¿quieres participar en nuestras excursiones y actividades?

<< C. Madrid

Circuito por el Ecce Homo
parque natural de Alcalá de Henares

Por los barrancos del Ecce Homo

Circuito por el Ecce Homo
parque natural de Alcalá de Henares

..
Ver mapa más grande

Al parque natural de Alcalá de Henares se llega, desde Madrid, tomando el desvío a la altura del Km. 30 y, posteriormente, siguiendo la carretera que va a Loeches. Una vez pasado el puente Zulema, que salva el río Henares, encontraremos a nuestra izquierda la entrada al parque.

Hoy Carlos y yo hemos llegado los primeros al parking que hay a la entrada. Me sorprende ver la afluencia de senderistas. Daniel, este vallisoletano, enamorado de Alcalá de Henares, quien hoy va hacer las labores de guía, me había insistido una y otra vez en que teníamos que venir. Estas cosas dichas en las cumbres de la sierra de Guadarrama sinceramente, no me parecían muy apetecibles y había venido más que nada por compromiso.

¡Que equivocado estaba! Yo me esperaba encontrar otra cosa, quizás, algo parecido a la Casa de Campo, no lo sé; pero nunca pensé en esta belleza de entorno. Este circuito de casi 12 Km. de longitud me ha parecido precioso, sobre todo el tramo que va desde el Ecce Homo hasta Alcalá la Vieja. Es el típico paisaje arcilloso y abarrancado que forma unas esculturas naturales de singular belleza que puedes apreciar en toda su magnitud mientras paseas por un terreno de plantas aromáticas y esparto. El día ha sido completo, máxime cuando después de haber disfrutado con todo el recorrido, Daniel nos ha obsequiado en el jardín de su preciosa casa, ubicada en el casco viejo de la población, con una estupenda barbacoa regada con un buen Ribera del Duero.

Sólo me quedar dar unos pequeños consejos. La primavera es la época donde más y mejor se puede disfrutar de esta marcha, que por otra parte no es nada aconsejable hacerla con mucho calor o con el suelo mojado. Conviene ir bien provistos de agua, ya que sólo la encontraremos casi al inicio de las marcha en las casas del vivero de los Cerros y, si encima, disponemos de las hojas del IGN 560-I y 560-II escala 1:25000 tendremos todo lo necesario para pasar un día genial en un paraje especial. La pena ha sido que hemos olvidado las cámaras de fotos y las fotografías que acompañan esta descripción están realizadas con un móvil. No dicen casi nada de lo que hemos ido encontrando en nuestro itinerario aunque, en la próxima primavera, este error será subsanado ya que estoy seguro que volveremos a repetir esta experiencia más de una vez.

Fichero de Power Point con el prefil de la marcha>>
Fichero de track>>
Fichero de waypoints>>

...
 
Subiendo al Ecce Homo

Empezamos el recorrido siguiendo el camino que, en dirección norte, sale de la misma entrada del parking. Tras pasar una bifurcación que dejamos a nuestra derecha, el camino realiza un agudo giro hacia el este para alcanzar con suave inclinación las casas de los Viveros de los Cerros que dejamos a nuestra derecha. Unos metros más adelante, desviarnos también a la derecha por un camino al que una barra impide el paso de vehículos, punto que hemos denominado Cruce del vivero de los Cerros; 615m (8 min. desde el inicio).

Tras cruzar la valla tenemos que superar un corto pero empinado repecho, tras el cual el camino se torna más horizontal. Se pasa bajo una línea de cables de alta tensión y se empieza a ver algunos ejemplares de pinos carrascos. El camino se vuelve un autentico tobogán donde se van sucediendo pequeñas subidas con suaves bajadas. Se llega a otra bifurcación que, en este caso, tomamos a la izquierda. Más adelante, encontramos otra más, que seguiremos a la izquierda y enseguida otra que tomamos a la derecha. Sobre el camino principal llegan infinidad de confluencias pero la vista del Hecce Homo que tenemos desde casi el inicio de la excursión nos sirve de guía durante todo el recorrido.

Nosotros continuamos con tendencia al nordeste por una zona de reforestación que se abre paso entre el picudo Malvecino a nuestra izquierda y el barranco Sotogrande a la derecha. Ganamos algo más de altura para superar un fuerte repecho que pasa por entremedias de dos cotas. Enseguida, perdemos intensidad y realizamos un giro, primero derecha y luego izquierda, que nos lleva a superar el Alto del Puente y desembocar en el Camino de la Barca que sube desde la misma ribera del río Henares. Seguimos hacia el sudeste, derecha según hemos llegado, para pasados unos metros salirnos a la izquierda para tomar el camino que nosotros hemos denominado Camino del Ecce Homo; 670m (31 min. desde el cruce del vivero del Cerro).

 

Se gana altura por una zona de pinar de muy agradable paseo y, ya por un terreno más llano dejamos una bifurcación a nuestra izquierda y perdemos algo de altura hasta llegar al barranco de los Hornillos. A partir de aquí, avanzamos durante un tramo largo dentro del mismo barranco por un lugar que nos parece muy agradable. Nos salimos del mismo superando un repecho de apenas 100 metros pero de fuerte pendiente. A partir de aquí el camino se suaviza y continuamos entre pinar, dejando el barranco a nuestra izquierda y llegando a una bifurcación donde vemos un letrero que dice "Monte de los Cerros."

Aquí abandonamos la pista girando a la izquierda por un senderillo que, con fuerte inclinación, gana altura hasta la loma oriental del Ecce Homo. Una vez superada giramos hacia el oeste, izquierda según llegamos, para por la misma divisoria de aguas alcanzar, no sin algo de esfuerzo, la extensa cima del Ecce Homo; 836m (37 min desde que tomamos el camino del Ecce Homo) en la que encontramos un vértice geodésico. El nombre de este cerro según algunos autores parece que viene dado poque en él se encontró una cruz. Merece la pena recorrer toda la cima para poder divisar el amplio panorama que se nos ofrece. Hacia el Norte, a lo lejos, podemos divisar la sierra de Guadarrama, algo más a la derecha sobresale la cumbre el Ocejón. Ya algo más cerca podemos ver Madrid, Torrejón. y en primer plano Alcalá de Henares y algo más hacia el noroeste Azuqueca y Guadalajara.

Buscar la senda de bajada no es nada difícil; para ello tendremos que acercarnos al reborde norte de la cima, desde el que se puede ver Alcalá de Henares en toda su magnitud. Allí buscaremos un sendero bien visible que pasa por una línea de alta tensión y se dirige hacia una granja conocida como "El caserío de la Oruga". Por allí descenderemos a media ladera para, enseguida, perder altura con mayor rapidez por un terreno bastante erosionado en el que debemos poner cuidado para no dar con el trasero en el suelo. Poco antes de llegar a una columna del tendido eléctrico se alcanza un pequeño collado, aquí a la izquierda, sale una bifurcación que será la que tomemos y que nosotros hemos denominado Camino de los Barrancos;715 m (14 min, desde el Ecce Homo).

La senda por la que vamos pasa junto a otra columna de tendido eléctrico y a partir de aquí empieza a perder altura para sortear el primer barranco que nos encontramos. Este será el primero de una sucesión continua de fallas en el terreno, que vamos a poder ir disfrutando mientras seguimos esta preciosa senda que va mostrando a nuestro paso una infinidad de esculturas naturales que en principio nos sorprenden y luego disfrutamos en toda su intensidad. Este tramo del recorrido te transporta a épocas vividas por nuestros antepasados en su busca de un lugar donde habitar. En fin, éste, para el que escribe estas líneas, es el trocito de excursión que más he disfrutado, cada rincón es diferente y cada paso una nueva sorpresa.

Así casi sin darnos cuenta nos acercamos hasta las ruinas de Alcalá la Vieja; 644 m (20 min. desde el inicio del Camino de los Barrancos).

...
 
Torre de Alcalá la Vieja

Los restos de esta fortaleza, de la que en la actualidad se reducen a dos torres, una de ellas restaurada. Fue llamada en tiempos de la ocupación árabe como "Al-qal’at Nahar" (Castillo sobre el Henares), conocida como Alcalá la Vieja después de la reconquista y dio nombre a la futura ciudad.

A partir de aquí descendemos hacia el norte, derecha según hemos llegado, por un amplio barranco que nos acerca hasta la misma ribera del río Henares. El camino ahora es amplio y a nuestra derecha, justo en la orilla del río, podemos ver buenos ejemplares de chopos y álamos.

Enseguida pasamos una bifurcación que queda a nuestra izquierda y que es nuevamente el Camino de la Barca que habíamos pasado mucho más arriba casi al inicio de la excursión. Ahora vamos bordeando por el norte las estribaciones del Malvecino y, tras pasar cerca de las ruinas de una antigua fabrica de ladrillos, la pista por la que vamos realiza un giro a la izquierda tomando algo de pendiente. Nada más terminar el primer repecho, la pista se aleja del río hacia el sudoeste, nosotros sin embargo nos salimos por la derecha por un estrecho sendero que sigue el curso de la corriente fluvial, aunque algo más arriba de su orilla, punto que hemos denominado como Senda del Río; 608 m (19 min. desde Alcalá la Vieja).

La estrecha vereda es de agradable paseo y aunque a veces nos vemos obligados a separarnos del borde del acantilado no ofrece ninguna dificultad. Poco a poco vamos avanzando y en algún momento nos debemos separar del Henares para salvar un pequeño barranco para, poco después, salir nuevamente a la Pista de La Alvega ;595 m (13 min, desde el inicio de la Senada del río), que es el mismo lugar que hubiéramos llegado si no hubiéramos tomado la senda.

Seguimos la pista hacia el sudoeste, derecha según hemos llegado, y en suave ascenso alcanzamos unas edificaciones. Poco después nos encontraremos con las casas del Vivero de los Cerros por las que ya habíamos pasado al inicio de la excursión. Ya por el mismo camino llegamos, sin mayores dilaciones, hasta el parking de la entrada del Parque Natural; 17 min. desde la pista de La Alvega; 2h 39 min. desde el inicio de la marcha).

Los tiempos indicados en esta descripción son netos de andar, a ellos habrá que sumar los que se gasten en descanso, fotografías o simplemente admirar el paisaje. A modo indicativo requiere entre 3h 15 min y 3h 45 min. para realizar la marcha sin agobios.

 

 

© Guillermo Amores

 

<< C. Madrid