¿quieres participar en nuestras excursiones y actividades?

<<Región de Murcia

Paseos por Cartagena
 

De la calle Real al castillo de San José
(trazo azul en el croquis)

1 Monte de la Atalaya. 2 Castillo de Galeras, 3 Castillo de San Julián. 4 Arsenal. 5 Calle Real. 6 Plaza de los Héroes de Cavite. 7 Puerto deportivo. Nuevo Museo Naval. Submarino de Peral. 8 Muralla del Mar. 9 Santa Lucía, puerto pesquero. 10 Plaza de toros-Anfiteatro. Antiguo hospital naval-Universidad.11 Farola. 12 Castillo de San José. 13 Molinete. 14 Castillo de los moros. 15 Rambla del Benipila. 16 Algameca chica.17 Viejo Museo Naval. 18 Búnqueres de submarinos. 19 Ciudad vieja. 20 Muelle de La Curra. 21 Puerto mercante

 

Para ver el sitio donde está Cartagena podemos seguir por la calle Real hasta el puerto y disfrutar un rato de la luz de la Plaza de los Héroes de Cavite, aquellos pobres, mientras miramos la bahía, cerrada por los montes de San Julián, a nuestra izquierda, y de Galeras y La Atalaya, a nuestra derecha, con un castillo cañonero en su cumbre para defender el puerto, como casi todos los montes de la costa, estos tres son del siglo XVIII.

Mejor dejamos las calles para otros paseos y seguimos andando el puerto, ahora nos encontramos con el puerto deportivo y el nuevo museo naval donde antes estaba el puerto mercante, en el fondo de la bahía. En la entrada del nuevo museo naval acaban de poner el submarino de Isaac Peral, cartagenero, antes estaba en otro sitio cerquita, es el prototipo mundial de los sumergibles, el primero que navegó y volvió a puerto, que no es poco, cuesta creer que lo hiciera, da pinta de maqueta para un cómic, pero ahí está, gran ingeniero debió ser este Peral. Mientras andamos vamos al lado de la Muralla del Mar, defensa de las aguas del siglo XVIII, antes de que la ciudad le quitara al mar todo lo que hay fuera de la muralla durante los siglos XIX, XX y XXI, que ya ha dado tiempo a seguir robando espacio al agua.

Llegamos al puerto pesquero, Santa Lucía, con su apacible y apropiada lonja, mi debilidad personal, dominándolo a ras de agua, tenemos en frente el nuevo puerto mercante. Podemos subir desde allí a la Muralla del Mar, dejando a nuestra derecha el viejo hospital de la Marina, también del siglo XVIII, hoy reciclado para la Universidad. En la Muralla podemos volver a admirar la bahía desde la sombra de los magnolios y las palmeras del jardín.

..
Con el mar a nuestra espalda, vemos en la falda del monte de San José las ruinas del teatro romano y lo más viejo de la ciudad,
  ..

Si subimos desde la Muralla veremos una vieja farola del puerto, de las que funcionaban con una hoguera, y seguimos hacia arriba por el Parque Torres. Llegaremos al Castillo de San José, llamado de los patos por los que andan por allí. Ahora, antes hubo otros en el mismo sitio, hay un castillo medieval en la cumbre del monte, parcialmente restaurado, podemos subir a la torre. Allí vale la pena que miremos despacio a todos los vientos. Con el mar a nuestra espalda, vemos en la falda del monte de San José las ruinas del teatro romano y lo más viejo de la ciudad, en frente hay otro monte en medio de la ciudad, el Molinete, hoy un cerro de escombros presto para la excavación de todas las épocas… cuando haya suficientes euros para ello. Giramos la vista hacia nuestra derecha y vemos otro cerro, sobre el que se plantan viejos cuarteles, otro más, sobre el que se encuentra la plaza de toros, abandonada, construida sobre el viejo circo romano y, algo más allá, otro cerro sobre el que se asienta el castillo de los moros. Cinco cerros junto al mar, en cuyo regazo nació y vive la vieja Cartagena, con el gran campo llano al norte, por donde se pierde la vista y por donde se va extendiendo la nueva ciudad. La apacible bahía y su puerto al sur, allí mismo, bajo la otra falda. Gran sitio para una ciudad.

Y, para ver lo bonito que es, podemos desandar el camino y volver a coger el coche, calle Real arriba, cruzar de nuevo el puente sobre la rambla del Benipila y, allí mismo, girar a la izquierda camino de la Algameca. Antes de llegar, a la izquierda, encontraremos la entrada a la zona industrial del Arsenal, es zona militar, pero accesible por ser camino de los astilleros de la Bazán y del viejo museo naval, al final de esa carretera llegamos a los viejos búnqueres para submarinos, hoy cerrados. Desde allí podemos ver la bahía desde el mar y, enfrente, no la ciudad, que queda oculta por los montes, sino la Muralla del Mar, su preciosa fachada.

© Luis Pérez Marcos octubre 2002

 


<<Región de Murcia