Serpiente venenosa ecuatorial


Animales venenosos
y choque anafiláctico
... La situación cambia, sin embargo, cuando se trata de niños o de personas alérgicas. En estos casos se debe trasladar a la víctima a un centro sanitario lo antes posible ..

José-Andrés Miralles
Médico Anestesiólogo-Reanimador

Afortunadamente, pocas son las alimañas venenosas en España. Entre ellas, destacan la víbora y el escorpión, cuya moredura o picadura en un adulto sano no suele producir cuadros de gravedad, variando los síntomas desde un enrojecimiento, tumefacción y dolor locales a la hinchazón de toda la extremidad afectada. Estos síntomas acostumbran a remitir al cabo de unos pocos días.

De todas formas y ante la incertidumbre de cómo va a evolucionar el cuadro, es conveniente administrar unos primeros auxilios y regresar lo antes posible a una población en donde, caso de agravarse la situación, se pueda obtener ayuda sanitaria deprisa.

Primeros auxilios:

    • Ingestión de 3 tabletas de 50 mg de hidrocortisona. Su eficacia no está probada y en caso de que la víctima presente vómitos, cosa bastante frecuente en estos casos, probablemente vomitará estas tabletas antes de que surtan efecto. De todas formas, si se dispone de ellas (bueno sería tenerlas siempre en la mochila), no pasa nada por tomarlas y pueden ser de ayuda.
    • ¡Inmovilización! Es lo más importante. Tanto de toda la víctima (siempre que se pueda se trasladará en parihuelas) como, sobre todo, de la extremidad afecta, que se fijará mendiante una férula (ver "Fracturas").
    • Torniquete, si se trata de traslados prolongados (ver "Heridas y hemorragias"). Se aplicará en la extremidad afectada, entre el lugar de la mordedura y el tronco. Cada hora deberá aliviarse su presión durante 5 minutos, a fin de que circule la sangre de vez en cuando por aquella extremidad.
    • No se deben hacer cortes en el lugar de la mordedura ni intentar chupar el veneno ya que esto no tan solo no sirve de nada sino que puede provocar una sobreinfección.

La situación cambia, sin embargo, cuando se trata de niños o de personas alérgicas. En estos casos se debe trasladar a la víctima a un centro sanitario lo antes posible y de allí, si presenta síntomas de gravedad, a un hospital. Estos síntomas suelen consistir en malestar general, sudoración, enrojecimiento e hinchazón de la piel en todo el cuerpo, dificultad para respirar y pulso rápido y débil. Puede producirse un descenso muy marcado de la presión arterial, en cuyo caso hablamos de choque anafiláctico, que si no es tratado con prontitud con medicación endovenosa puede conducir ¡a una parada cardíaca.

© texto e imagenes Jose Miralles junio 2003
jose.miralles@phks.fi

Ver más artículos y reportajes del mismo autor>>