en el llamado Puente Cardoso; 1250 m. que separa las provincias de Madrid y Guadalajara. Situados en el lado alcarreño seguimos por un ancho camino que parece que sigue el curso del río Jarama, para enseguida localizar un sendero más estrecho que sube con algo de pendiente hacia nuestra derecha y en poco más de 170 metros desemboca en una pista de tierra. Seguimos por la pista hacia el norte, izquierda según hemos llegado. El camino es en este tramo casi llano y enseguida llegamos a una bifurcación que tomamos a la derecha. A partir de aquí se sube con algo más de pendiente pero nunca de forma exagerada. Se llega a la bifurcación del conocido como Camino Nuevo; 1350 m (18 min. desde el inicio de la ruta) que queda a la derecha y es por donde descenderemos  a la vuelta con el Camino del Ermito que queda a nuestra izquierda y es por donde continuamos.

..
 
Camino del Ermito
 
 
Final del Valle
 
 
Valle del Ermito

A partir de aquí descendemos hasta casi la misma orilla del río Ermito a la altura de la confluencia del arroyo de Ravinate que cruzamos sin problemas. Se continúa en ligera ascensión donde se alternan pequeñas bajadas con una subida constante pero siempre de escasa pendiente. Alcanzamos las Casas de Román; 1340m (24 min. desde la bifurcación con  el Camino Nuevo) restos de edificaciones de lo que un día tuvo que tener un importante aprovechamiento ganadero.

Enseguida cruzamos el arroyo del Corvejón para volver a ganar altura y por primera vez damos vista a la cabecera del  valle. Seguimos viendo otras ajadas edificaciones que corresponden a las Casas del Tío Agustín y la de Los Gorrinos. Salvamos el arroyo de Ortigosa y más tarde el del Sertijón. Llegamos a un punto donde parece que sale una pista a la derecha, que no tomaremos, continuando hacia el norte hasta las cercanías de La Majada del Ruín que queda a la izquierda del camino y es  reconocible empalizada circular. A partir de aquí el camino se estrecha un poco y toma más pendiente hasta alcanzar la  confluencia de los dos barrancos, justo en este punto la pista realiza un giro muy marcado hacia el sureste para salirse de Rió Ermito atravesando la Solana del Peñón, punto que nosotros hemos denominado Salida del Ermito; 1605m (1h 01min. desde Casa Román).

Alcanzada la loma  sur de la Solana del Peñón la pista gira ahora hacia el Este para alcanzar el arroyo del Peñón y a partir de aquí culebrear por la Loma del Agua Fría para alcanzar las estribaciones del Cerrón.  Tras pasar por el cauce del arroyo del Sestilejo tomamos durante unos metros dirección suroeste y tras un nuevo giro de la pista  hacia el nordeste, continuamos ascendiendo por estos largos aunque llevaderos zigzags por los que estamos transitando. Alcanzada la cota de los 1950 metros la pista realiza una larguísima diagonal hacia el sureste hasta llegar a un pequeño altillo entre rocas desde donde se da vista por primera vez a la ladera oriental del Cerrón. Seguimos por la pista unos 80 metros para, enseguida, salirnos de ella buscando algunos hitos que nos indican el inicio de lo que nosotros hemos denominado Trocha del Cerrón; 2030 m (1h 12 min. desde la salida del Ermito).

Nos subimos sobre la loma buscando siempre en dirección Norte el mejor itinerario entre las piedras y los piornos. No hay un camino claro, aunque tampoco hay ningún problema en avanzar siempre que nos mantengamos ligeramente al Este de la divisoria de aguas. Bordeamos por nuestra derecha unos afloramientos rocosos, buscando ahora el mejor paso entre el piornal. Avanzamos hacia una clara escotadura que tenemos enfrente y, antes de llegar a ella, nos giramos hacia la izquierda para superar el grupo de rocas que nos separan del vértice geodésico del Cerrón; 2197m (21 min. desde que tomamos la Trocha del Cerrón). Como ya anticipé en la introducción de esta descripción, la soledad del lugar se palpa en el ambiente y mientras así la sentimos disfrutamos con la anchurosa vista que esta privilegiada atalaya nos ofrece todas las direcciones; hacia el Sur, donde nos dirigiremos después, se yergue la triangular cima del Santuy o Pico Calahorra como le gusta llamarle a los lugareños; al Este  el valle del río Berbellido, la Cebosa y el Rocín; Al Norte el cordal principal de la sierra de Ayllón con el Pico del Lobo en primer término y al Oeste el valle del Ermito y más atrás asoman las Cebolleras.

... s
 
Fuente del Agua Fría

Descendemos del pico más o menos por el mismo lugar que hemos subido hasta llegar de nuevo la pista de tierra por la que llegamos del Ermito. Alcanzada ésta la tomamos hacia nuestra izquierda para llegar a una amplia curva que gira 180º. Lo normal sería continuar por la pista hacia el Sur, pero eso será más tarde ya que no queremos dejar de visitar la  fuente que da nombre a estas laderas. Si nos fijamos a la izquierda de la pista, se ve una bonita explanada herbosa surcada  con una evidente senda, con rodadas y surcos de vacas, nos dejamos caer hacia ella y la seguimos algo más de 200 metros hacia el norte, izquierda según hemos llegado y donde encontraremos la llamada Fuente del Agua Fría; 1995 m (25 min. desde el Cerrón). Según nos vuelve a comentar nuestro amigo Francisco, auténtico pozo de sabiduría, “merece la pena acercarse y comprobar el porqué del nombre. En pleno verano, y con buen calor, es como si le hubieran puesto cubitos. Y mana todo el año, por fuerte que sea la sequía. No se trata de una fuente con pilón, caño, fecha y dedicatoria, sino del mismo nacimiento del manantial que más abajo terminará bebiéndose el río Berbellido”. Nos comenta también que ya se tenían noticias de ella en los Libros de Montería de Alfonso XI.

... s
 
El Santuy

Retomamos nuevamente nuestro camino hacia la pista siguiéndola hacia el sur para llegar al collado de la Ortigosa. A partir  de aquí perdemos altura de forma bastante suave y gradual, siguiendo el ancho camino que ahora está delimitado a la derecha por una alambrada que corre paralela  y sin extravío posible, ya que el Santuy nos sirve de clara referencia,  llegamos a una bifurcación situada casi en el mismo Collado de Calahorra; 1858m (27 min. desde la fuente del Agua Fría). 

La desviación de la izquierda desciende hasta Bocígano y de frente hacia Cardoso. Nosotros sin embargo pasamos a la derecha de la alambrada para intentar descender hacia el Valle de Ermito. Digo intentar porque en principio el camino no desciende sino que contrariamente gana altura durante  unos doscientos metros en un giro de casi 180º, que corre casi paralelo, solamente separado por la alambrada, al camino que nos había acercado hasta el collado. Se alcanza un pequeño altillo, y ahora si que empieza el empinadísimo descenso que nos va llevar de nuevo hasta el valle.
  
El terreno además de la fuerte pendiente está muy erosionado y dificulta en buena parte nuestra progresión. Se llega a un punto donde hay un  pequeño rellano que cruzamos de lado a lado. Durante un breve tramo el descenso es más llevadero, y tras llegar a otro rellano el camino gira ligeramente a la derecha para volver a descender de forma muy bronca y prolongada acercándonos a un tercer y más amplio rellano. A partir de aquí el camino pasa a ser una pista que pierde altura de forma muy suave y que resulta ser un alivio para nuestros pies, que  a esta altura de la marcha están bastante “perjudicados”. Se alcanza un punto donde la pista realiza un giro a la derecha en su continuo descenso.  En algún momento tomamos un atajo a nuestra izquierda que nos permite salvar una amplia curva de la pista y retomarla algo más abajo alcanzando, poco después, la umbría del arroyo de Ravinate y, tras realizar una larga diagonal hacia el suroeste, desembocar nuevamente en el Camino del Ermito; 1350 m (1h 06 min. desde el collado de Calahorra) . Punto por el que habíamos pasado esta mañana casi al inicio de la marcha.

Tomamos la pista hacia la Sur, izquierda según hemos llegado y ya sin mayores dilaciones y por un terreno conocido damos por terminada nuestra ruta en el Puente Cardoso; 1250 m (17 min. desde que alcanzamos el Camino del Ermito; 5h 31 min. desde el inicio de la marcha).

Los tiempos indicados en la descripción son netos de andar. A ellos hay que sumar los que se gasten en comer, tirar fotografías, descansar o admirar el paisaje. A modo indicativo se requiere entre 7h . y 7h. 30 min. para realizar la marcha sin agobios

 

© Guillermo Amores