¿quieres participar en nuestras excursiones y actividades?

<< C. Madrid

Ascensión al Mondalindo

Ascensión al Mondalindo

...
 
En la cumbre de Peña Negra

 

La travesía que proponemos en esta ocasión nos va a llevar desde el puerto de Canencia hasta Garganta de los Montes por un itinerario en el que disfrutaremos de una tranquilidad especial. Cualquiera que conozca el puerto se sorprenderá de ésta afirmación, ya que se suele poner de "bote en bote" los días en que el sol asoma por nuestros montes; eso sí, pasados los primeros doscientos metros y, si además madrugamos un poco, es posible que ya en toda la travesía no encontremos más compañía que nuestra propia soledad. Las mejores épocas para realizar el recorrido son los meses de Febrero Marzo y Abril, ya que por ser éste un itinerario generoso en paisajes, ver los montes que rodean al Valle del Lozoya nevados es una auténtica maravilla. Para el que escribe estas líneas hay un lugar especialmente bonito, la vista que se tiene del pueblo Valdemanco desde Peña Negra.

Para alcanzar nuestra primera cumbre del día, Cabeza de Braña, hay dos posibles itinerarios: El más común es seguir por la pista que sale del puerto hacia el este, cruzar por una puerta el muro que delimita Collado Cerrado y alcanzar la cumbre después de tomar el único desvío a la derecha que encontremos. Para nosotros es demasiada pista y hemos preferido en ésta ocasión utilizar un itinerario alternativo y para nuestro gusto, más atractivo.

Fichero de Power Point con el perfil de la marcha>>
Ficheros con Trakcs y Waypoints>>

Iniciamos el recorrido en la extensa explanada que hay algo más abajo del puerto. Seguimos la pista de tierra hacia el este hasta llegar al muro que delimita por esta zona Collado Cerrado. Seguimos el muro hacia sur, derecha según hemos llegado, hasta tropezar con otro que converge perpendicularmente. Poco antes de llegar a él, hay una pequeña entrada a la izquierda del muro que vamos siguiendo y que nosotros utilizamos para introducirnos en el recinto de Collado Cerrado. Sin perder altura continuamos cerca de la valla, que ahora es de alambre. Aunque no hay camino ninguno no tenemos ninguna dificultad en abrirnos paso entre el pinar.

Poco a poco empezamos a perder algo de altura para llegar a los pastizales que tenemos enfrente, que alcanzamos tras cruzar un nuevo murete de piedras. Atravesamos la extensa pradera con dirección a la evidente loma que desciende hacia el sudoeste desde la cumbre de Cabeza de Braña, hasta alcanzar otro muro de piedra que delimita el pastadero por este lado, lugar que hemos marcado en la tabla de datos como inicio ascensión; 1500m. (17 min. desde el inicio).

Tras cruzar de lado a lado una especie de pista, comenzamos a ganar altura entre el pinar, dejando la alambrera de la divisoria de aguas, en la que vemos un enorme hito de piedras, unos 20 metros a nuestra izquierda. Ganamos altura en ligera diagonal a la derecha, hasta dar con un pequeño sendero que serpentea por la ladera abriéndose paso para superar unos bloques rocosos que tenemos algo más arriba de donde nos encontramos. A partir de aquí, la ascensión se realiza entre rocas y aunque la pendiente es bastante fuerte, los numerosos hitos que vamos encontrando a nuestro paso nos ayudan a encontrar el camino más cómodo y alcanzar, sin ninguna dificultad, el altillo que nosotros hemos denominado Cota 1664m. (25 min. desde el punto anterior)

Descendemos unos metros saliendo a un enorme cortafuegos que recorta este lado de la loma. Aunque la ladera es bastante abierta, la valla de alambre delimita un espeso pinar que queda a nuestra izquierda. Desde este punto se tiene una bonita panorámica sobre La Najarra hacia el oeste y Peña Arcón hacia el sur. Ganamos altura, ahora más suavemente, y tras pasar cerca de una caseta forestal alcanzamos la redondeada cumbre de Cabeza de Braña;1772m (15 min. desde la cota 1664).

Perdemos altura dejando la alambrada que corre la divisoria de agua a nuestra izquierda, siempre paralelos a la misma. Aunque el descenso parece bastante pronunciado, no lo es tanto, y sin dificultad vamos descendiendo entre matorral bajo hasta alcanzar el extenso y verdoso Collado Abierto; 1606m (12 min. desde Cabeza de Braña). Justo en este punto nuestro camino converge a la derecha con otro que asciende desde Bustarviejo.

En el mismo collado pasamos al otro lado de la alambrera , separándonos de la misma para evitar la subida al Alto de la Albardilla. Así pues, atravesamos el pastizal hacia el este por un terreno bastante cómodo de andar, para enseguida empezar a ganar altura entre piornos y matorral bajo para alcanzar la loma que desciende desde ésta cima por el norte donde, nuevamente nos volvemos a encontrar con la alambrera que nos va sirviendo de guía. Una vez superada la cuesta, se inicia un leve descenso hasta llegar a un grupo de rocas donde volvemos a cruzar la valla dejándola ahora a nuestra izquierda y seguir un claro camino que hay en este lado. Seguimos perdiendo algo de altura por una zona bastante despejada. Tras pasar un tramo horizontal volvemos a ganar altura para superar una pequeña cota, descender poco después y nuevamente ganar un segundo escalón. Tras un breve tramo casi horizontal emprendemos la subida por la ladera que nos llevará a la cumbre.

Ascendemos entre piornos y rocas con fuerte pendiente y nos vemos obligados a realizar alguna paradilla para tomar algo de aliento. La pendiente empieza a perder intensidad, dejamos a nuestra izquierda un viejo pluviómetro y alcanzamos la rocosa cumbre del Mondalindo;1833m (44 min. desde Collado Abierto). Merece la pena parar unos instantes para poder disfrutar de las maravillosas vistas panorámicas que tenemos a nuestro alrededor; sin duda alguna desde este punto se obtiene una de las panorámicas más bellas de nuestra sierra.

Continuamos hacia el este descendiendo suavemente hacia un pequeño collado que separa la cima oriental del Mondalindo, conocida como Peña Negra. Nuevamente ganamos altura entre rocas, ahora con bastante menos pendiente. Pasamos por la parte alta del roquedo de la línea de cumbre. Una vez superada la zona de rocas el camino se abre paso entre piornos por un tramo bastante cómodo de andar, que en suave ascensión nos conduce hasta la misma cumbre de Peña Negra; 1831m (25 min desde el Mondalindo). A pesar de los repetidores de telefonía que han colocado en la misma cumbre, la vista sobre Valdemaco y la Sierra de la Cabrera es espléndida..

Abandonamos la cima por detrás de los bloques rocosos, saliendo a una pista de tierra que sube desde el valle del Lozoya. La pista por la que vamos tiene muchas piedras sueltas y, aunque perdemos altura sin demasiado desnivel, se nos antoja algo incómoda de andar. Se llega a un tramo donde el piso es más firme, pero enseguida volvemos a encontrar piedras esparcidas a lo largo y ancho de la pista. Empiezan aparecer los primeros pinos, el camino se hace mucho más transitable y casi llano. Al llegar al Alto del Regajo, cruzamos la valla de alambre. A nuestra derecha, dentro de un amplio recinto cercado, vemos las instalaciones de varias torres repetidoras medio abandonadas. Enseguida la pista realiza una doble curva izquierda-derecha y toma pendiente con bastante más inclinación, encontrándonos con un desvío que nosotros hemos marcado en la tabla de datos como Bifurcación; 1690m (19 min. desde Peña Negra).

Seguimos por el ramal de la derecha perdiendo altura entre pinar y por un terreno bastante erosionado en el que nos vemos obligados a salirnos de la pista por un lateral para que nuestra progresión sea más cómoda. Nuevamente nos juntamos con la pista principal, aunque solamente la rozamos para continuar descendiendo por una estrecha vereda que va casi paralela a la alambrada.

Se llega a una zona de hierba que resulta un alivio a esta altura de la marcha. Alcanzamos un punto donde nos separamos de la valla realizando una curva a la izquierda por dentro del pinar. Tras realizar otra curva, ahora a la derecha, damos vista a Garganta de los Montes y alcanzamos nuevamente la alambrada que nos va sirviendo de referencia durante todo el trayecto. Una vez cruzada, se baja con muy fuerte pendiente hacia la izquierda por un terreno bastante incómodo donde hay que poner un poco de atención para no resbalar y alcanzar, sin mayores problemas, la misma pista de tierra; 1390 m (16 min. desde la bifurcación) que sube desde el valle y que en ocasiones hemos ido recortando.

Continuamos nuestro descenso, ahora por la pista. En pocos minutos llegamos a una bifurcación que converge por la derecha. Justo en este punto la pista realiza un amplio zigzag, nosotros sin embrago nos salimos por la derecha atajando por una praderas inclinadas para salir nuevamente a la pista pero bastante más abajo, siguiendo por ella durante unos metros para rapidamente volverla a abandonar, también por la derecha, por una pequeña pradera que hay cerca de una tapia de piedra. Enseguida se ve el camino ancho y de buen firme que tenemos que seguir y por donde perderemos altura cómodamente hasta toparnos con la orilla del Arroyo de Navalasierra; 1220m (22 min. desde que tomamos la pista de tierra).

El camino continúa casi paralelo al arroyo por un terreno casi horizontal. Se alcanza una finca con una valla de piedras, aquí el camino se separa ligeramente del riachuelo introduciéndonos en una zona de sombría,, donde el camino suele estar húmedo, saliendo nuevamente hasta el cauce del arroyo que cruzamos sin dificultad. Enseguida nos volvemos a topar con la pista principal, justo en el punto donde el pueblo tiene un polideportivo. A partir de aquí continuamos por la pista llegando a las primeras casas y entramos al pueblo por la calle Cuesta de las Cruces que nos lleva directamente hasta la iglesia de Garganta de los Montes; 1140m (20 min, desde que alcanzamos el arroyo de Navalasierra) lugar donde damos por terminada la marcha.

Los tiempos indicados en esta descripción son netos de andar, a modo indicativo se requiere entre 5 h. 15 min. y 5 h 45 minutos para hacer la marcha sin agobios, incluyendo paradas, comida y el tiempo necesario para disfrutar el paisaje.

 

© Guillermo Amores

 

<< C. Madrid