¿quieres participar en nuestras excursiones y actividades?

<< C. Madrid

por las riberas del Manzanares

 

 

Remontando desde el puente del Rey
al de los Franceses
y la rotonda de la M-500

--
     

Príncipe Pio es un punto muy bien comunicado para los madrileños y también para los que viven en las proximidades de la capital (metro, cercanias Renfe, autobuses periféricos, y parada de otros pocedentes de otras comunidades como Castilla y León) de modo que este es el lugar que os proponemos para inciar el paseo.

Desde la glorieta podéis bajar al puente del Rey, dar un vistazo al Manzanares y volver a subir en busca del paseo que remonta el río por su orilla izquierda. Aunque muy modificado, y ensanchado, para permitir una mayor cantidad de tráfico, el nombre del puente obedece a que era el utilizado por el soberano para allegarse desde el Palcio de Oriente a los entonces "reales sitios" de la Casa de Campo (finca de recreo, cazadero, y divertimentos varios de los primeros borbones).

Llegados al paseo, con taludes y escolleras sobre el río, no hay dificultades para seguirlo poco más de dos kilómetros hasta el puente de los Franceses, y tampoco demasiado que reseñar: pescadores, paseantes, árboles decorativos, la imitación de una columna romana realizada en hormigón, y el puente de La Reina, de principios del XX y en el que el estilo industrial no se priva de intenciones decorativas. La reina en este caso es la "reinavitoria" que también dio nombre al castizo "bulevard" que va de Cuatro Caminos hacia la Ciudad Universitaria.

--
 
Unos originales "tridentes" asímetricos en relación a un eje transversal son los apoyos centrales del paso elevado de la M-500. Los interesados en estructuras encontrarán un motivo de reflexión y deleite en la original forma de buscar equilibrio entre las fuerzas
     

En el puente de los Franceses pasamos bajo uno de sus ojos donde encontramos algunas "presas" adheridas para entrenamiento de escaladores, ... y la rotonda del cruce de la M-500, que evidentemente no ha sido concebida para petatones y paseantes que quieran seguir el curso Manzanares; no hay pasos peatonales para cruzar directamente una treintena de metros de viales, y para alcarzar la otra orilla de la carretera hay que dar un gran rodeo por pasos y una pasarela. Si queremos continuar río arriba también tendremos que cambiar de orilla, pues con las instalaciones del "Escuadrón y Banda Municipal" topamos, cerrando el paso a la mano que traímos. Por la orilla orográfica derecha comprobamos que se podía seguir un buen tramo, aunque como se nos echó la noche decidimos regresar, sin saber si esos caminos nos llevan a parte alguna. Por supuesto que pronto lo averiguaremos y contaremos. Y por supesto para nada deseamos que las penas y miserias que os contamos de esta "triste rotonda" os priven de contemplar los apoyos centrales de un paso elevado de la M-500, que nos parecieron realmente originales, e ingeniosos.

© andarines diciembre 2002

 

 

<< C. Madrid