¿quieres participar en nuestras excursiones y actividades?

<< C. Madrid

<< Castilla y León


ASCENSIÓN AL COLGADIZOS
(CIRCUITO DESDE PRÁDENA)
e

Arriba: en la cumbre de Colgadizos.

A la izquierda: la cumbre de Colgadizos

 

 

 

ASCENSIÓN AL COLGADIZOS
(CIRCUITO DESDE PRÁDENA)

Texto: Guillermo Amores

..
 
 
 
 
Ejemplar de sabina

Ante la proximidad de la Navidad y el Año Nuevo esta ruta va a ser la última que realicemos este año y para esta ocasión hemos elegido la última cima de la Sierra de Guadarrama, el redondeado cerro Colgadizos ubicado en los Montes Carpetanos muy cerca ya del Puerto de Somosierra. Los Montes Carpetanos siguen siendo bastante desconocidos para un gran número de montañeros, puede que en eso esté su particular belleza. A falta de picos con gran renombre, nos vamos a sumergir en un paraíso de vegetación solamente surcado por antiguas cañadas de ganados y algunas pistas forestales que serpentean entre los árboles. El itinerario que nos hemos propuesto en esta ocasión parte del área recreativa situada a las afueras del pueblo segoviano de Prádena y nada más iniciar el recorrido nos hemos visto sorprendidos por la belleza del bosque autóctono que cubre estas laderas, donde destacan añosas sabinas, robles centenarios y una gran cantidad de acebos de tamaño colosal. Los acebos son especialmente bonitos,  y el que escribe estas líneas no había visto nunca tan densa población de esta especie, una preciosa estampa que si hubiera estado el suelo alfombrado por la nieve, habría sido una auténtica postal de Navidad..
Posiblemente también hayamos seguido las huellas de los antiguos pobladores de la zona en su paso de la vertiente segoviana a la madrileña o viceversa. Digo posiblemente, porque los antiguos caminos están surcados por pistas que, aunque eficientes para el uso ganadero, afean la zona y permiten el paso de vehículos “todoterreno” que rompen el silencioso encanto de estos bosques.

Iniciamos la ruta en el área recreativa “El Bardal” 1120m tomando la pista que en dirección sureste va en busca de la Cañada Real Segovia-Soria, dejando a nuestra derecha el recinto de los merenderos y algo más tarde una valla de piedra. Se llega a una bifurcación que queda a nuestra derecha y por la que nosotros seguiremos. Se arranca con algo más de pendiente pero solo durante un pequeño tramo. Enseguida la pista por la que vamos marca un agudo giro hacia suroeste, derecha según hemos llegado. En este punto nosotros la abandonamos para seguir por el camino conocido como de “los Arrieros” por el que llegaremos hasta el Puerto de la Acebeda, también llamado Puerto del Acebal.

 
...
Arriba: un ejemplar de acebo.
Abajo: frutos del acebo
 

Se avanza  ahora por un terreno llano y se alcanza una puerta que da entrada a una zona de amplios prados donde pastan las vacas. Si hasta aquí hemos podido disfrutar con la vista de imponentes sabinas, ahora que hemos llegado a la zona conocida como “El Acebal”, nos quedamos maravillados con los preciosos ejemplares de acebos y de los vetustos robles de troncos retorcidos.

Nuestra progresión continúa atravesado el bosque en suave ascenso hacia el sureste. Alcanzamos una zona más despejada de arbolado donde la pendiente toma algo más de intensidad hasta alcanzar una calzada de tierra. Esta pista sale desde la zona occidental del área recreativa y tras dar un gran rodeo llega a este punto, que nosotros hemos denominado Pista de Subida; 1425m (52 min. desde el inicio de la marcha).

Nosotros seguimos hacia la izquierda según hemos llegado. Se gana altura de forma bastante suave. Pasamos cerca de un abrevadero y algo más adelante, justo en el punto donde la pista realiza un giro a la derecha,  por debajo de donde nos encontramos,  hay un monolito en recuerdo a una persona fallecida. La pista por la que vamos es atravesada por otra, nosotros continuamos en la misma dirección que traemos, para algunos metros después realizar un amplio zigzag izquierda-derecha. A partir de aquí se sigue una larguísima diagonal con clara tendencia hacia el sur, ganando suavemente altura a media ladera. Pasamos por una talanquera que dejamos cerrada. La pista toma algo más de inclinación, gira ligeramente a la izquierda y tras pasar por una barra metálica que impide el paso de vehículos, salimos a lo alto de la cuerda de las Tiesas; el camino por el que vamos a seguir es conocido como el “Cordel de la Cuerda”. Ya sólo queda descender unos 200 metros hacia el nordeste para desembocar en el amplio Puerto de la Acebeda;1686 m (49 min. desde que tomamos la Pista de Subida). Desde el mismo puerto sale un  ancho camino  a la derecha desciende hasta el  madrileño pueblo de la Acebeda.

...
 
Vista de la Peña de La Cabra y la Tornera
 
 
Prádena desde la cuerda cimera

Ahora nos toca superar una abruta cuesta, aunque afortunadamente no demasiado larga, para superar el Cerro del Gargantón. Es curioso la diferencia entre las vertientes segoviana y la madrileña en este tramo; la primera está pobladísima de pequeños pinos achaparrados y retorcidos por la acción conjunta  del viento y las nieves, mientras que en la segunda no hay pinos y el suelo está cubierto totalmente por los piornos. Según vamos ascendiendo se empiezan a tener unas maravillosas vistas de la Sierra de la Puebla. Alcanzada la cota se desciende unos 500 metros llegando a un collado poco marcado y desde aquí se asciende de nuevo, aunque de forma más suave, hasta un grupo de rocas situadas en una zona de pradera.. Este punto está marcado con dos hitos y si nos fijamos bien, al lado derecho de unos restos de valla metálica situada hacia el noroeste, hay un cortafuegos. Por aquí será por donde bajaremos después de hacer cima, pero eso será más tarde.

Nosotros continuamos por la cuerda que ahora toma  dirección nordeste, derecha según hemos llegado al grupo de rocas. El camino es casi horizontal y enseguida podemos ver el vértice geodésico que en la vertiente madrileña delimita la cima del Colgadizos; 1833m (45 min. desde el Puerto de la Acebeda). Esta cima, es una especie de meseta, no es una cumbre “tipo” y ni falta que hace, ya que desde aquí nos quedaremos maravillados con las grandiosas vistas que nos ofrece; Cebolleras, Pico del Lobo, Alto Rey, La Tornera, Porrejón Peñalacabra, La Cabrera, Mondalindo y buena parte de Cuerda Larga.

Curiosamente hay un Colgadizos en la vertiente madrileña, el de vistas más espectaculares y otro a menos de 200 metros hacia el norte del primero, en la vertiente segoviana, conocido como Colgadizos 3, en algunos mapas marcado también como Cabeza de Prádena .
Así pues, nos dirigimos hacia Colgadizos 3 cruzando nuevamente la pista, encontrando su vértice geodésico, casi enfrente del primero escondido entre los pinos. De nuevo en la pista nos acercamos por el mismo camino que habíamos traído hasta el cortafuegos que anteriormente dijimos que íbamos a bajar.

...
 
Descendiendo por el cortafuegos
 
 
Ahisa refrescándose en el descenso

Una vez situados, descendemos a pico dejando los restos de alambrera a nuestra izquierda. Se desciende de forma bronca y siempre buscando el mejor paso entre el mar de rocas sueltas que cubre el suelo. Este tramo no es difícil, pero si que hay que poner un poco de atención para no dar con las posaderas en el suelo. Descendidos unos 500 metros de distancia, estaremos atentos a nuestra derecha para localizar una amplia pista a la que salimos, a este punto nosotros le hemos denominado Pista de Bajada; 1680 m (25 min. desde el Cerro Colgadizos). La pista se localiza bastante bien, pero también sirve de referencia un hito de piedras de buen tamaño, situado cerca de la valla de alambre.

A partir de ahora ya es “coser y cantar”. Perdemos altura por la pista realizando tres marcados zigzags. Luego seguimos durante un buen tramo a media ladera hacia el nordeste. Nos encontramos una bifurcación que baja por la derecha; por aquí también se puede descender desde la cuerda, pero desde el Colgadizos hay que llegar hasta la zona conocida como “Praderas de Santo Domingo” y allí mismo tomar esta alternativa, que sin duda alguna alargaría la marcha en varios kilómetros.

Se transita por una zona donde fluyen varios arroyuelos y tras cruzar una barrera metálica atravesamos otro cortafuegos. A partir de aquí seguimos hacia el noroeste, dejando a nuestra izquierda el arroyo de las Chozas.  Se franquea ahora otra puerta metálica y poco después nos topamos con una indicación con dos letreros, uno hacía Carlas y el otro hacia donde nos dirigimos: Prádena. Al poco en el arroyo vemos una piscina natural cubierta por una buena capa de hielo. pasamos junto a una caseta forestal que queda a la izquierda del camino y a la derecha una antigua casa de labor con unos curiosos tragaluces. Llegamos a una nueva puerta metálica  con “paso canadiense” que impide el paso del ganado para, poco después, alcanzar la Carretera N110; 1119m (1h 18 min. desde que tomamos la Pista de Bajada).

Para llegar nuestro punto de inicio no va a ser necesario ir por la carretera. Seguimos a la izquierda  por un pequeño tramo asfaltado que debe pertenecer a la antigua carretera. Enseguida se acaba el asfalto y ahora caminamos por un camino carretero que corre paralelo a la carretera, aunque lo suficientemente alejado de ella para hacer nuestra progresión segura. Es un tramo de casi dos kilometrso prácticamente horizontales y tras pasar por las cercanías de Prádena nos conduce sin mayores dilaciones hasta el área recreativa de “El Bardal” 1120 m (23min. desde que alcanzamos la N110; 4h 32min. desde el inicio de la ruta)

Los tiempos indicados en la descripción son netos de andar. A ellos habrá que añadir los que se gasten en descansar, comer o hacer fotografías. A modo indicativo requiere entre 6h 45 y 7 h 15 min. para hacer la ruta sin agobios.
En cuanto a datos técnicos, el recorrido tiene una distancia de 18, 3 Km., un desnivel positivo acumulado de 770 metros y otros tantos de bajada

NOTA: Quiero agradecer a Francisco Román y a Felipe García que me hayan prestado sus fotografías para la descripción de esta ruta Guillermo Amores

© Guillermo Amores