¿quieres participar en nuestras excursiones y actividades?

<< C. Madrid

Entrevista

 

La entrevista que reproducimos a continuación tuvo lugar en el verano de 1998 cuando ANDARINES era un proyecto de revista, que no llegó a termino. Damos las gracias a los que como Maeso nos brindaron su colaboración y apoyo.

Antonio Maeso: falleció en diciembre de 2005,
muchos montañeros le tenemos en nuestra memoria

ANTONIO MAESO:

"Para ser un buen montañero,
hay que ser buena persona"

La experiencia montañera de Antonio Maeso es amplia pero no abrumadora, y continúa aumentándola al encargarse muchos domingos de guiar al grupo que elige la opción más suave de las marchas que realiza la Sección de Montaña de Standard.

ANDARINES .- ¿Qué ha cambiado en la montaña?
Antonio Maeso.-
Tantas cosas que no te sabría decir, preguntame sobre algo concreto y yo te contesto. (Pero antes de que pueda plantear ninguna cuestión sigue hablando). Todo era mucho más familiar, nos conociamos casi todos y podías dejar el macuto en cualquier sitio, sabías que nadie te lo iba quitar. Y la sierra tenía mucho más misterio; menos caminos, más animales salvajes; fijate que cuando Bernaldo de Quirós y los de la Institución Libre de Enseñanza empiezan a subir van precisamente a eso, a conocer la sierra, y en el XIX la mayoría de los que van son botánicos que acuden para descubrir nuevas especies. En los cincuenta, que es cuando nosotros empezamos a ir, todavía era una aventura; alquilabamos camiones y poniamos unas banquetas, íbamos diez o doce bajo una lona.

ANDARINES .- Y los montañeros ¿han cambiado?
Antonio Maeso.-
Hay más mapas, hay más libros, la sierra está más descrita, se va un poco como al cine o al teatro. Los materiales y los equipos también son diferentes, nosotros muchas veces usabamos zapatillas de esparto, otras abarcas. Una vez, un amigo y yo nos hicimos unas con la cubierta de una rueda de moto ...

ANDARINES .- No sé si de moto o de camión pero esas también las utilizaban los pastores por mi pueblo.
Antonio Maeso.-
Serían de moto, el ancho de el pie es más parecido, las abarcas no eran lo peor; las zapatillas se desgastaban enseguida, y algunos usaban botas con suela claveteada de tachuelas, ¡imaginate lo que es eso cuando te pones a andar por pizarra, menudos resbalones!. Bueno y los demás materiales; yo una vez hice un curso de esclada, rapelabamos a la española, y la cuerda era de cañamo, terminabamos todos escocidos, cuando empezamos a hacerlo a la italiana al menos la entrepierna quedaba mejor librada.

ANDARINES .- Pero, volvemos a los montañeros.
Antonio Maeso.-
Si, han cambiado. La gente es mucho más lanzada, y además en la montaña se han introducido otras actividades que difunden la idea de competición. Nosotros la teniamos más respeto, era algo desconocido, casi misterioso.

ANDARINES .- El montañismo ¿es un deporte?
Antonio Maeso.-
No. O no es sólo un deporte. Yo antes de operarme estuve una temporada recibiendo radioterapia. En casa me obsesionaba con la enfermedad, me iba a la montaña y me sosegaba. Claro que seguía preocupado, pero no era dar vueltas sobre lo mismo. La montaña me ha dado tranquilidad.

ANDARINES .- ¿Un montañero qué cualidades debe tener?
Antonio Maeso.
-
En principio ser buena persona; ser respetuoso con el medio y con los demás. Ayudar siempre que pueda, y ser muy consciente; conocer la situación. Se repite muchas veces, pero es verdad: la montaña siempre está ahí, y se puede volver otro día, no hay que empeñarse en hacer algo en un determinado momento; si las cosas se ponen, o se preve que se pueden poner mal, no pasa nada por desistir.

ANDARINES .- El medio ¿está en peligro?
Antonio Maeso.-
Cuantos más seamos los que subimos más se deteriora, sobre todo cuanto más arriba lleguen los caminos por los que puedan subir los coches. Para muchos pueblos supone una salida a su economía, pero hay que encontrar alternativas menos agresivas, por ejemplo; en Ezcaray el aparcamiento está en el pueblo y para subir a las pistas hay que utilizar un autobús. Tampoco es malo para su economía, pues a la vuelta, la mayor parte antes de subir a su coche toman algo y animan el pueblo, de otra manera quizá pasaran de largo. De todos modos soy bastante pesimista, no es facil que porque un camino tenga vallas, o carteles prohibiendo el paso, no se utilice, a veces falta vigilancia y aunque algo esté legislado no siempre se cumple, por ejemplo; los perros siempre deben ir sujetos por su amo, esto lo dice la ley incluso para la ciudad, pero los puedes encontrar sueltos en la Pedriza.

ANDARINES .- ¿Hay que establecer criterios restrictivos?
Antonio Maeso.=
El problema es que criterios restrictivos se pueden utilizar y quienes son los que quedan excluidos, porque si esos criterios parecen injustos, los que se crean perjudicados harán lo que puedan para burlarlos. La vigilancia es insuficiente y la presión va en aumento; muchos cortan las flores que a la media hora están mustias, o dejan basuras degradables, pero que hasta que de verdad se degradan pasa un tiempo. A mediados de los setenta la sierra se puso de moda, y no todos iban a hacer montaña, afortunadamente algunos de los que iban por moda ya lo han dejado, pero aún así somos muchos los que subimos a la montaña. Sólo si somos conscientes del peligro que corre el medio se puede evitar el deterioro. Quizá las áreas recreativas puedan retener en la proximidad de los nucleos urbanos a una parte de los que de otro modo subirían más arriba, aunque no sienten ese respeto por la montaña.

 

<< C. Madrid