¿quieres participar en nuestras excursiones y actividades?

<< C. Madrid

por las riberas del Manzanares

 

 

 

Desde El Pardo hasta el Club Somontes, ... y una posible aventura

--
   

Empezamos en la Avenida del Padre Ciipriano de El Pardo, junto al Puente de los Capuchinos, y descendemos suiguiendo la orilla orográfica izquierda del río Manzanares.

La estrecha acera, flanqueda por una tapia que nos separa del río, pronto se convierte en un paseo amplio y arbolado, para al final de la avenida dar lugar al camino que sigue el curso del río.

Surgen bifurcaciones y pequeñas sendas; pero es facil intuir el rumbo hasta el puente del ferrocarril, poco antes del que encotraremos un hermoso y solitario ejemplar de plátano.

Pasado el puente del ferrocarril encontramos un área recreativa, y en los tres kilómetros de recorrido que hay hasta aquí no aparecen especiales dificultades, incluso no recuerdo impedimentos para llevar niños en un "cochecito". Si el caso es que hemos ido con niños, es el momento de dar por finalizado el paseo; se puede regresar por el mismo camino, o ir en busca de transporte público. En la carretera y junto al puente por el que pasa el ferrocarril hay una parada de autobús (*)

Si lo que buscamos es alguna aventura, se puede continuar cuando las primeras vallas de las instalaciones deportivas del Club de Somontes estrechan el espacio para el caminante; pero tras pasar bajo la conducción del canal de Isabel II que cruza el rio os aconsejamos tomar la primera salida a la izquierda que encontréis, ya que también por esa zona podréis buscar transporte público.

Quede claro que ese es nuestro consejo; pero el día en que realizamos la excursión es probable que nuestro "cuerpo nos pidiera marcha", así que decidimos seguir adelante, y os comentamos brevemente esa andadura.

A veces más y pero otras menos, le quedan al caminante pocas opciones entre las vallas a su izquierda y los pequeños taludes, o el mismo río, a su derecha. Paralelos a las vallas hay también un par de tramos con "pasillos" que tienen cancelas en sus extremos. Nosotros encontramos las puertas del primero cerradas, y las del segundo abiertas y su suelo marcado por señales de herradura hasta llegar a un picadero, a partir de donde se nos complicaron realmente las cosas, especialmente cuando pasamos bajo los puentes de la M-40. Eso sí, allí una algarabía de patos nos alegró la vista.

Muy poco después, el estrecho margen entre valla metálica y río se hizo intransitable, y estábamos pensado en que no nos quedaba más remedio que retrocer varios kilómetros, cuando encontramos un agujero en el mallazo, y por él accedimos a un complejo "recreativo y deportivo" bastante espacioso. Mirábamos a sus ocupantes tratando de averiguar por su "vitola" si aquello era un espacío público o un selecto club privado; pero nada pudimos deducir. Tampoco fuimos capaces de seguir los pasos de nadie que nos acercara a la salida. Más de media hora pasamos en aquel recinto poniendo el mejor "aire de circunstancias" del que eramos capaces, e intentando aparentar que eramos "unos más, como culquiera otros", hasta descubrir una pequeña puerta secundaria que nos dejo salir frente a una parada del autobús 133. !Que gran alivio!.

A la señora que, con una niña, también esperaba el autobús pregunté timidamente: "¿Esto es lo que antes era el Parque Sindical?". Amablemente respondió: "No, el Parque Sindical está a continuación -y señaló a su derecha- Ésto es Playa de Madrid"

Voy a enterarme de que es el complejo Playa de Madrid, más que nada para saber con quien nos estuvimos codeando en esa pequeña excursión.

© Luis García diciembre 2002

Comentarios recibidos
Amigo Luis:
Mirando vuestras excursiones he visto que no sabías lo que es Playa de Madrid.
Si en los últimos tiempos no ha cambiado de dueño, seguirá siendo de Telefónica.
La gente de dentro son normalmente telefónicos o amigos, y por eso (si siguen siendo, que seguro que sí, como los telefónicos de toda la vida que ya nos hemos prejubilado o jubilado) lo más seguro es que encontrarás caras amigables, e incluso alguien que te invite a una cerveza. Nadie te echaría de allí con malos modos, por supuesto.
Saludos.
José Luis Corral.
editor de http://www.pasarlascanutas.com

Nota: la linea 601 lleva y trae desde Mingorrubio y El Pardo hasta la glorieta de Moncloa (Madrid) con buena frecuencia.

 

 

<< C. Madrid